REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Las mujeres se enfrentan al costo humano de los levantamientos de la Primavera Árabe

REUTERS/Muhammad Hamed

La semana pasada los miembros de IFEX celebraron la liberación de dos mujeres periodistas en el Medio Oriente y África del Norte. La periodista de Al Yazira Dorothy Parvaz, quien fue detenida e incomunicada a su llegada a Siria el 29 de abril para cubrir las protestas contra el Gobierno, fue liberada tras ser deportada a Irán. Clare Morgana Gillis, una reportera estadounidense que cubría Libia para el sitio web de la revista "The Atlantic", fue liberada tras estar detenida más de un mes. Esta fue una pequeña victoria para la libre expresión. Pero además fue un ejemplo de los enormes riesgos que enfrentan las mujeres que han surgido en la primera línea de los levantamientos de la Primavera Árabe, dicen los miembros de IFEX. Las mujeres periodistas y activistas que no trabajan para los medios internacionales no han corrido con tanta suerte.

Al volver a casa, Parvaz dijo que había tenido una "aterradora experiencia" mientras estaba detenida en Siria. "Estuve tres días en el centro de detención sirio y lo que escuché fueron golpizas salvajes. No sé lo que habían hecho esos hombres", dijo a Al Yazira. "Me esposaron, vendaron y llevaron a un patio varias veces y me dejaron para que escuchara cómo golpeaban a esos hombres".

Según Human Rights Watch, Deraa ha sido sede del grueso de la violenta ofensiva de las autoridades sirias, pero las fuerzas también han llevado a cabo una campaña de arrestos en todo el país contra activistas, abogados y manifestantes, entre ellos muchas mujeres y niños. Las fuerzas de seguridad detuvieron a 11 mujeres por su participación en una protesta silenciosa en la que sólo participaron mujeres cerca del centro de Damasco el 30 de abril, informa Human Rights Watch. Un testigo dijo que las fuerzas de seguridad goleparon a las mujeres para dispersarlas.

Tal vez los riesgos para mujeres activistas no son más grandes en otro lugar que en Bahrein, donde por primera vez, una mujer fue sentenciada a cuatro años de cárcel por su papel en las manifestaciones. Fadhila Mubarak Ahmed fue condenada la semana pasada por ofender a un funcionario público, incitar al odio del sistema gobernante y participar en una manifestación ilegal, informa el Centro de Bahrein por los Derechos Humanos (BCHR).

La mujeres como Ahmed han estado en la primera línea desde los primeros días de las manifestaciones en febrero. Estuvieron en la primera oleada que llegó a la plaza de la Perla en Manama, "asumiendo papeles administrativos, rescatando [y tratando] a los lesionados por ... las fuerzas de seguridad de Bahrein, además de documentar las brutalidades cometidas contra los manifestantes", dijo el BCHR.

BCHR ha surgido con fuerza contra la represión y detención de las mujeres de Bahrein que, describe como la manera de las autoridades de obligar a las mujeres a renunciar a su papel en el movimiento de protesta. "Además es una manera de agregar presión a la oposición para que se retracte de sus legítimas demandas", agrega el BCHR.

Pero el BCHR dice que un número sin precedentes de mujeres ha sido detenida por fuerzas de seguridad, más de 100 desde la declaración de la ley marcial el 15 de marzo, y al menos un tercio de ellas siguen en custodia. Un buen número de ellas son doctoras, enfermeras y maestras. Incluso se ha detenido a jovencitas y se les ha dicho que identifiquen a disidentes en sus escuelas. Además, dice el BCHR, el número representa sólo aquellas que han decidido pasar al primer plano.

Las que emergen de detención hablan de maltrato y tortura. La poeta Ayat Qurmuzi fue torturada para que "confesara" frente a las cámaras actos que no había cometido Otras fueron obligadas a hacer "trabajo de mujeres", como limpiar los inodoros y el mobiliario en el centro de detención, informa el BCHR.

