REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Una entrevista con Agnès Callamard: El camino a seguir

Agnès Callamard es la ex Directora Ejecutiva de ARTÍCULO 19 y ex miembro del Consejo de IFEX. Actualmente es Directora de Global Freedom of Expression de la Universidad de Columbia y fue recientemente nombrada Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Arbitrarias o Sumarias. Sara Whyatt habló con ella sobre el cambiante panorama de los derechos humanos, el papel de la sociedad civil, las amenazas en línea basadas en género, lo que ella denomina "deterioro legal por imitación" y más.

Twitter/Agnès Callamard
Twitter/Agnès Callamard

Twitter/Agnès Callamard

Sara Whyatt: Usted ha tenido una larga carrera estudiando y defendiendo los derechos humanos. ¿Ha visto muchos cambios en la forma en que las organizaciones de derechos humanos están haciendo este trabajo?

Agnès Callamard: Sí, absolutamente, ha habido muchos cambios. Reflejan una transformación del mundo en general: las transformaciones de las relaciones y políticas internacionales, la multiplicación y el crecimiento de la sociedad civil, incluso nuestra comprensión de algunas violaciones de los derechos humanos ha cambiado y, por supuesto, tenemos un entorno de comunicación e información radicalmente diferente. Sin embargo, hay algunos principios que siguen siendo tan centrales e importantes como siempre: la dignidad humana, la no discriminación, la solidaridad internacional, las obligaciones del Estado, la responsabilidad individual, por nombrar algunos. Estos principios siguen estando en el centro del sistema y los valores de derechos humanos. Es la forma en que promovemos y defendemos los derechos humanos que ha cambiado.

Cuando se trata de violaciones de derechos humanos, ¿en qué áreas cree que las ONG han sido más efectivas?

Las ONG han sido fantásticamente eficaces en la sensibilización sobre los derechos humanos, en la promoción de cambios legales, en el establecimiento de una gama de instituciones nacionales e internacionales para proteger y defender los derechos humanos. Han sido fundamentales en la promoción de la no discriminación - piense en los notables cambios de los últimos 20 años en lo que respecta a nuestra comprensión y la protección de los derechos humanos de las mujeres, por ejemplo. Otra cosa que se le debe en gran medida a las ONG es responsabilizar individualmente por las violaciones de derechos humanos. Este es un concepto que ahora está profundamente arraigado en el discurso mundial, y la jurisprudencia en todo el mundo, aunque esté actualmente amenazado. Esta es una característica central de la Corte Penal Internacional, los tribunales nacionales en América Latina, entre otros, y esto tiene mucho que ver con la defensa de los derechos humanos por parte de las ONG.

Hay algunos principios que siguen siendo tan centrales e importantes como siempre: la dignidad humana, la no discriminación, la solidaridad internacional, las obligaciones del Estado y la responsabilidad individual.

¿Dónde más han tenido un impacto las ONGs?

Las ONG han sido claves para construir redes globales y para llevar a cabo campañas locales y globales para proteger los derechos humanos. Pero también han sido fundamentales en la redacción y promoción de políticas y estándares en áreas complejas de la protección de los derechos humanos. Han sido eficaces en difundir las mejores prácticas de regulación de los medios de comunicación de un país a otro; defender y promover los mejores estándares legales en los tribunales a través de amicus breves; insistir en el papel de los gobiernos en la protección de los periodistas contra la violencia.

También han desarrollado políticas mundiales sobre la protección de la libertad de expresión en línea; Están a la vanguardia de la defensa de los derechos humanos en el mundo en línea como parte de su participación en la gobernanza de Internet de múltiples partes interesadas. Este es un entorno normativo inestable que enfrenta a los Estados con otros Estados, Estados con corporaciones multinacionales, ingenieros con corporaciones y ONG con corporaciones y Estados. En el contexto de la gobernanza de Internet, las ONGs son empresarios, constructores y defensores del cambio de las normas sociales. Demuestran e insisten en que el mundo en línea no es una tierra de nadie cuando se trata de derechos humanos.

¿Dónde ve usted los desafíos específicos a las ONGs de libertad de expresión hoy en día?

Durante casi una década, los defensores de los derechos humanos, las organizaciones, los periodistas y los medios de comunicación independientes han estado sometidos a fuertes presiones, incluso a ataques directos: violencia física, incluyendo asesinatos, encarcelamiento, prohibiciones de viajar, presión legal y financiera. En muchos sentidos, son reflejo de la influencia de la sociedad civil y su poder de persuasión, en un mundo en el que muchos gobiernos y otros actores poderosos pretenden reinar. Pero también reflejan el mundo en que vivimos, en particular la construcción de un espacio multipolar, y las rivalidades entre las grandes potencias, que se producen a través de guerras de representación, un aumento del populismo, así como conflictos sobre normas y valores. Estos conflictos se refieren, entre otras cosas, al papel y lugar de la sociedad civil, los derechos humanos, la noción de "familia", la orientación sexual e identidad de género, etc.

