REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

La guerra de Siria detrás de uno de los años más mortíferos para los periodistas en todo el mundo

Activista de medios filmando combatientes del Ejército Libre de Siria cerca de ejército del régimen, en Aleppo, Siria, diciembre 2012
Activista de medios filmando combatientes del Ejército Libre de Siria cerca de ejército del régimen, en Aleppo, Siria, diciembre 2012

Halabi Lens/Demotix

Hubo un aumento dramático en el número de periodistas asesinados por su trabajo en 2012, los periodistas fueron capturados en combate o blanco de asesinato. La guerra en Siria, la inestabilidad en Somalia y la violencia talibán en Pakistán fueron los principales factores que contribuyeron a uno de los más altos número de muertos de los medios de comunicación en todo el mundo, informan los miembros de IFEX.

Siria se convirtió en un "cementerio para los proveedores de noticias", dice Reporteros sin Fronteras (RSF). Los periodistas fueron capturados en combate o blanco de asesinato por las fuerzas progubernamentales deseosas de ocultar atrocidades cometidas por el régimen. También fueron atacados por grupos armados de oposición cada vez más intolerantes con las críticas. Frente al impedimento para la entrada de los periodistas internacionales y los medios de comunicación nacionales bajo el control del Estado, los periodistas ciudadanos tomaron sus cámaras y cuadernos para documentar el conflicto - y al menos 13 de ellos murieron a causa de esto, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ). Alrededor de dos tercios de los periodistas muertos en Siria llevaba una cámara, según el CPJ. Los ciudadanos periodistas e internautas se vieron muy afectados en muchos países en 2012, pero sobre todo en Siria, señala RSF.

"Esto se siente como la primera guerra de YouTube", dijo a CPJ Paul Wood, corresponsal de BBC en Oriente Medio. "Hay un tipo con una ametralladora y dos chicos junto a él con teléfonos con cámara". Los periodistas locales se han enfrentado a riesgos de todas partes, dijo, mientras los periodistas internacionales enfrentan desafíos específicos relacionados con tratar de informar sobre el conflicto de forma encubierta, añadió Wood.

Las muertes atribuidas a los combates representan una proporción mayor de la cifra que en años anteriores, según el análisis de fin de año de CPJ de los periodistas muertos en cumplimiento de su deber. Al menos 70 periodistas fueron asesinados en 2012 en represalia directa por su trabajo, el tercer saldo más alto registrado por CPJ. Los periodistas que trabajaban en línea llegan a más de un tercio de la cifra de 2012, lo que representa un fuerte aumento a partir de 2011, agrega el CPJ.

Recuentos anuales fueron también compilados por RSF [88], el International Press Institute (IPI) [133], la Federación Internacional de Periodistas (FIP) [121] y la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA) [68]. RSF e IPI dicen que 2012 fue el año más mortífero desde que comenzaron a llevar registros en 1995 y 1997, respectivamente. Las cifras finales reflejan las diferencias en la metodología y los criterios utilizados por las organizaciones para compilar el número de periodistas asesinados.

Los responsables de la violencia contra los periodistas en Somalia son milicias armadas como Al-Shebaab o funcionarios de gobierno locales que quieren silenciar a medios de prensa, según RSF. Ni un solo asesino de periodistas ha sido procesado en Somalia durante la última década, dice el CPJ. Periodistas locales dijeron a CPJ que este récord invicto de impunidad se puede atribuir a las instituciones corruptas y débiles, situación que favorece más muertes.

La violencia endémica en Baluchistán y las represalias talibanes estaban detrás de los ataques contra periodistas en Pakistán, según RSF. Baluchistán es la región más pobre de Pakistán y una escena de violencia prolongada entre los separatistas, los anti-separatistas, varias tribus y grupos étnicos, las fuerzas de seguridad paquistaníes y los organismos de inteligencia, y grupos alineados con los talibanes, informa el CPJ. Al mismo tiempo, la impunidad de los crímenes cometidos contra periodistas en Pakistán sigue prevaleciendo. Owais Aslam Ali, secretario general de la Pakistan Press Foundation, dijo a IPI que de los 48 periodistas asesinados en los últimos 10 años, sólo el asesinato del reportero del Wall Street Journal Daniel Pearl, en 2002, dio lugar a procesamientos y condenas.

Los periodistas siguen siendo silenciados en México, donde la prensa juega un papel fundamental, poniendo de relieve las actividades de los cárteles de la droga y los políticos corruptos que los apoyan, señala IPI. CPJ advierte, sin embargo, que el fracaso del gobierno mexicano para llevar a cabo investigaciones básicas en muchos casos, hace que sea difícil para el CPJ determinar el motivo de los ataques.

En algunos casos, informar sobre el tráfico de drogas o atreverse a criticar a los funcionarios locales y poner de relieve la corrupción también demostró ser fatal en Brasil en 2012. El país tenía pocas muertes de periodistas de 2005 a 2010, lo que hace que este reciente repunte sea especialmente alarmante para los periodistas locales, dice el CPJ.

Para citar algunos desarrollos positivos, exceptuando Siria, las muertes disminuyeron en el Oriente Medio y África del Norte, y sólo un periodista fue reportado muerto en las Filipinas.

IPI ha criticado
a Somalia y otros países que cuentan con una prolongada historia de agresiones a periodistas por no aplicar políticas para limitar estos incidentes. Sin embargo, en diciembre de 2012, el nuevo presidente de Somalia, Sheikh Hassan Mohamud, se comprometió a crear un grupo de trabajo para investigar los asesinatos en los medios, una medida que el IPI ha acogido y que se espera que sea un primer paso efectivo para poner fin al ciclo de violencia.

Hay indicios de un compromiso renovado para abordar estas cuestiones a nivel global. El Plan de Acción sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad de la ONU fue lanzado oficialmente en una reunión celebrada en noviembre de 2012. Los miembros de IFEX y otros delegados de la sociedad civil participantes en la reunión expresaron su apoyo al plan y se formularon recomendaciones para su implementación. La puesta en práctica del Plan de Acción de la ONU inicialmente se pondrá en marcha en Iraq, México, Nepal y Pakistán. "Ahora esperamos que el plan de la ONU para la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad cumpla con su mandato", dijo la FIP. "La situación es tan desesperada que la inacción ya no representa una opción".

ADDITIONAL INFORMATION

Último tweet:

Experts warn that #Egypt’s new #NGOlaw could devastate civil society. @CIHRS_Alerts @anhri #SaveEgyptsNGOshttps://t.co/3YEc1jTSm8