REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Medios independientes son una de las primeras bajas en golpe de estado

Soldados amotinados que arrebataron el poder la semana pasada al presidente de Malí Amadou Toumani Touré también ocuparon las oficinas centrales de la difusora de radio y TV estatal e interrumpieron otros programas de radio y TV, dicen Reporteros sin Fronteras (RSF) y Human Rights Watch. Algunos ciudadanos acudieron a Twitter para obtener sus actualizaciones de noticias, informa el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ).

Según RSF, los soldados irrumpieron en la difusora estatal ORTM el 21 de marzo, haciendo disparos al aire y obligando a todo el personal a salir. La difusión de todas las estaciones de radio privadas en la capital, Bamako, fue suspendida al menos un día, dice RSF. En su lugar, los soldados difundieron repetidamente un comunicado que anunciaba un toque de queda nacional y la suspensión de la Constitución y las instituciones del Estado.

"Ya sea que este sea un golpe de estado real o sólo un motín, estamos sorprendidos de que los soldados hayan ocupado la difusora estatal y asumido el control de sus emisiones", dijo RSF. "Como con frecuencia es el caso en estas circunstancias, el control de las noticias y la información es primordial y los medios están entre los primeros blancos de los amotinados".

Pero los disturbios inesperados suscitaron demandas de información fiable y contextual. El CPJ documentó la forma en que las noticias se sucedieron en Twitter. Por ejemplo, Phil Paoletta, un extranjero que vive en Bamako, ofreció consejos para los que sintonizaron el 21 de marzo. "Cualquiera que preste atención a #Mali por primera vez, sepa que hay más cosas relacionadas con este país de las que leerán+verán+oirán hoy", informó por Twitter.

El CPJ explicó: "Aunque el futuro de la hasta ahora prensa libre de Malí es incierto, la narración por Twitter demostró las maneras en las cuales los medios tradicionales son cada vez menos importantes".

Incluso el Presidente usó su cuenta para negar los informes de problemas. Según RSF, un twit presidencial afirmaba "No ha habido golpe de estado en Malí. Es sólo un motín".

El periódico estatal, "L'Essor", no mencionó el golpe de estado al día siguiente, informa el CPJ.

Un periodista de medios impresos de Malí dijo a RSF que "La situación es muy confusa […] Es un problema dentro del ejército. Algunos soldados están circulando por la ciudad y disparando al aire. Nadie sabe qué creer".

Según el CPJ, hasta el golpe de estado, Malí había sido una de las democracias más estables y exitosas en África y tenía unos medios libres y abundantes (aunque no siempre profesionales). La última vez que miembros de IFEX documentaron un ataque contra los medios de Malí fue en 2008.

Los soldados amotinados arrebataron el poder a Touré el 22 de marzo y dijeron que querían lanzar una respuesta más eficaz a una rebelión étnica tuareg en el norte del país. Desde el estallido del conflicto armado en en norte de Malí a mediados de enero, algunos 200,000 malianos, muchos de ellos tuaregs, han huido de sus casas; casi todos a los países vecinos de Argelia, Burkina Faso y Níger, informa Human Rights Watch.

La Unión Africana ya suspendió a Malí, y las Naciones Unidas, Estados Unidos y otros países pidieron una vuelta al orden constitucional.

Estaba programado que Touré ocupara la presidencia unas cuantas semanas más después de cumplir dos periodos. Estaban programadas unas elecciones presidenciales para el 29 de abril.

Último tweet:

Con la ley también se puede cercenar la libertad. En #México presentaron en el Senado iniciativa que criminaliza la… https://t.co/jZOXCb4Mvj