REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Detienen y consignan a reportero que intentó cubrir enfrentamiento entre narcotraficantes

(CEPET/IFEX) - Roberto Tepepexteco Hipólito, reportero del periódico regional "El Debate de los Calentanos", está preso desde hace más de dos meses, luego de que elementos militares lo detuvieran cuando cubría un enfrentamiento armado entre dos bandos contrarios de presuntos narcotraficantes en la cabecera municipal de Arcelia, Guerrero, al sur de México.

De acuerdo con informes públicos de medios de Guerrero y nacionales, el 6 de septiembre de 2008 un grupo de unos 30 hombres se desplazó del estado de México a esa zona y ahí se confrontó con un grupo rival en una batalla que se prolongó por varias horas. Ambos bandos usaron armas de alto poder. Horas más tarde elementos del ejército mexicano y de la policía federal arribaron al lugar para intentar detener a los delincuentes.

Juan Cuevas Román, director de "El Debate de los Calentanos", narró al CEPET que cuando se enteró del enfrentamiento llamó a Tepepexteco Hipólito, corresponsal de ése medio en Argelia, para que realizara la cobertura.

"Luego de que le hablé, Roberto se fue y ya en el camino lo detuvieron unos hombres. Como vestían con uniformes de la AFI (Agencia Federal de Investigaciones), él se detuvo porque pensó que se trataba de un retén", dijo Cuevas Román. En realidad, agregó, se trataba de delincuentes que huían. Unos kilómetros más adelante, el vehículo se descompuso y los delincuentes abandonaron al reportero y el vehículo. Poco después Tepepexteco Hipólito solicitó ayuda a un convoy militar que encontró en el camino. "Los militares lo subieron y en el camino detuvieron a otras dos personas que portaban armas de fuego y granadas," dijo el director del periódico.

Cuevas Román señaló que se mantuvo al tanto de lo que acontecía a través del teléfono móvil, por lo que solicitó ayuda y salió en busca del reportero en una patrulla de la policía. "Cuando llegué adonde lo tenían, me dijeron que se lo llevaban en calidad de testigo. Se lo llevaron a la delegación de la PGR (Procuraduría General de la República) en Chilpancingo (capital del estado)."

Las autoridades consideraron que su declaración no era creíble y decidieron consignarlo junto con las otras dos personas detenidas durante el operativo. Al respecto, la PGR emitió un comunicado el 9 de septiembre donde informaba que: "Como resultado del trabajo jurídico-penal del Agente del Ministerio Público de la Federación, y después de haber integrado los elementos necesarios para la consignación jurídica del expediente del caso, se determinó ejercitar acción penal en contra de Julio César Vergara Salinas, Roberto Villa Albarrán y Roberto Tepepexteco Hipólito, por su probable responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada, acopio de armas, violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, y posesión de cartuchos."

De acuerdo al expediente, "Vergara Salinas, Villa Albarrán y Tepepexteco Hipólito fueron puestos a disposición del Representante Social de la Federación, luego de haber sido detenidos en la cabecera municipal de Arcelia, en posesión de tres armas cortas; cuatro fusiles, tres de ellos calibre 7.62 x 39 y uno calibre .308; 21 cargadores; mil 325 cartuchos útiles de diversos calibres; una granada de mano; vestimenta tipo táctico; cinco celulares; una cámara digital y un radio transmisor."

Tepepexteco Hipólito tiene 15 años laborando en el periódico "El Debate de los Calentanos", informó Cuevas Román, y también se desempeñaba como secretario de gobierno del municipio de Arcelia.

"Lo conocemos desde hace muchos años, podemos asegurar que no tiene vínculos con el crimen organizado, no es un periodista corrupto", aseguró Cuevas Román.

Por su parte, el alcalde de Arcelia, Nicanor Adame Serrano, convocó una conferencia de prensa dos días después de la detención de Tepepexteco Hipólito para comunicar su apoyo al reportero y demandar su liberación, según información publicada por la agencia Proceso.

Cuevas Román asumió la defensa del reportero, para lo cual contrató a dos abogados, pero el caso se ha complicado cada vez más.

"Es una injusticia. A mi reportero lo tienen incomunicado, es denigrante. Pedimos el apoyo porque el compañero es inocente, de víctima ahora pasó a ser delincuente. El no habla bien el español porque en la comunidad de dónde es originario predomina un dialecto y de ahí la confusión en su declaración", comentó Cuevas Román.

Esta no sería la primera vez que un reportero es detenido bajo cargos falsos. El 8 de noviembre, el reportero gráfico Israel García Gurrola, del periódico "La Voz de la Frontera", fue golpeado y detenido ilegalmente por agentes federales, molestos porque tomaba fotografías de un operativo que llevaban a cabo en Mexicali, Baja California, al noroeste de México.

García Gurrola fue llevado detenido a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California pero ahí no fue aceptado por no existir delito. Todavía con el deseo de encarcelarlo, los agentes federales lo condujeron a instalaciones de la PGR, dónde finalmente lo liberaron por no existir elementos para su consignación.

El comunicador presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos y una denuncia penal ante la PGR por privación ilegal de la libertad, daño en propiedad y lesiones.

El CEPET hace un llamado a las autoridades federales para que se lleven a cabo, con seriedad y profesionalismo, las investigaciones en contra Tepepexteco Hipólito e insta a la PGR a que se tome en cuenta el testimonio de Cuevas Román.

El CEPET reitera que las agresiones en contra de periodistas y medios de comunicación representan ataques en contra de la sociedad porque lesionan su derecho a estar informada.

Para mayor información sobre el caso García Gurrola, ver: http://www.ifex.org/es/content/view/full/98400

Último tweet:

En Nicaragua, el control que Ortega ejerce sobre los medios se reduce a pesar de que recrudece la represión… https://t.co/48ZIFafViR