REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Tu derecho a saber

Las leyes de acceso a la información hacen una diferencia en nuestras vidas cotidianas y son esenciales para una sociedad abierta y democrática. Según Access Info Europe, este es el motivo de la celebración del Décimo Día Internacional del Derecho a Saber el 28 de septiembre.

Sudafricanos marcharon para el acceso a la información en septiembre pasado en Ciudad del Cabo
Sudafricanos marcharon para el acceso a la información en septiembre pasado en Ciudad del Cabo

Jordi Matas / DEMOTIX

En el 2004 la periodista Genka Shikerova investigó el tema de las construcciones ilegales en la localidad costera de Nessebar, Bulgaria. Gracias al cruce de documentos obtenidos a través del acceso a las solicitudes de información, se encontró que muchas de las licencias de obras fueron concedidas de forma dudosa y posiblemente ilegal, en terrenos propiedad de funcionarios públicos que habían sido listados como pertenecientes a "gente pobre y sin hogar". La cobertura mediática resultante llegó a las autoridades centrales y tuvo tal impacto en la opinión pública que el alcalde de la localidad no pudo presentarse a las siguientes elecciones.

En la India, un joven de 18 años de edad supuestamente utilizó su derecho de acceso a la información para ayudar a los campesinos a tener acceso a sus raciones de alimentos adecuados. Le avisó a una organización no gubernamental oficial que los documentos de distribución de ración de alimentos habían sido falsificados, lo que llevó al gobierno a tomar nuevas decisiones políticas.

Estos ejemplos son característicos de muchos otros que se encuentran a nivel mundial. Ponen de relieve cómo el acceso a leyes de información marcan una diferencia en la vida cotidiana de la gente común y en la calidad de la democracia de cualquier sociedad.

Cada año, el 28 de septiembre, la sociedad civil global celebra el Día Internacional del Derecho a Saber. Este año, siendo el Décimo aniversario del día, los eventos especiales se celebran en todo el mundo, con la sociedad civil, medios de comunicación y los comisionados de información que celebran los avances logrados en el derecho a la información y destacan los principales desafíos por delante. ¿Pero cuáles son precisamente estos éxitos?

En 1990, 12 países tenían leyes de acceso a la información. Hoy, son más de 90 países. Aunque varían en calidad y alcance, y su aplicación sigue siendo un reto en muchos países, el hecho que se reconozca que no puede existir una democracia seria sin una ley de acceso a la información es un logro significativo. Asimismo, en 55 países se reconoce el derecho del público a saber lo que está haciendo el gobierno como un derecho constitucional.

En 2006, fundamos Access Info Europe para luchar por el derecho de acceso a la información en Europa. Ahora somos parte de un movimiento global que promueve estos cambios. Pero no lo hacemos porque amamos las leyes y declaraciones de organismos internacionales de derechos humanos. Lo hacemos porque creemos que el derecho del público a la información es un instrumento democrático esencial, que sin información no podemos luchar contra la corrupción o prevenir los abusos de poder o violaciones de los derechos humanos.

Por ejemplo, hemos estado trabajando con Reprieve, una organización de libertades civiles, para obtener información sobre las rutas de los vuelos ilegales de la CIA desde y hacia la Bahía de Guantánamo. Cabe destacar que, siete años después de que se revelaran los resultados del programa, muchos Estados miembros de la UE aún no han hecho pública toda la información obtenida sobre las rutas que tomaron los vuelos. Esta evidencia es esencial para los que representan a las personas que pasaron a través de la red secreta de prisiones de la CIA y que en muchos casos fueron torturados: que esto haya tenido lugar en suelo europeo es una falla importante de las protecciones a nuestros derechos humanos posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Al igual que con todo derecho, el derecho a saber debe ser defendido todos los días. Los gobiernos tratan de ocultar información que muestre irregularidades o corrupción, sobre todo en tiempos de crisis. Es cierto, la nueva energía en torno a los datos gubernamentales abiertos hace que se pueda acceder a un gran conjunto de datos públicos. Pero los periodistas y las organizaciones de la sociedad civil que investigan temas polémicos como la crisis financiera o el uso de los fondos públicos siguen sin poder acceder a las bases de datos de los principales gastos del gobierno o registros de las empresas, o dichos datos están disponibles pero a un precio. No se puede hacer mucho con información que sólo está disponible en un archivo PDF bloqueado.

Esto está cambiando. En el Reino Unido, por ejemplo, la Open Knowledge Foundation aseguró la base de datos de todo el gasto público y la puso en su software de visualización de presupuesto, "¿Dónde va mi dinero?", por lo que se puede comparar cómo se gastan los impuestos de los contribuyentes en cada sector de la actividad gubernamental.

Una solicitud a la base de datos de presupuesto de la UE presentada a principios de este año usando la plataforma de solicitud significó que ahora, por primera vez, los 500 millones de ciudadanos europeos tienen acceso a estos datos en un formato legible por una máquina, que puede ser fácilmente revisado y analizado.

En los últimos 10 años, se ha desarrollado y consolidado un movimiento mundial de la sociedad civil altamente profesional que promueve y defiende el derecho a saber. Trabajamos en reformas de leyes y en casos legales. Ayudamos a los periodistas en la obtención de datos para las noticias. Capacitamos a las organizaciones de la sociedad civil sobre cómo conseguir la información que necesitan para sus actividades de promoción. Y ayudamos a los ciudadanos comunes a obtener la información que necesitan para mejorar sus vidas. Eso es algo que vale la pena celebrar en el Décimo Día Internacional del Derecho a Saber el 28 de septiembre.

Acceso a la información: En un vistazo

Acceso a la información: Un derecho humano fundamental de los ciudadanos a solicitar información directamente de todos los organismos públicos y a recibirla.

Acceso a la Información es un derecho: El Comité de Derechos Humanos confirmó en julio de 2011 que el derecho a saber es un derecho humano fundamental y una parte inherente del derecho a la libertad de expresión.

Más de la mitad la población mundial vive en países con leyes de Derecho a Saber: En 1990, 12 países tenían leyes de acceso a la información. Más de 90 países las tienen hoy.

Tribunales internacionales de derechos humanos han confirmado el derecho: La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Claude Reyes v. Chile, 2006) y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TASZ v. Hungría, 2009) determinaron que el público necesita información para actuar como "perros guardianes", un papel que tienen en particular los periodistas y las organizaciones no gubernamentales.

Helen Darbishire es una activista de derechos humanos, fundadora y directora ejecutiva de Access Info Europe, con sede en Madrid. Es autora de numerosas publicaciones sobre el acceso a la información, incluyendo el Kit de herramientas de fugas legales (Legal Leaks Toolkit) para los periodistas.

Último tweet:

"Women in Saudi Arabia have been for a long time suffering in silence under the patriarchal society and male-domina… https://t.co/I7jeL1R16S