REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Moisés Sánchez: Dos años de impunidad e investigación sin resultados

Jorge Sánchez, hijo del periodista asesinado Moises Sánchez, abraza a su madre María Ordóñez tras la presentación de un informe especial sobre las desapariciones de periodistas en México
Jorge Sánchez, hijo del periodista asesinado Moises Sánchez, abraza a su madre María Ordóñez tras la presentación de un informe especial sobre las desapariciones de periodistas en México

REUTERS/Ginnette Riquelme

Este artículo fue publicado originalmente en articulo19.org el 2 de enero de 2017.

Hoy se cumplen dos años de que José Moisés Sánchez Cerezo fuera sustraído de su domicilio en Medellín de Bravo, Veracruz, y posteriormente asesinado. Su caso se encuentra plagado de omisiones, irregularidades e ineficiencias por parte de las autoridades estatales y federales. Hasta este día no hay justicia, verdad y reparación del daño para el periodista y su familia.

Moisés Sánchez era dueño del periódico La Unión, cuando sus posibilidades económicas le permitían lo imprimía y repartía en el municipio. A la par, utilizaba una página de internet y las redes sociales para difundir su periodismo de denuncia social. Asuntos relacionados con el crimen organizado, la inseguridad, la corrupción de las autoridades locales y la falta o deficiencia de los servicios públicos eran lo que informaba a los habitantes de Medellín.

Veracruz: justicia mediática

Las investigaciones sobre su desaparición forzada y posterior asesinato no han sido en absoluto diligentes, exhaustivas ni eficaces. Tan sólo la investigación que comenzó la Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGE) se ha desarrollado con múltiples inconsistencias y tropiezos. Desde el principio se ha pretendido sustentarla con elementos probatorios totalmente endebles, basando su teoría del caso en la detención y confesión del único presunto autor material, Clemente Noé Rodríguez; quien refirió hechos que no le constan directamente, sino que obtuvo información a través de un tercero que no ha sido identificado y que involucra a autoridades municipales de Medellín.

Fue así que Martín López Meneses, subdirector de la Policía municipal, chofer y escolta del entonces alcalde de Medellín, Omar Cruz Reyes, obtuvo un amparo en mayo de 2015. El Juez Tercero de Distrito de Veracruz determinó que no existen pruebas suficientes en contra de López Meneses, esto derivado de la confesión aislada de Rodriguez, a partir de la cual fue señalado por la Fiscalía local como presunto responsable.

Igualmente, el ex alcalde Omar Cruz Reyes obtuvo un amparo en noviembre de 2015 contra la orden de aprehensión girada en su contra por su presunta participación en los mismos hechos contra el periodista. Después esta sentencia le fue revocada, manteniéndose vigente la orden de aprehensión, por lo que Cruz Reyes permanece en calidad de prófugo de la justicia.

Es importante recordar que, desde que se dio a conocer la desaparición forzada de Sánchez, el entonces gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa –hoy también prófugo de la justicia– demeritó la labor de Moisés Sánchez, alegando que no era periodista, sino que “era taxista”.

FEADLE: falta de dirección

A pesar de su obligación constitucional, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), de la Procuraduría General de la República (PGR), ha sido negligente en atraer e investigar el caso.

Formalmente, se solicitó a la FEADLE el 8 de enero de 2015 ejercer su facultad legal de atracción. Sin embargo, durante 20 meses se llevaran a cabo dos investigaciones paralelas, una en el fuero común y otra en el federal.

Fue hasta un año después que el Juzgado Quinto de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México otorgó un amparo a la familia del periodista –el cual se interpuso con acompañamiento de ARTICLE 19– para obligar a la FEADLE a cumplir con su mandato e indague los hechos en relación con su actividad periodística.

