REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

2012: hecatombe para los actores de la información

(RSF/IFEX) - 19 de diciembre de 2012 - El año 2012 fue particularmente mortífero, el número de periodistas que fueron asesinados en el ejercicio de su profesión se incrementó 33% respecto a 2011. Las zonas más afectadas fueron Oriente Medio y África del Norte (26 muertos), Asia (24 muertos) y África Subsahariana (21 muertos). Sólo el continente americano experimentó una baja –relativa– respecto al número de periodistas asesinados en el ámbito de su ejercicio profesional (15 muertos).

Desde 1995, el balance nunca había sido tan macabro. En estos últimos años el número de periodistas asesinados ascendió a: 67 en 2011, 58 en 2010 y 75 en 2009. En 2007 esta cifra conoció un pico histórico: 87 profesionales de los medios de comunicación fueron asesinados, uno menos que en 2012. Los 88 periodistas que perdieron la vida este año debido al ejercicio de su actividad profesional, fueron víctimas de la cobertura de conflictos armados o de atentados, fallecieron asesinados por grupos ligados al crimen organizado (mafia, narcotráfico, etc.), milicias islamistas o por orden de oficiales corruptos.

"El número históricamente elevado de periodistas asesinados en 2012 se atribuye principalmente al conflicto en Siria, al caos en Somalia y a la violencia de los talibanes en Paquistán. La impunidad de la que gozan los autores de las exacciones favorece que continúen las violaciones a los derechos humanos, en particular al derecho a la libertad de expresión", declaró Christophe Deloire, Secretario General de Reporteros sin Fronteras.

Al mencionar los atentados perpetrados contra los 'actores de la información', se habla en el sentido amplio del término. Así, además de estos 88 periodistas asesinados, se considera a los periodistas ciudadanos y los netciudadanos, que también se vieron gravemente afectados (47 de ellos fueron asesinados en 2012; mientras que en 2011 fueron 5), en especial en Siria. Se trata de hombres y mujeres que ejercen la función de reporteros, fotógrafos o videoastas para documentar la situación cotidiana y la represión. Sin su labor, el régimen sirio podría imponer un silencio total sobre la información en ciertas regiones y continuar con la masacre a puerta cerrada.

Para establecer estas cifras, Reporteros sin Fronteras se basa en datos precisos, recabados a lo largo del año gracias a su labor de vigilancia de las violaciones a la libertad de expresión. En estas estadísticas sólo se incluye a los periodistas y netciudadanos que perdieron la vida en el ámbito de su trabajo informativo. Reporteros sin Fronteras no toma en cuenta a los periodistas o netciudadanos que fueron asesinados en el marco de actividades estrictamente políticas o militantes, en todo caso, que no tengan relación con la gestión informativa.

Existen otros casos sobre los cuales la organización aún no cuenta con los elementos necesarios para determinar su situación, y que siguen en investigación.

Los 5 países más mortíferos para los periodistas

Pese a la aprobación de la Resolución 1738 por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que recuerda a los Estados la necesidad de proteger a los reporteros que trabajan en zonas peligrosas, la violencia contra los periodistas continúa siendo una de las amenazas más grandes para la libertad de expresión. En primer lugar, los asesinatos.

Siria, cementerio de los actores de la información

En 2012 fueron asesinados al menos 17 periodistas ciudadanos, 44 periodistas y 4 colaboradores de los medios de comunicación

En Siria, la sangrienta represión emprendida por Bachar el-Assad azotó a los actores de la información, testigos molestos de las exacciones cometidas por un régimen acorralado. En paralelo, los periodistas también fueron agredidos por ciertos grupos armados que se oponían al régimen, cada vez más intolerantes a las críticas y prontos a tachar de espías a los profesionales de la información que no difundían sus discursos. La polarización de la información, la propaganda, los intentos de manipulación, la violencia extrema a la que se enfrentan los periodistas y los periodistas ciudadanos, los obstáculos técnicos registrados, hacen de la labor de recabar y difundir información en este país, un verdadero sacrificio.

Un año negro para Somalia
18 periodistas fueron asesinados en este país del Cuerno de África en 2012

Los periodistas que perdieron la vida en Somalia en 2012 fueron dos veces más respecto a 2009, que había sido hasta entonces el año más mortífero del país. La segunda quincena del mes de septiembre fue particularmente sangrienta: siete periodistas fueron asesinados, dos de ellos en menos de 24 horas; uno fue decapitado, el otro, acribillado a balazos. ¿Los "clásicos"? Asesinatos planificados y atentados con bombas. Los periodistas fueron víctimas de las milicias armadas, los shebab, pero también de los gobiernos locales que intentaban acallar a los medios de comunicación. Les periodistas somalíes trabajan en condiciones espantosas, tanto en la capital, Mogadiscio, como en las otras regiones del país. La falta de un gobierno estable desde hace más de 20 años en este Estado fallido, donde la violencia se ha arraigado y la impunidad es la regla, ha nutrido este macabro recuento.

Paquistán, un periodista asesinado al mes
9 periodistas y un colaborador de los medios de comunicación fueron asesinados: entre la violencia endémica de Beluchistán y las represalias de los talibanes, un terreno minado para los reporteros

Por segundo año consecutivo se registraron nueve muertos en Paquistán, es decir, prácticamente un periodista por mes desde febrero de 2010. De 2009 a 2011 éste fue el país más mortífero para la prensa y Beluchistán continúa siendo una de las regiones más peligrosas del mundo. Con sus zonas tribales, su frontera con Afganistán, sus tensiones con India, su caótica historia política, Paquistán es una de las regiones más complicadas de cubrir. Amenazas terroristas, violencia policíaca, poder sin freno de los potentados locales, peligros inherentes a los conflictos en las zonas tribales, tantos escollos a menudo mortales en el camino de los periodistas.

México, los periodistas en el punto de mira del crimen organizado
6 periodistas asesinados

La violencia - exponencial en seis años de ofensiva federal contra los cárteles - se cierne sobre los periodistas que se atreven a tratar temas relacionados con el narcotráfico, la corrupción, la infiltración de la mafia entre las autoridades locales o federales, y las violaciones a los derechos humanos atribuidas a estas mismas autoridades.

Brasil: detrás del escenario
5 periodistas asesinados

En Brasil la mano del narcotráfico en la frontera con Paraguay aparece claramente como la causa de los cinco asesinatos de periodistas registrados, relacionados directamente con el ejercicio de su profesión. Tres de los periodistas que perdieron la vida habían denunciado la influencia de los cárteles en los sectores políticos y económicos locales; otros dos eran periodistas-blogueros, que en general corren importantes riesgos cuando denuncian la implicación de una autoridad o un caso de corrupción.

Haga clic aquí para leer el comunicado entero y para más información sobre las 5 prisiones más grandes del mundo para los periodistas.

Descarga el informe:
bilan_annuel_rsf_esp.pdf (172 KB)

Último tweet:

Annie Game on violence against women in media and the need for everyday activism https://t.co/A9d6VArtpy #16Days… https://t.co/16P9xC5TUk