Aunque Zainab al-Khawaja escapó de la detención, fue arrastrada por las escaleras y amenazada de muerte cuando las fuerzas de seguridad llegaron a su casa y arrestaron a su padre, el ex presidente del BCHR Abdulhadi al-Khawaja, así como a su marido y su hermano. En los casos en los que las fuerzas de seguridad no pueden encontrar a quien buscan, los miembros de la familia, especialmente la esposa o madre, son amenazados o incluso torturados hasta que revelan el paradero de su esposo o hijo.

Mientras estaba en custodia, la propia al-Khawaja fue atacada sexualmente y se le dujo que sus hijas Zainab y Maryam, una activista del BCHR que recientemente había participado en una audiencia del Congreso estadounidense sobre Bahrein, serían violadas también, informa el BCHR.

Cientos de mujeres más han sido despedidas debido a sus puntos de vista políticos. "Esto pone a muchas mujeres en una crisis financiera, especialmente a aquellas cuyos maridos han sido arrestado, al hacerlas completamente responsables de la familia y los hijos", lamenta el BCHR.

El BCHR sostiene que los ataques sin precedentes contra las mujeres han hecho de Bahrein el peor país de la región en cuanto a arresto de mujeres que expresan puntos de vista políticos. Una mujer fue baleada y muerta por un francotirador durante las protestas, dice el BCHR.

Por desgracia, Bahrein es un país emblemático de lo que está pasando en toda la región. En un caso notorio en Libia, una mujer, Iman al-Obeidi, informó que fue violado por unos 15 milicianos del bando de Gaddafi. Ha habido numerosos informes de violación en Egipto en medio de la revolución en la plaza Tahrir; Lara Logan, una reportera sudafricana para la red estadounidense CBS, fue una de las pocas mujeres que hablaron en público sobre el ataque sexual que sufrieron.

Incluso en Egipto, tras el cambio de régimen, continúan los ataques. Nehad Abu-al-Qumsan, la presidenta del Centro Egipcio por los Derechos de la Mujer y la esposa de Hafez Abu Seada, quien encabeza la Egyptian Organization for Human Rights (Organización Egipcia por los Derechos Humanos, EOHR), recibió una carta que la amenazaba de muerte si continuaba con su campaña en favor de los derechos de la mujer, aparentemente escrita pos salafis islámicos, un grupo que cree en una versión estricta del sistema legal de la sharia. Las mujeres que protestaron el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo fueron amenazadas y se les dijo que se fueran a su casa a "lavar la ropa", informan blogueros egipcios.

En Arabia Saudita, que hasta el momento ha evitado las demostraciones masivas que han derrocado o amenazado a los gobernantes de países vecinos, las mujeres también han sido atacadas por atreverse a contravenir las reglas.
Estimulada por los levantamientos, Manal al-Sharif se subió a su auto y salió a la calle, en desacato a una prohibición a la mujeres al volante en el reino. Publicó un video en YouTube que la mostraba tras el volante y describiendo las molestias que causa a las mujeres el no poder conducir. Al-Sharif fue arrestada el 22 de mayo y acusada de ensuciar la reputación del reino en el extranjero y agitar la opinión pública, dice Human Rights Watch.

Según la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI), el blog de la bloguera y activista saudita Omaima Al Najjar fue bloqueado después de que apoyó a al-Sharif en línea.

Pero en lugar de ser amedrentadas por la represión de sus contrapartes en Bahrein y otros lugares, las mujeres sauditas enfrentan la lucha. Comenzaron una campaña "women2drive" campañas, buscando el derecho a conducir automóviles, y dicen que están planeando una marcha de protesta en automóvil simbólica el 17 de junio.

Las protestas de la Primavera Árabe "han enseñado a las mujeres sauditas a unirse a las filas y actuar en equipo", declaró a Bloomberg News Wajeeha al-Howeider, una activista saudita por los derechos de la mujer.

La "sincronización es perfecta", dijo Noura Abdullah, una mujer que fue arrestada por desafiar públicamente la prohibición de conducir en 1990. "Hay un ímpetu en Arabia Saudita ahora y eso tiene que ayudar".

Último tweet:

قالت "هيومن رايتس ووتش" إن قوى الأمن الداخلي اللبنانية أوقفت ناشطا حقوقيا بارزا في مجتمع الميم، وضغطت عليه لإلغاء… https://t.co/QpNf2RnXRj