REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Personas implicados en el asesinato de periodista mexicano obtienen amparos tras investigaciones deficientes

Fiscal General de Justicia de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, habla durante una conferencia de prensa sobre el caso del periodista Moisés Sánchez
Fiscal General de Justicia de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, habla durante una conferencia de prensa sobre el caso del periodista Moisés Sánchez

REUTERS/Oscar Martinez

Este artículo fue publicado originalmente en articulo19.org el 19 de noviembre de 2015.

El pasado 17 de noviembre, el ex alcalde de Medellín de Bravo, Veracruz, Omar Cruz Reyes, obtuvo un amparo por parte del Juez Quinto de Distrito en el Estado de Veracruz, contra la orden de aprehensión emitida por su presunta participación en la desaparición y posterior homicidio del periodista Moisés Sánchez Cerezo en enero de este año, consiguiendo con ello que no pueda ser privado de su libertad.

El ex alcalde no es el primero en beneficiarse por amparos otorgados en favor de presuntos responsables en el caso de Moisés Sánchez Cerezo, ya que el pasado 4 de noviembre, Martín López Meneses, quien fuera escolta del mismo ex alcalde y también Subdirector de la Policía Municipal de Medellín de Bravo – acusado de ordenar, a petición de Omar Cruz Reyes, la desaparición y homicidio del periodista – también obtuvo un amparo con el que recobró su libertad, al estar siendo procesado en prisión preventiva.

En ambos casos, la Fiscalía General del Estado de Veracruz, a través de su titular Luis Ángel Bravo Contreras, ha declarado que “es una oportunidad para el MP para fortalecer las pruebas existentes y aportar un mayor número de elementos” en el caso del amparo para López Meneses; así como “aportar mayores elementos de prueba para poder determinar si la orden de aprehensión es o no constitucionalmente válida”, respecto al amparo otorgado al ex alcalde Cruz Reyes.

Sin embargo, aunque la Fiscalía General de Veracruz pueda aportar o fortalecer dichos elementos de prueba en contra de los presuntos responsables del homicidio de Moisés Sánchez, lo cierto es que comprueban la debilidad con la que giraron la orden de aprehensión y pone en duda la existencia de tales elementos dentro del expediente para poder fortalecer la acusación en su contra. Por el contrario, los razonamientos centrales que han derivado en la obtención de amparos a favor de los implicados en el homicidio del periodista, precisamente apuntan a la falta de sustento probatorio, es decir, la deficiencia de la investigación realizada por la Fiscalía General de Veracruz.

En el caso del amparo otorgado al ex alcalde Omar Cruz Reyes, resulta mayormente preocupante, ya que según la teoría del caso de la Fiscalía éste es una parte central para el esclarecimiento y la verdad de los hechos ocurridos, pues es la única línea de investigación que apuntan hacia esta persona respecto a dar la orden de desaparecer a Moisés Sánchez, perfilándose como autor intelectual de los hechos; sin embargo, las autoridades ministeriales han desdeñado la línea relacionada con la libertad de expresión y el ejercicio periodístico que realizaba Moisés, sobre todo un periodismo crítico y de denuncia sobre las omisiones o deficiencias en la gestión de Omar Cruz Reyes en la alcaldía, principalmente en materia de seguridad pública.

En este sentido, ARTICLE 19 reitera que la deficiencia en dicha investigación por parte de la Fiscalía veracruzana, así como la persistente negativa de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) para ejercer su facultad de atracción, a la que constitucional y legalmente se encuentra obligada, respecto al caso de Moisés Sánchez, permite que los procesos contra los presuntos responsables, señalados por la única confesión aislada de Clemente Noé Hernández, carezcan de elementos probatorios para mantener las acusaciones.

Asimismo, la duplicidad de actuaciones en ambas Fiscalías ha prolongado y obstaculizado una investigación que debe ser objetiva, imparcial, independiente, eficaz y exhaustiva, para conocer la verdad de los hechos y someter a procesos penales a todos los actores involucrados en la desaparición y homicidio del periodista Moisés Sánchez. Prueba de ello es que hasta la fecha, 6 personas involucradas en los hechos continúan sin ser identificadas por las autoridades ministeriales, encontrándose prófugas de la justicia.

Sumando todo lo anterior, con investigaciones defectuosas, insuficientes, fragmentadas y hasta tendenciosas, como las que se realizan en ambas Fiscalías, da como resultado una ignominiosa y agraviante impunidad para el periodista Moisés Sánchez Cerezo y su familia, contraviniendo la exigencia de justicia y verdad para su caso.

Para ARTICLE 19, este tipo de omisiones e ineficiencias no abonan en lo absoluto y, por el contrario, se suman a la ya larga lista de arbitrariedades y violaciones sistemáticas a los derechos humanos que privan en México, así como al 98% de los casos que se encuentran impunes, tal como lo ha advertido tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como la Organización de Naciones Unidas, a través de su Alto Comisionado en Derechos Humanos (ACNUDH), en sus recientes visitas a México.

Asimismo, de acuerdo con el informe presentado por la CIDH, México es el país más peligroso para ejercer el periodismo en Latinoamérica, ya que 1 de cada 3 asesinatos en la región, documentados de 2010 a 2015, sucedieron en nuestro país. ARTICLE 19 ha documentado de enero a octubre de 2015 un total de 303 agresiones contra periodistas y medios de comunicación, siendo funcionarios públicos los principales agresores. Tan solo en 2015, hasta hoy han sido asesinados 8 periodistas, de los cuales tres ocurrieron en Veracruz, siendo el primero Moisés Sánchez Cerezo.

Por otra parte, la reciente decisión del Fiscal General de Veracruz, Luis Ángel Bravo, de nombrar al abogado Ricardo Javier Carrillo Almeida como Fiscal Especial para el caso de Moisés Sánchez, representa también un acto de simulación en el acceso a una justicia efectiva para el periodista y su familia, sin que represente una garantía para el esclarecimiento de los hechos, mientras no exista voluntad por parte de las autoridades ministeriales para realizar una investigación realmente efectiva.

En este sentido, ARTICLE 19 exige una vez más el replanteamiento de la investigación en el caso de Moisés Sánchez, exhortando a realizar una sola y no se encuentre dividida en las Fiscalías local y federal, como hasta hoy sucede. Por tanto, ARTICLE 19 conmina nuevamente a la FEADLE que ejerza su facultad de atracción, en cumplimiento a sus obligaciones constitucionales y legales. Finalmente, es urgente que se atiendan y refuercen las medidas de seguridad para la familia del periodista ante eventuales represalias con motivo de los últimos hechos, así como por su permanente exigencia de justicia y verdad.

Último tweet:

Russia: Violence in the Name of ‘Traditional Values’ https://t.co/AawBVylBFI @HumanityStrong @HRW_Brussels @sherwiebp @ICRtoP @GriffithsH_