REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodistas atacados en marcha a favor de reforma electoral

Fuerzas de seguridad atacaron a periodistas extranjeros y locales la semana pasada con gas lacrimógeno y cañones de agua en el curso de una ofensiva contra una marcha a favor de la reforma electoral en Kuala Lumpur, informa el Centro para el Periodismo Independiente (CIJ) de Malasia , así como miembros de IFEX internacionales.

Decenas de miles de manifestantes que pedían una reforma electoral se reunieron en la manifestación del 28 de abril, organizada por la organización no partidista Coalición por Elecciones Limpias y Justas, o Bersih. Human Rights Watch estimó que unas 500 personas fueron arrestadas y docenas lesionadas tras de que las fuerzas policíacas comenzaron a atacar la marcha.

El CIJ cuenta al menos 12 instancias de periodistas atacados. Por ejemplo Radzi Razak, un periodista del diario "The Sun", fue ingresado en un hospital debido a lesiones sufridas durante un ataque de al menos siete policías.

Wong Onn Kin, un fotógrafo del periódicos chino Guang Ming Daily, fue golpeado por fuerzas de seguridad mientras tomaba fotos de la marcha. Fue arrestado brevemente y su cámara fue confiscada. Koh Jun Lin, un reportero gráfico del sitio de noticias en línea Malaysiakini, también estuvo detenido temporalmente después de tomar fotografías.

Tampoco se perdonó a los periodistas extranjeros. Harry Fawcett, un corresponsal de Al-Yazira, informó que la policía atacó a su equipo de camarógrafos y dañó su equipo mientras estaban documentando arrestos y maltrato de manifestantes.

"Nuestras organizaciones ven estos incidentes como un ataque concertado contra la libertad de medios puesto que parecen estar dirigidos a impedir que los periodistas profesionales documenten la supuesta violencia policiaca contra algunos de los manifestantes de Bersih", dijo el CIJ en una declaración conjunta con otros grupos de medios locales.

El ministro del Interior, Hisamuddeen Hussain, dijo en una declaración que la policía investigaría la supuesta violencia contra la prensa. Pero también dijo que la policía había actuado con profesionalismo y mesura y que un grupo de "manifestantes intentó provocar una confrontación violenta con la policía".

Según el CIJ, en los últimos meses, las personas que trataron de documentar asambleas pacíficas con fotografías y videos han sido atacadas por la policía. Apenas la semana pasada, se hizo una incursión en el campamento Ocupen Dataran, "en apariencia en un intento de sofocar cualquier intento de documentar la violencia e identificar a los perpetradores, en el periodo previo a la marcha de Bersih", dijo el CIJ.

"En lugar de intentar cerrar el libro sobre la protesta, el Gobierno debería iniciar una investigación imparcial y transparente de las acciones de la policía", afirmó Human Rights Watch. "Le guste o no al Gobierno, habrá manifestaciones en el futuro y la policía deberá hacer un mejor trabajo para garantizar la seguridad y respetar los derechos del pueblo".

Último tweet:

Con la ley también se puede cercenar la libertad. En #México presentaron en el Senado iniciativa que criminaliza la… https://t.co/jZOXCb4Mvj