¿Qué cree que deberían estar haciendo las ONG para ser más efectivas?


Debemos rechazar soluciones y respuestas simples que no tengan en cuenta el nuevo entorno y su complejidad internacional, política y tecnológica. En la primera década del siglo XXI nos enfrentamos a lo que yo había denominado una tendencia global de "deterioro legal por imitación", cuando una legislación represiva en un país o región sobre temas tan diversos como internet, medios sociales y antiterrorismo era exportada y reflejada en todo el mundo. En esta segunda década, también nos enfrentamos a gobiernos que imitan y exportan prácticas abusivas y a la casi completa indiferencia internacional en respuesta a estas violaciones. Es este silencio y un régimen globalizante de impunidad, con intolerancia y temores de fondo, que las ONG de libertad de expresión deben descifrar, desempaquetar y contrarrestar. Esto es fundamental.

Es este silencio y un régimen globalizante de impunidad, con intolerancia y temores de fondo, que las ONG de libertad de expresión deben descifrar, desempaquetar y contrarrestar.

También debemos entender mejor los impulsores del cambio en este entorno. Un foco evidente es el mundo en línea. Aún no hemos comprendido completamente cómo funciona, cómo afecta a los individuos, las comunidades, las sociedades, el poder y lo que significa para la protección de los derechos humanos. Estamos experimentando, aprendiendo y descubriendo.

El mundo en línea es una formidable oportunidad para la información y la expresión, la solidaridad, la conciencia. Pero es mucho más que eso. Esto quedó claro en 2013, con las revelaciones de Edward Snowden, y a lo largo de esta década con actores corporativos de Internet extrayendo datos personales como parte de su modelo de negocio. ¿Cómo conciliamos estas y muchas otras dimensiones de este mundo feliz (Brave new world)? ¿Y cómo las hacemos trabajar verdaderamente, para la libertad de expresión y la protección de los derechos humanos?

¿Ve un vínculo entre las amenazas en línea y la violencia real, teniendo a las mujeres y periodistas LGBTQI, blogueros y activistas como objetivos particulares?

Las amenazas en línea, el acoso y la intimidación son incontestables y son un gran peligro para la libertad de expresión. Estos son parte del complejo entorno en línea del que hablé, que las ONG que trabajan para la libertad de expresión deben considerar y abordar, sin miopía ideológica. No siempre se puede establecer si estos actos en línea producen actos de violencia reales e individualizados o colectivos. Pero hay pocas dudas de que los mismos censuran, silencian y expulsan.

¿Qué tipo de estrategias específicas se necesitan para abordar este tipo de ataques?

Encuentro notable el trabajo realizado por organizaciones de libertad de expresión y activistas, internacionalmente, en Pakistán, India, los EE.UU., para hacer frente a la violencia en línea. Es un gran ejemplo de la sociedad civil comprendiendo la complejidad de este mundo fantástico, el Internet; Celebrando su potencial y las oportunidades para la protección de los derechos humanos, pero también denunciando las dimensiones que amenazan la libertad de expresión y los derechos humanos e intentando diversas respuestas equilibradas.

Pienso, por ejemplo, en la campaña "Dominemos la tecnología", iniciada por APC, para crear conciencia sobre la violencia contra las mujeres en las plataformas de TIC e implementar campañas para recuperar la tecnología y que funcione para las mujeres.

Hay muchas iniciativas a nivel nacional, por ejemplo en Pakistán, India, Canadá, Europa, donde las organizaciones de la sociedad civil están monitoreando y documentando el acoso en línea y las amenazas, y lo hacen sobre la base de un marco de libertad de expresión.

Todavía estamos en las primeras etapas, cometiendo errores y aprendiendo de los mismos a medida que avanzamos. No contrarrestaremos la intimidación y el acoso sin probar varios tipos de respuestas. Lo que es más importante, debemos llegar, establecer relaciones y desarrollar estrategias conjuntas con actores que pueden no haber sido los aliados tradicionales de las organizaciones de libertad de expresión, como organizaciones antirracistas o feministas. El camino a seguir es complejo, pero tendrá que ser transversal y transectorial.

¿Cómo podemos reglamentar la libertad de expresión de manera no discriminatoria? ¿Cómo podemos proteger las voces de individuos y grupos que históricamente han sido discriminados? ¿Cómo podemos asegurar de que Internet entregue su proyecto radical de una sociedad global, para todos?

