REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Azimjon Askarov

El periodista de campaña y promotor de los derechos humanos, Azimjon Askarov, es el preso más famoso de Kirguistán. Su nuevo proceso comenzó el 4 de octubre de 2016.

Wikimedia/Alisher Siddiq

Era el único que luchaba contra la corrupción en el cumplimiento de la ley... para la policía, era el enemigo público número uno.


Editor de Askarov, Abdumomun Mamaraimov

El periodista de campaña y promotor los derechos humanos, Azimjon Askarov, es el preso más famoso de Kirguistán; es también víctima de la corrupción judicial que él investiga. En septiembre de 2010, a pesar de la escasez de pruebas en su contra, Askarov fue condenado por incitación al odio étnico, organización de desórdenes masivos, y complicidad en el asesinato de un oficial de policía. Se le dio una sentencia de por vida.

Askarov de 63 años, es miembro de la minoría étnica uzbeka de Kirguistán. Originalmente pintor y decorador, comenzó a investigar y escribir sobre los abusos de derechos humanos y sobre corrupción judicial en el sur de Kirguistán a mediados de los años 90. Rápidamente se dio cuenta de que su odio hacia la injusticia sólo era igualado por su olfato para una buena historia, y sus informes para los sitios web de noticias regionales Voice of Freedom y Ferghana News crearon un gran revuelo; también le hicieron ganar muchos enemigos entre las autoridades locales.

Abdumomun Mamaraimov, editor en jefe de Voice of Freedom, dice del periodista: "Era el único que luchaba contra la corrupción en el cumplimiento de la ley; destapó al menos cinco muertes a manos de agentes de policía. Publicó esta información de forma independiente o se la pasó a Voice of Freedom. Sé que al menos un fiscal y diez policías fueron despedidos debido a los informes de Askarov; para la policía, era el enemigo público número uno".

Askarov fue detenido durante el estallido de violencia interétnica que se extendió por el sur de Kirguistán en el verano de 2010. La tensión de los grupos étnicos entre la (mayoría) kirguisa y la (minoría) uzbeka en el sur de Kirguistán ya había aumentado, pero nadie podría haber imaginado que una pelea en un casino en junio entre los miembros de estos dos grupos encendería la orgía de saqueo y salvajismo que envolvió las ciudades de Osh y Jalal-Abad aquel verano, dejando entre 450 y 500 muertos, miles de heridos y cientos de miles desplazados.

La violencia expuso el sentimiento anti-uzbeko que es tan frecuente en todas las áreas del sistema de justicia de Kirguistán: la mayoría de los muertos, de los que fueron robados o de los que terminaron heridos eran personas de etnia uzbeka; la mayoría de los detenidos, acusados y condenados eran también personas de la etnia uzbeka. Hubo informes de que soldados y policías (la fuerza de policía es casi en su totalidad de la etnia kirguisa), armaron a los alborotadores kirguises y tomaron parte activa en los ataques contra los uzbekos.

A lo largo de los disturbios, Askarov trabajó casi sin parar, documentando los homicidios, los robos e incendios. El 13 de junio de 2010, mientras asistía a la escena del asesinato de un policía, Askarov fue testigo de disparos reales por parte de agentes hacia una multitud de etnia uzbeka; tomó fotografías y visitó la morgue local para identificar los cuerpos. En los días que siguieron, entrevistó a los heridos en el hospital local y compartió la información con periodistas y defensores de derechos humanos.

En un ambiente tan tenso y letal, Askarov - un uzbeko que expone la corrupción policial – se encontraba doblemente en riesgo.

Askarov fue detenido el 15 de junio de 2010. En un primer momento, la policía quería su ayuda en la construcción de casos penales contra dirigentes de la comunidad uzbeka local y le exigió que entregara su cámara y materiales. Se negó, y fue sometido a una serie de golpizas salvajes que se prolongaron durante días. Durante ese tiempo fue acusado de complicidad en el asesinato de un oficial de policía y varios otros crímenes de Estado.

Su juicio fue rápido y marcado por nuevos actos de violencia: oficiales de policía lo golpearon a él y sus co-acusados en la sala del tribunal. Su condena fue ampliamente reprobada por organizaciones de derechos humanos, órganos intergubernamentales y otros observadores independientes. Se iniciaron campañas de promoción pública y privada.

El juicio de Askarov fue declarado improcedente por el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial, y "motivado políticamente" por el Procurador de los Derechos Humanos de Kirguistán (quien también puso de relieve la falta de pruebas contra el periodista). En 2012, el Relator Especial de la ONU sobre la Tortura visitó a Askarov en la cárcel y expresó su preocupación por la denegación de justicia al periodista. En el mismo año, la ONG Médicos por los Derechos Humanos (PHR), previo examen de los registros médicos de Askarov, llegó a la conclusión de que Askarov mostraba signos clínicos de lesión cerebral traumática y trastorno de estrés post traumático que eran consistentes con el hecho de ser torturado bajo custodia. El 31 de marzo de 2016, el Comité de Derechos Humanos de la ONU halló que Askarov había sido detenido arbitrariamente, recluido en condiciones inhumanas, torturado e impedido de preparar una defensa para el juicio; el Comité pidió que su convicción se anulara y que Askarov fuera liberado.

Los años de campaña en nombre de Askarov por parte de organizaciones de derechos humanos, gobiernos y organismos internacionales parecen haber tenido efecto. El 12 de julio de 2016, el Tribunal Supremo de Kirguistán ordenó un nuevo juicio, revocando una resolución de 2011 para negar la apelación de la cadena perpetua del periodista.

El nuevo juicio de Askarov se inició el 4 de octubre, y fue aplazado hasta el 11 de octubre. Al 4 de octubre, Askarov permanece en la cárcel y en mal estado de salud.

Última actualización: 4 octubre 2016

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

Our Digital Future: a report from @OpenMediaOrg about a crowsourced agenda for #free #expression https://t.co/5V3icllZxD