REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Fotógrafo detenido ilegalmente

(CEPET/IFEX) - Rafael Del Río Chávez, fotógrafo de la revista "Proceso", denunció que fue detenido injustificadamente por policías municipales de Guadalajara, Jalisco, al occidente de México, y encerrado en una "jaula" durante unas cuatro horas el 26 de abril de 2009.

Del Río Chávez informó que alrededor de la 4:00 p.m. (hora local) se encontraba en su domicilio, ubicado en el barrio de El Santuario, cuando escuchó la sirena de varios vehículos de la policía.

Su inquietud como periodista lo movió a acudir a lugar. Al llegar, observó que detenían a un joven y se dispuso a tomar fotografías de la aprehensión. Al percatarse de que el reportero gráfico tomaba fotos de la escena, los policías se molestaron, según narró el propio comunicador.

"Los policías se me acercaron, me rodearon, me empujaron varias veces hacia la patrulla, me decían: '¿Quieres tomar buenas fotos? ¡Acércate!' Les dije que era reportero de 'Proceso' y que estaba haciendo mi trabajo, pero me quitaron mi cámara, me tomaron de la manos por atrás y me esposaron", detalló.

Tras ser esposado, Del Río Chávez fue subido a una de las patrullas y conducido a la delegación de la policía municipal, escoltado por otras seis unidades. En el camino fueron interceptados por un mando, el cual se identificó como el comandante de la Zona 1 y le preguntó quién era y por qué estaba tomando fotos. El fotógrafo le dio una explicación de ello pero el comandante le dijo que ya no podía hacer nada, que tenían que llevarlo con el juez.

Al llegar a las instalaciones de la policía municipal, en lugar de ser presentado ante el juez, el comunicador fue encerrado en una jaula al aire libre en los separos municipales, ubicados en la Calzada Independencia.

"Me mantuvieron desde las cuatro de la tarde hasta como las ocho de la noche. Me metieron dentro de una jaula que parece una perrera. Ahí me obligaron a estar durante varias horas en pleno rayo de sol. El abogado que atendió mi caso nunca me tomó declaración y el juez municipal nunca se enteró de mi versión".

En la noche, tras ser liberado, su abogado finalmente le informó que había sido detenido por oponer resistencia y que tendría que pagar una multa de 67 pesos (aproximadamente USD 5). Al recuperar su cámara, el reportero gráfico se dio cuenta de que las fotografías que había tomado habían sido borradas.

Del Río Chávez informó que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) abrió de oficio una queja contra los ocupantes de la patrulla G-1018, mientras que él en lo personal interpuso una denuncia ante Asuntos Internos de la policía municipal.

Al respecto, el vocero de la Policía Municipal de Guadalajara, Jorge Eduardo Montiel González, explicó mediante un comunicado que Del Río Chávez fue detenido por intentar impedir la detención de "su cuñado". Sin embargo, al ser interrogado sobre esta versión, el comunicador aseguró que es falso que la persona detenida tuviera algún parentesco con él o que hubiera pretendido obstaculizar la labor de la policía.

"Mi labor como periodista gráfico fue solamente ser testigo de los hechos y documentarlos oportunamente por medio de fotografías. Siempre estuve alejado varios metros de los policías y desde el primer momento en que ellos se percataron que tomaba imágenes me identifiqué con mi nombre y me acredité como reportero gráfico de la revista 'Proceso'", dijo.

En entrevista posterior, Montiel González dijo que, según la versión de los agentes que participaron en la detención, el comunicador intentó obstruir su labor al acercarse más de lo permitido. Aunque al preguntarle directamente si Del Río Chávez intentó intervenir en favor de alguien, admitió que esto no sucedió.

Asimismo, Montiel González comentó que el reportero gráfico no se identificó hasta que estaba a bordo de la patrulla y si no fue liberado en ese momento se debe a que está prohibido por la ley. Cuestionado sobre el hecho de que Del Río Chávez no fuera presentado de inmediato ante el juez, el funcionario dijo que esto obedeció a un procedimiento administrativo pues tenía que esperar su turno.

Finalmente, comentó que él estaba presente cuando devolvieron la cámara al reportero gráfico y que en ningún momento advirtió que se borraran las imágenes que contenía.

El jefe de información de "Proceso" Jalisco, Felipe Cobián Rosales, calificó la detención del comunicador como una arbitrariedad y una violación a la libertad de expresión. "Lo conozco, puedo afirmar que estaba cumpliendo con su trabajo y que es incapaz de obstaculizar un operativo policiaco", dijo,

Último tweet:

Joint statement from 10 international NGOs calling for judicial harassment of Singaporean activist Jolovan Wham to… https://t.co/O1G6tdxoDw