¿Qué piensa de las sugerencias de que las plataformas de medios sociales deberían bloquear o silenciar las formas problemáticas de expresión?


Antes de centrarnos en los actores, primero debemos ponernos de acuerdo sobre lo que constituye un discurso problemático. Cuando se trata de intimidación y acoso, fuera o en línea, estos son delitos con puntos de referencia legales bastante claros, que deben ser aplicados. Entiendo que la multiplicación exponencial del discurso en línea plantea serios problemas de aplicación a los interesados en su reglamentación. Es posible que las intervenciones estatales no siempre sean posibles, o necesarias, o incluso la mejor opción para todas las partes interesadas, incluidos los propios participantes. Las plataformas de medios sociales pueden tener un papel que desempeñar.

Lo que más me preocupa es la ausencia de debates transparentes sobre esta función y un marco claro y transparente, acordado por una serie de partes interesadas, para guiar los comportamientos de todos. La situación actual es insostenible y amenaza la libertad de expresión, la equidad, la igualdad de trato, etc. ¿Cómo puede una plataforma permitir imágenes o palabras impactantes que incitan a la violencia contra las mujeres, pero eliminar los mensajes que defienden la lactancia materna? Este conocido ejemplo plantea cuestiones fundamentales sobre el papel de las plataformas sociales y los criterios que guían su toma de decisiones normativas, ya sean humanas o matemáticas. ¿Cómo podemos reglamentar la libertad de expresión de manera no discriminatoria? ¿Cómo podemos proteger las voces de individuos y grupos que históricamente han sido discriminados? ¿Cómo podemos asegurar de que Internet entregue su proyecto radical de una sociedad global, para todos?

¿Qué crees específicamente que debería ser el rol de las corporaciones de medios sociales?

No estoy interesada en anclar todas las regulaciones del discurso con estos actores privados: la implicación es la privatización del principal espacio público de comunicación, regido por normas y reglamentos privados redactados por actores corporativos. Pero, por otra parte, la gran escala de las comunicaciones en línea dificulta que estos actores no participen centralmente en dicha regulación. También debemos tener en cuenta que en muchos países de todo el mundo es el marco legal y los gobiernos los que constituyen la mayor amenaza a la libertad de expresión e información.

Las corporaciones de medios sociales deben basar su función reguladora en los principios del debido proceso: las reglas deben ser accesibles y comprensibles para todos; Deben ser revisadas regularmente, actualizadas, debatidas. El proceso de quejas y adjudicación debe ser transparente e incluir una apelación; Debería producirse informes regulares sobre cualquier contenido que sea dado de baja por las plataformas de medios sociales.

Aquí, debo hacer hincapié en que estos informes no deberían referirse únicamente al retiro de contenido de acuerdo a solicitudes de los gobiernos, sino también, y esto es aún más importante, al retiro de contenido de acuerdo con las propias reglas y condiciones de los servicios de las plataformas. Este tipo de regulación, a manos de actores privados, está rompiendo nuevas fronteras y causando ansiedad. Hay amplias implicaciones. En mi opinión, probar y experimentar de una manera transparente; Reconocer los errores; Pedir retroalimentación y experiencia, sin discriminar a ciertos grupos - estas serán acciones clave para construir confianza en las funciones de regulación privada, junto con la construcción de conocimientos y capacidades para implementar las regulaciones de manera efectiva y adecuada.

Las corporaciones de medios sociales deben basar su función reguladora en los principios del debido proceso: las reglas deben ser accesibles y comprensibles para todos; Deben ser revisadas regularmente, actualizadas, debatidas.

¿Cómo abordará el vínculo entre las amenazas cibernéticas y la violencia física en su rol de Relatora Especial sobre ejecuciones extrajudiciales?

Afortunadamente, las amenazas cibernéticas no siempre están vinculadas a actos reales de violencia, incluyendo asesinatos. Pero como posibles advertencias tempranas, siempre deben ser seriamente evaluadas por su probabilidad de generar actos de violencia. Como Relatora Especial, estoy particularmente decidida a centrarme en la prevención de la muerte ilícita. El monitoreo y la investigación exhaustivos de las amenazas, incluidas las amenazas en línea, desempeñan una función importante con este fin. Para ello es necesario trabajar con los gobiernos, los medios de comunicación, los intermediarios y los grupos de la sociedad civil para comprender mejor y deshacer las amenazas en línea y para identificar e implementar las respuestas apropiadas de todos estos actores. Necesitamos fortalecer nuestras respuestas a las amenazas para que juntos, podamos proteger de mejor manera y en mayor medida el derecho a la vida.

Último tweet:

Firma para denunciar los atropellos al periodismo venezolano y el rechazo contra la ANC https://t.co/sVr1VDmsdh… https://t.co/A2DtHgj0tU