REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Denuncian periodistas campaña de calumnias

(CEPET/IFEX) - Isaín Mandujano y Ángeles Mariscal, corresponsales en Chiapas de la revista "Proceso" y del diario "La Jornada", respectivamente, denunciaron una campaña de calumnias iniciada en su contra para descalificar su trabajo, en la cual participan activamente medios dependientes del gobierno de ese estado del sureste de México.

En conversación con el CEPET, los periodistas atribuyeron los ataques a la molestia existente entre funcionarios del gobierno de Juan Sabines Guerrero, por la cobertura periodística que ambos han dado a actividades de organizaciones, grupos inconformes y críticos de las decisiones de la autoridad estatal.

A través de notas sin firma, publicadas en algunos medios, tanto Mandujano como Mariscal son acusados de participar en una estrategia de desestabilización para generar una imagen de represión por parte del gobierno estatal contra movimientos sociales, al tiempo que se exhiben sus rostros y se les acusa de manipular la información.

Asimismo, se han hecho circular correos enviados desde una supuesta dirección electrónica de la reportera de "La Jornada", en el cual promete "apoyos" a cambio de apoyo a las movilizaciones de protesta, y cuya autoría fue negada por la propia Mariscal.

Las acusaciones contra ambos reporteros también han sido difundidas a través del Sistema Chiapaneco de Radio y Televisión, particularmente a través del programa Palabra Libre, conducido por Miguel González Alonso, en el cual - asegura Mandujano - se ha dedicado hasta una hora entera para denostarlos en lo personal.

El corresponsal de "Proceso" destacó que ya solicitaron una reunión con el gobernador Juan Sabines para intentar detener los ataques desde su administración, además de que con la asesoría del investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y especialista en temas de derecho de acceso a la información, Ernesto Villanueva, interpondrán una queja ante la Comisión de los Derechos Humanos de Chiapas por el uso de una emisora del Estado para agredir a comunicadores.

Ambos periodistas tienen previsto, también, presentar una denuncia por las calumnias en su contra y por el uso del nombre de Ángeles Mariscal en correos que intentan desacreditar su trabajo como informadora. Asimismo, buscarán el apoyo del Programa de Agravios a Periodistas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, con el fin de que se dicten medidas cautelares para prevenir cualquier agresión motivada por los señalamientos en su contra.

Además del apoyo de varias organizaciones, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, a través de su Relatoría para la Libertad de Expresión y la Atención a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, manifestó su repudio por la campaña de difamación contra los informadores, cuya solvencia moral avaló, y consideró que "hechos como estos coadyuvan a inhibir el ejercicio periodístico, la libertad de expresión y el derecho a la información, además de que incrementan el riesgo para las personas que ejercen el periodismo en el estado de Chiapas y en todo el país".

Último tweet:

En #Nicaragua, el control que Ortega ejerce sobre los medios se reduce a pesar de que recrudece la represión… https://t.co/sepcWMKhlZ