REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Atmósfera "eufórica" a pesar de arrestos de manifestantes

Como se esperaba, las decenas de miles de manifestantes pacíficos que tomaron las calles de Kuala Lumpur para exigir reforma electoral se encontraron con violencia policiaca y arrestos, informan el Centro para el Periodismo Independiente (CIJ) y ARTICLE 19. Pero el estado de ánimo en Malasia es "eufórico", fijo el CIJ: la marcha, que desafiaba una prohibición gubernamental, fue la más grande en la historia de Malasia.

Más de 1,600 personas fueron arrestadas el 9 de julio, y a algunas les dispararon gas lacrimógeno y cañones de agua. La policía antimotines con bastones usaron la fuerza para impedir que la multitud marchar hacia el estadio Merdeka; la Coalición para Elecciones Libres y Justas (conocida popularmente como Bersih 2.0) acordó inicialmente celebrar la protesta en el estadio por temor a inquietudes de las autoridades de que una protesta callejera pudiera convertirse en un motín, pero decidieron reiniciar la marcha después de que la policía se negó a entregar el permiso necesario.

"El llevar a cabo esas acciones de mano dura contra activistas de la sociedad que abogaban por la causa de elecciones limpias y justas, el Gobierno de Malasia está impidiendo la expresión política legítima y retrasando gravemente la democracia en Malasia", lamentó ARTICLE 19.

Todos los manifestantes arrestados durante la marcha fueron liberados sin cargos.

Según Amnistía Internacional, un manifestante, Baharuddin Ahmad, de 56 años, sufrió un colapso cerca de las famosas torres Petronas mientras huía del gas lacrimógeno y fue declarado muerto más tarde en el hospital. Amnistía está pidiendo a las autoridades que investiguen las acusaciones de que la policía no ofreció asistencia adecuada a Ahmad antes de su muerte, y menciona informes de que una ambulancia llegó 90 minutos después de que sufrió el colapso.

El dirigente de la oposición Anwar Ibrahim fue lesionado por una lata que le lanzaron, y Khalid Samad, un miembro del parlamento del Partido Islámico Panmalayo (PAS) fue lesionado en el cuello por una lata, informa Amnistía.

En un video de YouTube se ve a oficiales en ropa de civil que patean a un manifestante tendido en el suelo mientras la policía uniformada observa sin actuar.

Según el CIJ, se informó de personas arrestadas en el momento que salían de tenes de las afueras de la ciudad, o por usar camisetas amarillas, el color de Bersih.

Pero ahora el estado de ánimo en Malasia es "eufórico", fijo el CIJ. "Malasia venció su temor de hacer algo considerado 'ilegal' por el Gobierno y reclamó un derecho fundamental. Encontramos solidaridad, camaradería y un orgullo reavivado de ser malayos cuando las relaciones étnicas fueron fracturadas en los últimos años a causa de las políticas hegemónicas de [partido gobernante] Barisan Nasional", afirmó el CIJ.

En el período subsiguiente, 40 personas arrestadas en el período previo a la marcha se siguen enfrentando a persecución. La mayor parte fueron acusadas de conformidad con el artículo 49 de la Ley de Sociedades por posesión de materiales ilegales, como camisetas de Bersih.

Seis miembros del Partido Socialista (PSM) están detenidos indefinidamente sin cargos de confomidad con la Ordenanza de Emergencia desde el 2 de julio. Uno de ellos, el miembro del parlamento Jeyakumar Kumar, fue hospitalizado el 10 de julio por una afección cardiaca tras varios días de prolongados interrogatorios. El CIJ, Amnistía y otros grupos de derechos están concentrados en obtener su liberación.

Amnistía está también pidiendo al Gobierno del R.U. y al Vaticano que presionen al primer ministro Najib Razak para que respete los derechos humanos cuando el líder de Malasia visite Europa esta semana.

ADDITIONAL INFORMATION
Noticias afines en ifex.org
  • Gobierno alimenta tensiones por marcha a favor de elecciones limpias

    Una marcha a favor de las elecciones libres y justas todavía no ocurre, pero los que la están promoviendo o están informando sobre ella están siendo acosados y arrestados, informan el Centro para el periodismo independiente (CIJ), la Southeast Asian Press Alliance (Alianza de Prensa del Sureste Asiático, SEAPA), Human Rights Watch y otros miembros de IFEX. Los miembros pidieron al Gobierno de Malasia que permitiera la marcha del 9 de julio y que los periodistas cubrieran la noticia sin temor a represalias.



Último tweet:

#Syria’s ‘Disappeared’ Deserve Truth and Justice https://t.co/Wq5qHAs1uH @hrw @lamamfakih