REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Información de país

Cuando el 'Rey de la impunidad' reina: un perfil de país de la Gambia de Jammeh

El 1ro de diciembre de 2016, el presidente Yahya Jammeh concedió la derrota después de ser democráticamente depuesto en las elecciones nacionales de Gambia. Poco después, revirtió su decisión, alegando presuntas irregularidades en los resultados. Tras una intensa presión tanto interna como internacional que exhortó a Jammeh a aceptar los resultados -así como una intervención militar de los estados de la CEDEAO-, abandonó oficialmente el poder el 21 de enero de 2017 y huyó a Guinea Ecuatorial donde actualmente reside en el exilio.

 

AP Photo/Rebecca Blackwell, FILE

Mataré a cualquier persona que quiera desestabilizar este país. Si usted piensa que puede colaborar con los llamados defensores de los derechos humanos, y salirse con la suya, debe estar viviendo en un mundo ideal. Lo voy a matar, y nada saldrá de ello.
Presidente Yahya Jammeh
BBC, Septiembre 2009


Visión de conjunto

Gambia es el país más pequeño y más densamente poblado en el continente africano, y es un destino turístico muy popular. Sin embargo, hasta recientemente, bajo la idílica superficie había una trasfondo oscuro en el que los paramilitares atacaban a los que hablaban en contra del ex presidente Yahya Jammeh y en el que asesinaron, torturaron y desaparecieron a periodistas y activistas de la oposición. Las llamadas desde las comunidades locales e internacionales para acabar con la impunidad por estos abusos, se han enfrentado a la intransigencia del gobierno.

Capital:

Banjuli

Población:

1.991 m*i

PIB:

US$ 850.9 m*i


Gobierno:

El Partido Demócratico Unido del presidente electo Adama Barrow. Barrow derrotó a la Alianza para la Reorientación y Construcción Patriótica de Yahya Jammeh en una elección nacional el 2 de diciembre de 2016.


Miembro de IFEX trabajando en el país:

Asociación de Periodistas de África Occidental
Fundación Libertad de los Medios de África Occidental
| mfwa.org


Miembro de:

Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO), la Unión Africana, las Naciones Unidas


RANKING DE LIBERTAD DE PRENSA:

Índice Mundial de Reporteros Sin Fronteras de la Libertad de Prensa 2016: 145 en 178


Un régimen de amenazas, detenciones, torturas, desapariciones y muertes

En 1994 un grupo de oficiales, conducido por el entonces joven teniente Yahya Jammeh, tomó el poder en un golpe no-violento. Ha ocupado el poder desde entonces a pesar de cuatro intentos de golpe. En noviembre de 2011 fue elegido por un cuarto mandato en medio de informes de una intimidación generalizada. Las manifestaciones pidiendo reformas electorales en la carrera hacia las elecciones presidenciales de 2016 se han topado con una dura respuesta. En abril de 2016, varios miembros del partido de la oposición fueron detenidos durante una protesta pacífica. Dos de ellos murieron en la cárcel; Solo Sandeng poco después de su detención en abril, y Ebrima Solo Kurumah en agosto de 2016. Esto llevó al Alto Comisionado de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos a pedir una investigación completa sobre sus muertes.

'El gobierno de Gambia no tolera el disenso y comete graves violaciones de los derechos humanos', dijo la Fundación de Medios de África Occidental en julio de 2016, señalando la cifra constante de detenciones, desapariciones, torturas y muertes bajo custodia de periodistas y figuras de la oposición durante el gobierno de más de dos décadas de Jammeh. Muchos de estos crímenes han sido atribuidos a un grupo paramilitar conocido como el "Jungulers ', una unidad de élite que recibe órdenes directamente del Presidente, como se describe en un informe global del 2015 realizado por Human Rights Watch.

La situación para las personas LGBTI en Gambia también es crítica. Son objetos de incitación al odio, incluso por parte del propio expresidente Jammeh, quien en mayo 2015 anunció públicamente que iba a "degollar" las personas homosexuales en Gambia. La pena por homosexualidad, un delito que conlleva una sentencia de 14 años, se incrementó a cadena perpetua por "homosexualidad agravada" en noviembre de 2014. En pocas semanas, las fuerzas del Estado habían detenido a ocho personas, que fueron mantenidas en lugares secretos y que fueron presuntamente torturadas. Muchos más fueron hostigados y amenazados.

