REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Gobierno guarda silencio sobre quinto periodista asesinado; cuatro periodistas liberados

El reportero gráfico sudafricano que vivía en el Reino Unido Anton Hammerl, de 41 años, fue muerto a tiros por tropas libias el 5 de abril cerca de Brega en el oriente de Libia. Había estado trabajando con otros tres periodistas extranjeros cuando fuerzas partidarias de Gaddafi les dispararon. Los otros periodistas fueron capturados y liberados después; y sólo después de cruzar la frontera hacia Túnez hablaron de la muerte de Hammerl, temiendo represalias del Gobierno libio si mencionaban su nombre en sus llamadas a casa. Los miembros de IFEX están exigiendo al Gobierno que entregue el cuerpo de Hammerl e investigue el papel de las fuerzas armadas en su muerte.

El Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ), Human Rights Watch y la Federación Internacional de Periodistas (FIP) también están acusando al Gobierno libio de retener información sobre la muerte de Hammerl. Durante más de seis semanas el Gobierno dijo que Hammerl estaba en custodia gubernamental o que estaba en custodia segura. Se garantizó repetidamente a los Gobiernos extranjeros que estaba vivo, informan el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI) y Reporteros sin Fronteras (RSF).

"Las fuerzas gubernamentales libias mataron a Anton Hammerl hace seis semanas y luego mintieron sobre lo que ocurrió", acusó Peter Bouckaert, director de emergencias en Human Rights Watch. "Tenían su pasaporte y sabían que estaba muerto".

Retener u ofrecer intencionalmente información falsa sobre el destino de una persona en custodia, incluyendo una persona que ha muerto, podría equivaler a una desaparición forzada según las leyes internacionales de los derechos humanos, dice el CPJ.

Los periodistas estadounidenses Clare Morgana Gillis y James Foley y el fotógrafo español Manuel Varela (también conocido como Manuel Brabo) estuvieron detenidos hasta el 18 de mayo y luego liberados en Trípoli, la capital. El periodista británico detenido Nigel Chandler también fue liberado al mismo tiempo. Los esfuerzos internacionales pudieron obtener su liberación, pero cuando el presidente sudafricano Jacob Zuma visitó Trípoli el 10 y 11 de abril, no habló del caso de Hammerl.

Hammerl, Gillis, Foley y Brabo habían ido para informar del combate desde el frente el 5 de abril. "Pensamos que estábamos en el fuego cruzado. Pero finalmente, nos dimos cuenta de que nos disparaban. Se podían ver y oír las balas que golpeaban el suelo cerca de nosotros"; dijo Foley al GlobalPost.

Gillis describió la captura a "The Atlantic": "Nos quitaron nuestras pertenencias, nos ataron, nos la parte posterior de un camión. Y todos vimos a Anton. Vi que no se movía y estaba en un charco de sangre. Jim trató de hablar con él: '¿Estás bien?' - y él ya no respondió".

Según la investigación del CPJ, cinco periodistas han sido muertos en el conflicto en Libia, al menos 50 han sido detenidos, y al menos 15 periodistas libios y extranjeros siguen detenidos por las autoridades.

Último tweet:

Cambodia: Civil society groups call for the release of land rights activist Tep Vanny https://t.co/GnSmqsVO4k… https://t.co/E5fgaMUeLo