REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Ataques y censura socavan la libertad de prensa en el mundo

Un camarógrafo pakistaní herido en Karachi en abril 2012. Ver la presentación del CPJ
Un camarógrafo pakistaní herido en Karachi en abril 2012. Ver la presentación del CPJ "El año en imágenes"

REUTERS/Athar Hussain

(CPJ/IFEX) - Un aumento sin precedentes en el número de periodistas asesinados y encarcelados en el último año, junto con legislación restrictiva y censura estatal, están poniendo en peligro el periodismo independiente en muchos países, según reveló Ataques a la prensa, el informe anual sobre el estado de la libertad de prensa publicado hoy por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

"Cuando los periodistas son silenciados, ya sea a través de violencia o de leyes restrictivas, perdemos todos, porque los crímenes quedan ocultos, el disenso es amordazado y los ciudadanos se ven despojados de sus derechos", afirmó Robert Mahoney, subdirector del CPJ. "La batalla por el control de la información es un ataque contra la responsabilidad pública que no puede quedar sin respuesta. Los gobiernos deben enjuiciar a los autores de estos delitos y poner freno a quienes buscan anular la el periodismo investigativo y crítico sobre temas de interés público".

El informe revela un ambiente de deterioro para la libertad de prensa. En 2012, el número de periodistas encarcelados en todo el mundo alcanzó un máximo histórico, una tendencia impulsada principalmente por acusaciones de terrorismo y otros delitos contra el estado a periodistas y editores críticos. El CPJ identificó a 232 periodistas encarcelados por su trabajo en 2012, un aumento de 53 respecto a 2011 y la cifra más alta desde que la organización comenzó su registro en 1990. La investigación del CPJ muestra que estadísticamente un periodista ha sido asesinado por su labor cada ocho días en las últimas dos décadas. Setenta periodistas cayeron por su labor en 2012, un aumento del 43 por ciento en comparación con 2011. Más de 35 periodistas están desaparecidos.

Para determinar el origen de las crecientes amenazas, la edición del informe de 2013 también incluye la nueva Lista de Países en Riesgo del CPJ, que identifica los 10 estados del mundo en donde la libertad de prensa enfrentó mayores peligros en 2012. Estas tendencias incluyen:

* Altas tasas de asesinato e impunidad arraigada en Pakistán, Somalia y Brasil.
* El uso de leyes restrictivas para silenciar el disenso en Ecuador, Turquía y Rusia.
* El encarcelamiento de un gran número de periodistas, típicamente por acusaciones de delitos contra el Estado, para frustrar la cobertura crítica en Etiopía, Turquía, Vietnam, Irán y Siria.
* Una tasa de mortalidad excesivamente alta en Siria, donde los periodistas se enfrentan a múltiples riesgos por parte de todos los actores del conflicto.

Risk List 2012 from Committee to Protect Journalists on Vimeo.

"Ataques a la Prensa revela los agresivos esfuerzos de actores estatales y no estatales para silenciar a los periodistas, y en particular los que informan sobre la delincuencia, la corrupción, la política y el conflicto" afirmó Mahoney. "Los derechos a recibir y difundir información trascienden las fronteras y los organismos internacionales y regionales tienen un papel clave que desempeñar en la defensa de estos principios, que están bajo ataque".

Un plan de las Naciones Unidas para fortalecer los esfuerzos internacionales para luchar contra la impunidad y aumentar la seguridad de periodistas en todo el mundo, que se está implementando con el apoyo del CPJ, tiene como objetivo crear condiciones más seguras para los periodistas. El plan y una resolución de hace cinco años atrás de la ONU que insta a la protección de los periodistas en zonas de conflicto requiere una implementación completa para garantizar una prensa libre y segura. Los estados miembros de la ONU deben honrar su compromiso más allá de los programas de capacitación, designaciones especiales y la retórica, mientras que sus agencias deben adoptar prácticas para poder ofrecer respuestas rápidas y coordinadas cuando la prensa enfrenta una crisis.

"Actualmente, aún cuando la tecnología está impulsando una revolución de las comunicaciones a nivel mundial, un grupo amplio de gobiernos está cuestionando el concepto mismo de la libertad de prensa, con el argumento de que no es un derecho universal y que debe adaptarse a las circunstancias nacionales", escribió en el informe Joel Simon, director ejecutivo del CPJ. "El consenso básico en respaldo de la libertad de expresión en el derecho internacional es lo suficientemente fuerte como para hacer retroceder a los líderes autocráticos que buscan pretexto legal y político para sus políticas restrictivas".

Publicado por primera vez en 1986, Ataques a la Prensa es el informe más exhaustivo sobre las condiciones de la libertad de prensa en el mundo. La edición de 2013 ofrece ensayos analíticos del CPJ y de expertos globales sobre violaciones a la libertad de prensa y amenazas emergentes en cada parte del mundo, junto con datos regionales y un panorama de las condiciones en casi 60 países. Los ensayos temáticos en el informe se centran en la ofensiva contra la prensa por parte de actores no estatales en África; el debilitamiento del sistema interamericano de derechos humanos y su relatoría especial para la libertad de expresión; el vacío mediático inminente en Afganistán; la relación de China con la prensa extranjera; la seguridad en teléfonos móviles; la autocensura en México; los periodistas ciudadanos en Siria; la censura por parte de extremistas en los artículos sobre religión; la labor informativa sobre petróleo en África; y las perspectivas para un estatuto mundial sobre libertad de prensa en tiempos de desafíos cada vez mayores. Una edición impresa ampliada con ensayos exclusivos por parte de destacados periodistas es publicado por Bloomberg Press, una editorial de Wiley, y está disponible para la compra.

ADDITIONAL INFORMATION
Recursos adicionales

Último tweet:

Today marks Int #HumanRightsDay. Human rights abuses can no longer be “just part of the job” for women in media. https://t.co/Vvh7KGEz1p