REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

¿Contribuye Getty Images a la creación de una cultura más libre?

Getty Ima­ges, el banco de imá­ge­nes di­gi­ta­li­za­das más gran­de del mundo, ha anun­cia­do la aper­tu­ra de su ca­tá­lo­go para usos no co­mer­cia­les. Y aun­que in­du­da­ble­men­te se trata de un cam­bio in­tere­san­te en su mo­de­lo de ne­go­cios ¿ayuda al for­ta­le­ci­mien­to de la cul­tu­ra libre?

Getty Ima­ges es el ca­tá­lo­go de fo­to­gra­fía más gran­de e im­por­tan­te del mundo y du­ran­te mu­chos años ha sido uno de los más des­ta­ca­dos de­fen­so­res del ex­tre­mis­mo en ma­te­ria de de­re­chos de autor: tes­ti­fi­ca­ron en el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos en favor de ex­ten­der los pla­zos de pro­tec­ción y es una com­pa­ñía bien co­no­ci­da por sus agre­si­vas prác­ti­cas ju­di­cia­les. No son pre­ci­sa­men­te cam­peo­nes del ac­ce­so, pero hace al­gu­nos días han anun­cia­do la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar gra­tui­ta­men­te parte de su ca­tá­lo­go para usos no co­mer­cia­les, a tra­vés de un có­di­go HTML in­crus­ta­ble en blogs y pá­gi­nas web en ge­ne­ral.

Pese a que pro­ba­ble­men­te usted nunca haya en­tra­do al sitio web de Getty, ni mucho menos pa­ga­do por el uso de al­gu­na de las fo­to­gra­fías de su ca­tá­lo­go, es al­ta­men­te po­si­ble que las haya visto. Dado que el len­gua­je HTML uti­li­za­do en In­ter­net hace re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo co­piar y pegar con­te­ni­do de un lugar a otro, una can­ti­dad im­por­tan­te de fo­to­gra­fías de Getty se en­cuen­tran de facto dis­po­ni­bles en la web, a tra­vés de cual­quier bús­que­da de imá­ge­nes.

¿Cómo en­fren­tar esta reali­dad? A menos que se le pida con­se­jo a un es­tu­dio de abo­ga­dos ávido por pres­tar sus ser­vi­cios, la es­tra­te­gia de de­man­dar a los usua­rios in­frac­to­res nunca ha re­sul­ta­do de­ma­sia­do per­sua­si­va. Com­pe­tir con lo gra­tui­to re­quie­re es­fuer­zos crea­ti­vos adi­cio­na­les, que es donde pre­ci­sa­men­te se ubica esta nueva es­tra­te­gia de Getty.

Y éste es qui­zás el as­pec­to más in­tere­san­te de la no­ti­cia: La apues­ta co­mer­cial pa­re­cie­ra re­co­no­cer no solo la in­via­bi­li­dad de la es­tra­te­gia ju­di­cial, sino ade­más la exis­ten­cia de un es­pa­cio de prác­ti­cas co­mu­nes que pa­re­cen no ser un obs­tácu­lo para el ne­go­cio de un re­po­si­to­rio co­mer­cial de imá­ge­nes en línea, que es que gran­des me­dios y em­pre­sas com­pren los de­re­chos sobre sus fo­to­gra­fías, y no una per­so­na que quie­ra ilus­trar una pu­bli­ca­ción en un blog o las redes so­cia­les. Por­que sen­ci­lla­men­te no es lo mismo una com­pa­ñía de cos­mé­ti­cos que quie­re usar una ima­gen para ven­der crema fa­cial que un usua­rio de Fa­ce­book.

Getty está le­ga­li­zan­do pri­va­da­men­te los usos no co­mer­cia­les de los usua­rios. Ade­más de im­pe­dir los usos co­mer­cia­les di­rec­tos, las con­di­cio­nes no per­mi­ten re­di­men­sio­nar las imá­ge­nes ni re­pro­du­cir­las, sien­do el có­di­go in­crus­ta­ble -aun fácil de ma­ni­pu­lar- la única forma de poder hacer uso de las fo­to­gra­fías.

Si bien esta con­di­ción po­dría hacer asi­mi­la­ble la au­to­ri­za­ción a una li­cen­cia Crea­ti­ve Com­mons, la ver­dad es que dista de serlo, en parte por­que Getty no con­tri­bu­ye a la crea­ción de una cul­tu­ra más libre ni a la ma­si­fi­ca­ción de su ca­tá­lo­go a tra­vés de la re­pro­duc­ción y re-uti­li­za­ción.

La aper­tu­ra de parte de su ca­tá­lo­go es una in­tere­san­te apues­ta co­mer­cial y una gran no­ti­cia para quie­nes hacen usos de imá­ge­nes sin ánimo de lucro o las ne­ce­si­tan para ilus­trar sus tra­ba­jos, pero no ayuda al for­ta­le­ci­mien­to de un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral co­lec­ti­vo pro­pio del siglo vein­tiuno.

Es­fuer­zos como el de Getty son in­tere­san­tes y per­mi­ten ex­plo­rar mo­de­los de ne­go­cios in­no­va­do­res, pero no re­suel­ven los pro­ble­mas de­ri­va­dos de un mo­de­lo de de­re­chos de autor ma­xi­ma­lis­ta y ex­tre­mo. Las bi­blio­te­cas si­guen ne­ce­si­tan­do un cuer­po de ex­cep­cio­nes y li­mi­ta­cio­nes y, en ge­ne­ral, se ne­ce­si­ta tener una gran ex­cep­ción que per­mi­ta hacer usos y re­uti­li­za­cio­nes no co­mer­cia­les de obras pro­te­gi­das. No exis­ten bue­nas ra­zo­nes para con­ti­nuar con­si­de­ran­do ilí­ci­tos los usos que dia­ria y ma­si­va­men­te hacen usua­rios de redes so­cia­les y co­rreo elec­tró­ni­co.

Qui­zás la apues­ta de Getty puede ser un pri­mer paso para que aque­llos que in­sis­ten en la es­tra­te­gia del ma­xi­ma­lis­mo ex­tre­mo del de­re­cho de autor pue­dan ver el pro­ble­ma de la pi­ra­te­ría tam­bién con crea­ti­vi­dad.

Último tweet:

Writing on the Wall: Disappeared Booksellers and Freedom of Expression in #HongKong - @PENamerican @IntPublishers https://t.co/V99S0dhNbg