En el expediente ARTICLE 19 se encuentra constituido como coadyuvante del Ministerio Público, es por ello que ha constatado a nivel federal las siguientes problemáticas en la investigación:

1. Tanto la investigación de FEADLE y la previamente integrada por la Fiscalía de Veracruz no han logrado identificar al resto de los siete u ocho autores materiales del asesinato de Moisés

2. La línea de investigación que sigue la FEADLE y que, a su decir, “es la más fuerte”, consiste en la relacionada con delincuencia organizada. Si bien la Fiscalía refiere que la otra línea de investigación abierta es la relacionada con el ejercicio periodístico de Moisés Sánchez (no como móvil o motivación del crimen), a través de la consulta del expediente se observa en el cúmulo de actuaciones que se han realizado hasta diciembre de 2016, que la única línea de investigación de la FEADLE consiste en acreditar delincuencia organizada.En este sentido, la FEADLE sigue omitiendo las particularidades en su caso como su labor periodística, la información que cubría en, por los menos, los últimos meses previos a su desaparición y asesinato. En suma, de manera absurda considera que la intervención de grupos de la delincuencia organizada, en connivencia con autoridades locales, es excluyente de su ejercicio periodístico como mó

3. Otra de las cuestiones fundamentales que la FEADLE investiga de forma deficiente es el contexto de criminalidad que existe en Veracruz, y particularmente en el municipio de Medellín, a efecto de investigar la connivencia entre delincuencia o crimen organizado y autoridades.

4. La labor de investigación de la FEADLE también tiene serias deficiencias en cuanto a gran cantidad de números telefónicos de los que ha solicitado información sin un debido análisis técnico e interpretación de dicha información por parte de personal experto. De todos los números telefónicos que la FEADLE está solicitando, seguirá siendo insustancial la investigación, sin arrojar nada importante para el esclarecimiento de los hechos.

5. El desaseo y la ausencia de objetivos claro en la investigación se encuentran plenamente demostrados. La propia Visitaduría Ministerial de la Procuraduría General de la República, instancia encargada de supervisar y vigilar las investigaciones que lleva a cabo la misma PGR, elaboró una Evaluación Técnico Jurídica del expediente de averiguación previa que está integrando la FEADLE en el caso de Moisés Sánchez, la cual es de fecha 04 de marzo de 2016, y en la que concluyó que “Se recomienda a la visitada [FEADLE] para que en lo subsecuente, previo a la solicitud de algún tipo de información o investigación, valore y verifique que sean acordes y necesarias para la debida integración de la indagatoria…retomando la línea principal de investigación, evitando con ello el aumento considerable del volumen del expediente”.Es decir, la propia Visitaduría Ministerial instó a la FEADLE para que se concentre en realizar una investigación seria, llevando a cabo aquellas diligencias que tengan como objeto esclarecer los hechos ocurridos, así como sancionar a las personas responsables. No, como hasta la fecha ha ocurrido, una investigación carente de dirección y sustancia, con la cual sólo se pretendan cumplir formalismos jurídicos que únicamente engrosen y aumente el número de tomos en el expediente, sin llegar a la materialización de la justicia, verdad y reparación.

Los puntos anteriores reflejan de manera primordial y estructural la omisión y la ineficacia de las autoridades federales. Hasta diciembre de 2016, la investigación acumula un total de 18 tomos, miles de fojas y ningún resultado. Por lo anterior, es urgente que la FEADLE profundice la línea de investigación relacionada con el ejercicio periodístico de Moisés Sánchez.

Es importante referir que la Fiscalía General de Veracruz, a partir del amparo otorgado a la familia del periodista, no ha remitido hasta ahora a la FEADLE la totalidad de constancias que obran en el expediente de averiguación previa integrado en su jurisdicción, requerido desde octubre de 2016. Ello tiene como consecuencia la dilación de justicia en la investigación de los hechos. Asimismo, la FEADLE no ha sido diligente en solicitar dicho expediente, por lo menos, no obran formalmente requerimientos o recordatorios a la Fiscalía local.

A dos años de la desaparición forzada y el asesinato del periodista Moisés Sánchez, persiste la impunidad. No hay avances en la investigación, o identificación de otros responsables ni sanciones. ARTICLE 19 exige a la FEADLE que cumpla con su mandato constitucional y legal por el que fue creada, e investigue los hechos de manera seria, efectiva, diligente y exhaustiva, con el objeto de garantizar justicia, verdad y reparación para Moisés Sánchez y su familia, así como el derecho de la sociedad a conocer la verdad de lo sucedido. Para ello es urgente que se construya, previo acuerdo con las víctimas y sus representantes, un plan de investigación que brinde dirección a la indagatoria.

Último tweet:

New education law is an attack on #FoE, say 27 #FreeSpeech orgs https://t.co/TQIZsq8aGk @eucopresident @VeraJourova… https://t.co/PqaSLVd8c4