REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Ofensiva contra el disenso se extiende al "último refugio disponible" para la libre expresión: la web

Una víctima de la ofensiva en línea de Irán: Este mes se confirmó la sentencia de muerte del creador de páginas web Saeed Malekpour supuestamente por alojar contenido ilegal en línea
Una víctima de la ofensiva en línea de Irán: Este mes se confirmó la sentencia de muerte del creador de páginas web Saeed Malekpour supuestamente por alojar contenido ilegal en línea

Undated Facebook photo

Este mes, se confirmaron las sentencias de muerte del creador de páginas web Saeed Malekpour y los profesionales de informática Vahid Asghari y Ahmad Reza Hasempour con el argumento de que alojaron contenido ilegal en línea, informan el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ) y Reporteros sin Fronteras (RSF). Son las más recientes víctimas de la última ola de arrestos y condenas in Irán, que ha florecido en una ofensiva contra el disenso en línea, inmediatamente antes de las elecciones parlamentarias del 2 de marzo.

El CPJ dice que Asghari, Hasempour y Malekpour han sido descritos por las autoridades de Irán como "Los tres extraviados" (los "Mozzelin 3"). "Irán tiene una política relativamente nueva de desmantelar las redes en línea 'destructivas', y los tres parecen haber sido rodeados como parte de esta ofensiva", dice el CPJ.

Según el CPJ, no es claro si los tres habían participado en el alojamiento ilegal. Por ejemplo, la esposa de Malekpour, Fatima Eftekhari, declaró que su participación se limitó a escribir un software genérico para cargar que luego usaron los editores de los sitios web para adultos.

"Si es cierto, eso significa que en Irán, poner tu nombre en un programa de código abierto puede hacer que te detengan, golpeen y torturen y luego te sentencien a muerte", dijo el CPJ.

Las sentencias confirmadas llegan en un momento en que Irán aumentó sus procesos de ciudadanos de la red y periodistas, con poca o ninguna explicación pública de por qué son acusados.

Para citar sólo unos cuantos ejemplos: Mohammad Solimaninya, el director del sito de web de redes sociales relacionado con negocios u24 y el creador y proveedor de alojamiento de muchos sitios web de la sociedad civil, fue arrestado el 20 de enero, informa RSF. Varios policías del ministerio de inteligencia en ropa de paisano registraron su casa y decomisaron su computadora, discos duros y discos compactos. Su familia todavía no sabe por qué fue arrestado ni dónde está detenido.

Simien Nematollahi, perteneciente a la minoría religiosa Derviches Gonabadi y colaboradora de su sitio web de noticias Majzooban-e-Noor, fue arrestada en su casa en Teherán por oficiales del ministerio de inteligencia el 11 de enero por cargos de propaganda antigubernamental. En septiembre, las autoridades arrestaron a al menos 30 miembros del grupo religioso, entre ellos numerosos periodistas de Majzooban. Seis de los periodistas iraníes siguen en la cárcel, afirma el CPJ.

Mohammad Reza Pourshajari, un bloguero que ha estado detenido desde septiembre de 2010, fue juzgado por un tribunal revolucionario en Karaj el 21 de diciembre de 2011 por una acusación de insultar al Profeta, en artículos publicados en su blog y en cartas enviadas a funcionarios gubernamentales mientras estaba en la cárcel, lo que puede comportar una sentencia de muerte, dice RSF. Su hija afirmó que el juicio duró sólo 15 minutos y se celebró sin que su abogado estuviera presente.

Visite el CPJ y RSF para ver listas completas de incidentes recientes.

Según RSF, desde la disputada reelección del presidente Mahmoud Ahmadinejad en junio de 2009, más de 100 blogueros han sido arrestados y se les han impuesto sentencias de cárcel de uno a veinte años "en una respuesta paranoide a la 'guerra suave' librada por los enemigos de Irán'."

Irán es uno de los países peor clasificados en el recientemente presentado Índice de Libertad de Prensa de RSF. Un total de 54 periodistas y ciudadanos están detenidos actualmente, dice RSF, lo que hace del país uno de los peores carceleros de medios del mundo.

A finales del año pasado, Irán aprobó la Ley de Delitos Informáticos que está llena de disposiciones que penalizan la libre expresión, incluyendo la pena de muerte por delitos cometidos contra la moralidad pública y la castidad. El Gobierno también tiene suficiente espacio de maniobra "para poner sus propias prerrogativas por encima de los intereses del público y los imperativos de los derechos humanos internacionales", dice ARTICLE 19.

Por ejemplo, Human Rights Watch informa que el 4 de enero, los periódicos locales publicaron las normas emitidas por la nueva unidad de ciberpolicía de Irán que dan a los cibercafés 15 días para instalar cámaras de seguridad y comenzar a recoger la información personal de los clientes con propósitos de rastreo.

"[La Ley de Delitos Informáticos] demuestra la determinación del Gobierno iraní de perseguir a los acusados de derechos humanos, blogueros y periodistas por medios electrónicos: el último refugio disponible para la libertad de expresión y el disenso político en el país", lamentó ARTICLE 19.

Último tweet:

Russia: Journalist Victor Korb charged with 'terrorism propaganda' for transcribing dissident’s trial speech… https://t.co/NbGWq1shMt