REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Nasrin Sotoudeh, valiente defensora de derechos humanos de Irán

Valiente y franca, Nasrin Sotoudeh está entre los más conocidos defensores de derechos humanos de Irán. Le negaron su derecho a ejercer su profesión de abogada en octubre de 2013, y a diario ha realizado piquetes afuera de la Asociación Iraní de Abogados; dice que continuará con sus piquetes hasta que se levante la prohibición.

FIDH/ Flickr

En una carta para su hija desde prisión en 2010, Nasrin Sotoudeh escribió:

La justicia llega exactamente en un momento cuando la mayoría ha perdido la esperanza. Llega cuando menos la esperamos. De eso estoy segura.

A lo largo de los años, Sotoudeh ha defendido a muchos activistas incluidos estudiantes, periodistas y disidentes. También ha trabajado en representación de menores prisioneros condenados por asesinato y que enfrentan ejecución. Entre sus clientes más destacados está Shirin Ebadi, ganador del Premio Nobel de la Paz, ahora en el exilio.

En enero de 2011, Sotoudeh fue sentenciada a once años de prisión: un año por 'propaganda contra el régimen' y diez años por 'actuar contra la seguridad nacional' y 'violar el código islámico de vestimenta (Hijar) en un discurso filmado'. La acusaron de conceder entrevistas a medios internacionales luego de las protestas contra las disputadas elecciones presidenciales en junio de 2009. También le han impedido practicar el derecho y no se le permitió salir del país durante 20 años. La sentencia y la prohibición a su trabajo como abogada luego fue reducida a seis años, por apelación.

Sotoudeh estuvo arrestada cuatro meses antes, en septiembre de 2010, después de que la policía incursionó en su casa. Fue llevada a la infame Prisión Evin en Teherán. Los contactos con su abogado, esposo e hijos quedaron severamente limitados. Pasó tres meses en confinamiento solitario, ni siquiera la permitieron tener fotos de su familia, según Amnistía Internacional. Cuando se enteró de que a su hija de 12 años le habían prohibido viajar al extranjero, Sotoudeh inició una huelga de hambre exigiendo su derecho de reunirse con su familia y para que pongan fin al hostigamiento. Estuvo en huelga de hambre cuatro veces más mientras estuvo en la cárcel.

En septiembre de 2013, a tres años de su sentencia, inesperadamente fue puesta en libertad. Poco después, regresó al activismo, y desde entonces ha sido hostilizada y detenida brevemente varias veces. En octubre de 2014, fue parte del grupo de personas arrestadas en una protesta en las afueras del Ministerio del Interior en Teherán en contra de una serie de ataques con ácido contra mujeres en Isfahán que quedaron con cicatrices y ciegas a causa de los ataques.

Un mes después de su liberación, la Asociación Iraní de Abogados emitió una prohibición para que ejerciera el derecho durante tres años. Negando que hubiera habido presiones por parte del gobierno, la Asociación mencionó su condena de 2010 como la razón. Enfurecida, Sotoudeh inició una campaña de piquetes en el exterior de las oficinas de la Asociación. Desde entonces, todos los días de semana, se ha parado en los escalones de las oficinas desde las 9.30 a. m. al mediodía, portando carteles que dicen "derecho al trabajo" y "derechos de disidentes". Otros activistas políticos y simpatizantes se han unido a ella, a pesar de que también los han hostilizado. Reporteros que han observado sus piquetes notan que algunas personas del público le expresan su apoyo, mostrándole el signo de la victoria desde la ventana de sus autos y llevándole botellas de agua.

Sotoudeh se graduó como abogada en 1995. Como no pudo ejercer hasta 2003, se inició en el periodismo como pasante, escribiendo sobre derechos de mujeres y niños y contribuyendo con numerosas publicaciones reformistas. Sigue escribiendo. En abril de 2011, le concedieron el Premio de Escritura de PEN American Centre PEN/Barbara Goldsmith Freedom to Write Award. Como Sotoudeh seguía en prisión y no pudo aceptarlo en persona, Shirin Ebadi recibió el premio en su nombre. En octubre de 2012, Sotoudeh fue galardonada con el Premio Sakharov del Parlamento Europeo conjuntamente con el cineasta Jafar Panahi que ha resistido una prohibición de 20 años para hacer películas. Su internacionalmente aclamada Taxi, estrenada en 2015, está filmada completamente en taxis de Teherán donde los pasajeros analizan la política en cámara. Nasrin Sotoudeh es una de esos pasajeros.

Última actualización: 15 septiembre 2015

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

Angola: Reporters @RafaelMdeMorais & Bras Lourenco charged w/ crimes against state https://t.co/xmnm3O7ABY… https://t.co/Jrn0H703Rk