REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Neutralidad de la red: ¿un problema entre privados?

Dicen que "House of Cards" es tan exi­to­sa que Net­flix ne­ce­si­tó lle­gar a un acuer­do con Com­cast, el pro­vee­dor de In­ter­net más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos, para que el ser­vi­cio de pe­lí­cu­las strea­ming pu­die­ra so­por­tar su emi­sión sin caer­se. Dicen, tam­bién, que ese acuer­do ha se­pul­ta­do el prin­ci­pio bá­si­co de In­ter­net: su neu­tra­li­dad. No­so­tros nos pre­gun­ta­mos si Es­ta­dos y so­cie­dad civil están pre­pa­ra­das para un nuevo es­ta­dio en la dis­cu­sión.

Por Paz Peña Paz

Hay que co­men­zar este ar­tícu­lo con la frase menos ven­de­do­ra de todas: la neu­tra­li­dad de la red es un tema com­ple­jo.

Aun­que pa­rez­ca un re­cur­so cli­ché, es ne­ce­sa­rio com­pren­der­lo, por­que si bien el prin­ci­pio que la rige es sim­ple ("el de­re­cho de los usua­rios a ac­ce­der a cual­quier con­te­ni­do, apli­ca­ción o ser­vi­cio en In­ter­net, sin la in­ter­ven­ción de pro­vee­do­res o la cen­su­ra de em­pre­sas, go­bier­nos y ad­mi­nis­tra­cio­nes"), lo que en el fondo se dis­cu­te y cómo se dis­cu­te, plan­tea un es­ce­na­rio con múl­ti­ples capas.

Parte de su com­ple­ji­dad se puede ob­ser­var con el po­lé­mi­co acuer­do Net­flix-Com­cast, que le per­mi­ti­rá a Net­flix me­jo­rar la di­fu­sión de sus vi­deos en línea, me­dian­te un pago al pro­vee­dor de cable y web Com­cast, el más gran­de en Es­ta­dos Uni­dos.

El pro­ble­ma de neu­tra­li­dad de la red que se de­nun­cia es que al pagar, se le dará prio­ri­dad a la co­mu­ni­ca­ción de pa­que­tes de Net­flix por sobre otros ser­vi­cios de la web (que po­dría ser per­fec­ta­men­te tu pro­pio sitio), por lo que se viola la idea de neu­tra­li­dad, en tanto se fa­vo­re­ce­ría el ac­ce­so a unos ser­vi­cios por en­ci­ma de otros.

En pa­la­bras sim­ples, este acuer­do sig­ni­fi­ca­ría que quien paga puede lle­gar de mejor ma­ne­ra al usua­rio que el que no lo hace. Esto aten­ta a los ci­mien­tos bá­si­cos de no dis­cri­mi­na­ción en la co­mu­ni­ca­ción de la red, que ha hecho que exis­ta In­ter­net hoy como la co­no­ce­mos: una pla­ta­for­ma mul­ti­pro­pó­si­to y de al­can­ce ma­si­vo.

Pero, como ya lo de­cía­mos, el pro­ble­ma es más com­ple­jo que un aten­ta­do más a la neu­tra­li­dad de la red. Acá re­su­mi­re­mos al­gu­nas de las pers­pec­ti­vas que se de­ve­lan con este acuer­do y que como or­ga­ni­za­ción nos pa­re­cen re­le­van­tes:

a) La de­man­da ha cam­bia­do. La red ya no es el in­ter­cam­bio de pe­que­ños ar­chi­vos de texto entre usua­rios. Hoy, parte im­por­tan­te del trá­fi­co en In­ter­net son gran­des pa­que­tes de in­for­ma­ción, que pue­den re­pre­sen­tar tanto pe­lí­cu­las en strea­ming como el trá­fi­co P2P, por ejem­plo. Ante ese cam­bio ex­po­nen­cial en la de­man­da de ser­vi­cios (que mu­chas veces está co­man­da­da tanto por emer­gen­tes como con­so­li­da­das em­pre­sas), la pre­gun­ta es cómo la dis­cu­sión de la neu­tra­li­dad de la red puede en­fren­tar ese nuevo foco sin caer en la idea de que es un pro­ble­ma ex­clu­si­vo entre pro­vee­do­res y otras em­pre­sas, como pa­re­ce ser el caso Net­flix-Com­cast. Desa­fío que, por sobre todo, debe ser re­suel­to por los Es­ta­dos, con­si­de­ran­do que hoy casi la to­ta­li­dad de la in­fra­es­truc­tu­ra que hace fun­cio­nar In­ter­net es pri­va­da.

b) ¿Quién está fi­jan­do las re­glas sobre neu­tra­li­dad de la red hoy? A pro­pó­si­to del punto an­te­rior, no es menos re­le­van­te lo que el acuer­do Net­flix-Com­cast re­ve­la: que las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes sobre neu­tra­li­dad de la red, en tér­mi­nos con­cre­tos, están sien­do to­ma­das por las em­pre­sas pri­va­das. ¿Dónde están los or­ga­nis­mos mul­ti­sec­to­ria­les y los Es­ta­dos?

Este hecho es grave, en tanto la pers­pec­ti­va pú­bli­ca de la neu­tra­li­dad de la red queda mar­gi­na­da en la dis­cu­sión. La de­mo­ra en re­gu­lar efec­ti­va­men­te el tema ha sig­ni­fi­ca­do que el sec­tor pri­va­do es­truc­tu­re una serie de acuer­dos como éste e ini­cia­ti­vas como internet.​org, que aten­tan con­tra el prin­ci­pio de neu­tra­li­dad de la red y van de­lan­te de los es­fuer­zos es­ta­ta­les y de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y mul­ti­sec­to­ria­les.

c) ¿Quién res­guar­da los de­re­chos hu­ma­nos en juego? No tener pers­pec­ti­va pú­bli­ca sobre la neu­tra­li­dad de la red hace que la dis­cu­sión se re­duz­ca a asun­tos téc­ni­cos y de re­cur­sos, aban­do­nan­do lo que im­pli­ca una In­ter­net neu­tra para el desa­rro­llo de los de­re­chos hu­ma­nos: la po­si­bi­li­dad de que la red sea una pla­ta­for­ma de co­mu­ni­ca­ción y de li­ber­tad de ex­pre­sión para todos los ciu­da­da­nos. Aban­do­nar esa pers­pec­ti­va es sim­ple­men­te re­nun­ciar a la red como un es­pa­cio de desa­rro­llo so­cial y de de­re­chos hu­ma­nos.

Los pun­tos an­te­rio­res son solo una mues­tra de la com­ple­ji­dad a la que nos en­fren­ta­mos. Aún así, todo in­di­ca que es ne­ce­sa­rio am­pliar el foco de la dis­cu­sión y, por sobre todo, tanto Es­ta­dos como so­cie­dad civil, estar pre­pa­ra­dos para en­fren­tar una dis­cu­sión al­ta­men­te téc­ni­ca desde la pers­pec­ti­va de los de­re­chos hu­ma­nos, de ma­ne­ra opor­tu­na. Si no lo ha­ce­mos, la neu­tra­li­dad de la red será solo un pro­ble­ma entre pri­va­dos que no atien­de a los in­tere­ses pú­bli­cos en juego.

Para más in­for­ma­ción sobre neu­tra­li­dad de la red, re­vi­sa el libro elec­tró­ni­co"Cómo fun­cio­na In­ter­net".

Último tweet:

"Soy laico. ¿Quieres matarme?" https://t.co/xRpCxsR16l El asesinato de Nahed Hattar expone el lado más oscuro de… https://t.co/eOs6ZjGkPt