REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Reportero gráfico acusado de "ultrajes" tras detención ilegal y abusos por agentes de la PFP en Veracruz

(ARTICLE19/CENCOS/IFEX) - Gabriel Huge Córdoba, fotógrafo de la agencia NOTIVER fue detenido por agentes de la Policía Federal Preventiva (PFP) luego de cubrir un accidente automovilístico en que estuvieron involucrados agentes de esta dependencia el 24 de febrero del 2008. Esto sucedió en el estado de Veracruz, ubicado en el Golfo de México, alrededor de las 2:00 p.m. (hora local) cuando el reportero cubría el choque de un automóvil y un vehículo de la PFP que trasladaba a unas personas acusadas de un asesinato. Durante casi cuatro horas el reportero permaneció incomunicado y fue objeto de violencia física y psicológica.

Además de ser víctima de esta acción, es acusado de ultrajes en contra de la autoridad.

Huge Córdoba fue detenido cuando intentó defender a su colega Franco Cardel de la cadena de emisoras Grupo FM, quien fue golpeado por agentes de la PFP al identificarle como uno de los participantes en otro altercado semejante que tuvo lugar algunas semanas antes. Durante casi cuatro horas, Huge Córdoba fue sujeto de violencia psicológica, de acuerdo con el testimonio recogido por ARTICLE 19 y CENCOS. A su vez, la detención parece tener por objeto enviar un mensaje de intimidación y escarmiento a las y los periodistas. Huge Córdoba comentó, "el comandante de los federales me dijo, 'Tienes suerte, ahora sientes dolor, pero para la otra ya no sentirás nada, ya no habrá vuelta'".

Huge Córdoba, reportero gráfico de la fuente policíaca, fue subido a la patrulla número 10772 que se encontraba estacionada sobre la avenida Ignacio Allende, y llevarlo a su base de operaciones en Las Bajadas, para luego ser trasladado por los agentes a la Coordinación Regional de Policía Intermunicipal Veracruz-Boca del Río. Después de las 6:00 p.m. lo remitieron a disposición de la Agencia Tercera del Ministerio Público del fuero común para que respondiera al presunto cargo de "ultrajes a la autoridad".

Tanto la detención ilegal de Huge Córdoba, como el altercado que tuvo lugar semanas antes entre periodistas y agentes de la PFP, tienen lugar en el marco del operativo "Veracruz Seguro" a cargo de las fuerzas federales de seguridad y el Ejército, en coordinación con las autoridades estatales.

Estos operativos han sido instrumentados en otros estados por Presidente Felipe Calderón Hinojosa con el objetivo de combatir las actividades del crimen organizado. Sin embargo, diversas organizaciones de la sociedad civil nacional y extranjera, así como la Comisión Nacional de Derechos Humanos, han denunciado las violaciones a derechos humanos que han tenido lugar durante su implementación, no sólo en contra de las y los periodistas si no de la población en general.

La lista de casos de agresiones y detenciones ilegales de periodistas en el marco de operativos de seguridad pública a cargo de las fuerzas federales y el Ejército se incrementan de manera preocupante. De acuerdo con CPJ, el 7 de agosto de 2007, Manolo Acosta y Sinhué Samaniego Osoria, del diario "Zócalo", Jesús Meza Gonzáles del periódico "La Voz de Coahuila" y Alberto Rodríguez Reyes de la estación local de televisión Canal 4, fueron objetos de abusos al ser detenidos, golpeados e interrogados de manera agresiva por miembros del Ejército mientras realizaban su trabajo (ver las alertas de IFEX del 19 de septiembre, 13 y 10 de agosto de 2007). En hechos similares, el 20 de febrero la Procuraduría General de la República decidió cerrar la investigación respecto a la detención ilegal de la que fue víctima el reportero José Manuel Prieto Marcial del periódico "Primera Hora" de Culiacán, Sinaloa (ver la alerta del 20 de febrero de 2008). En ambos casos, las detenciones ilegales y otras violaciones a los derechos humanos permanecen impunes.

Se ha atestiguado recientemente con gran preocupación, la multiplicación alrededor del mundo de restricciones o intentos de restringir la libertad de expresión, justificándose en imperativos de seguridad nacional o combate al crimen organizado. Estas restricciones van desde una interpretación a medida de legislaciones ambiguas a la aplicación discrecional de las normas, lo que abre el paso a abusos de diversa índole.

En este sentido, ARTICLE 19 y CENCOS hacen un llamado de atención al Estado mexicano sobre el contenido de los Principios de Johannesburgo sobre Seguridad Nacional, Libertad de Expresión y Acceso a la Información, para que sea considerado y aplicado en su territorio. Dicho documento plantea una serie de lineamientos sobre el tipo y duración de restricciones que pueden ser impuestas al ejercicio de las libertades de expresión, prensa y de información debido a imperativos de seguridad nacional.

ARTICLE 19 y CENCOS expresan su solidaridad con Huge Córdoba y el resto de las y los comunicadores en el Estado de Veracruz que han sido víctimas de agresiones en el ejercicio de su profesión. Las dos organizaciones hacen un respetuoso llamado al Estado Mexicano, para que de acuerdo con las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, adopte las medidas necesarias para que en el marco de las políticas de seguridad pública, las libertades de expresión y prensa sean respetadas a cabalidad.

Último tweet:

#CostaRica: El derecho humano de informar y ser informado es fundamental https://t.co/vMWtzGtf73 @IPLEXcr