Esta foto del 23 de octubre de 2013 muestra a Alhaji, un refugiado, en Dakar, Senegal. Alhaji huyó de su hogar en Gambia en 2012 después de haber sido golpeado, juzgado y perseguido por ser gay.
Esta foto del 23 de octubre de 2013 muestra a Alhaji, un refugiado, en Dakar, Senegal. Alhaji huyó de su hogar en Gambia en 2012 después de haber sido golpeado, juzgado y perseguido por ser gay.

AP photo/Jane Hahn


Los periodistas y los medios de comunicación son blancos sistemáticos

Artículo 19 resumió la situación de la libertad de expresión en Gambia en junio de 2015, diciendo que “los ataques sistemáticos contra defensores de los derechos humanos, la sociedad civil y periodistas por la agencia de inteligencia nacional, incluidas las ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias y torturas...sustentan un clima de miedo”. Hubieron periodistas asesinados y detenidos, y más de 100 se han exiliado.

Entre los casos de gran notoriedad, encontramos:

Deyda Hydara, editor de The Point, asesinado a tiros en 2004, presuntamente por Jungulers.
Musa Saidykhan, editor del periódico The Independent, detenido en 2006 durante 22 días durante los cuales sufrió serias torturas.
• 'Jefe' Ebrima Manneh, desapareció después de haber sido detenido por agentes de la NIA en 2006. Se desconoce su paradero.
Alagie Abdoulie Ceesay un periodista de radio, detenido en 2015 y juzgado por sedición. Según los informes, fue severamente torturado.

El artículo 25 de la Constitución de Gambia garantiza la libertad de expresión, pero en la práctica este derecho es en gran manera burlado. La sedición, difamación y difusión de información falsa constituyen todos delitos y en los últimos años el clima hacia los medios de comunicación se ha vuelto cada vez más duro. La Ley de Información y Comunicaciones fue revisada en 2013 para introducir una pena de 15 años de prisión por el uso de Internet para difundir dicha información. El mismo año, el Código Penal fue revisado para aumentar las sanciones por dar "información falsa a los funcionarios públicos" de seis meses a cinco años de prisión. Además, la Ley de Periódico exige importantes pagos financieros para obtener el registro de medios por un lado, y fuertes sanciones por no registrarse por otro lado, afectando gravemente la diversidad de medios. El acoso de la prensa y la interferencia del gobierno ha llevado a muchos periodistas a trabajar desde el extranjero, entregando noticias a través de la web. A su vez las prohibiciones gubernamentales y el bloqueo del acceso a sitios extranjeros, deja a los gambianos un acceso extremadamente limitado a fuentes de noticias.


Las llamadas internacionales para acabar con la impunidad de los perpetradores son ignoradas

No se conoce ningún funcionario que haya sido procesado por violaciones de los derechos humanos. Los planes para crear una Comisión Nacional de Derechos Humanos aún están pendientes. Las intervenciones de organismos internacionales se han ignorado sistemáticamente.

Entre las mismas se encuentran fallos de la Comunidad Económica de los Estados Económicos (CEDEAO), de la que Gambia es miembro. En 2011 se determinó que el gobierno de Gambia no había investigado la muerte del periodista Deyda Hydara adecuadamente, ordenando $ 50.000 en reparaciones a la familia de Hydara, así como el pago de sus costos legales. En 2010, se exigió que el periodista Musa Saidykhan recibiera $ 200,000 por las torturas que sufrió. También se estableció que la familia del periodista desaparecido Ebrima Manneh recibiera una compensación de $ US100,000.

Del mismo modo, las resoluciones de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos se han ignorado y Gambia no ha presentado informes sobre la aplicación de la carta de la Comisión desde hace más de 20 años, a pesar de que sus oficinas centrales se basan en la capital de Gambia, Banjul.

Las Naciones Unidas también ha sido ignorada en repetidas ocasiones. Las apelaciones del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, y del Alto Comisionado para los Derechos Humanos para que se investiguen las muertes bajo custodia fueron respondidas con el pedido de "desistir de interferir en los asuntos internos del país". En noviembre de 2014, una visita a Gambia por parte de los relatores especiales de la ONU sobre la tortura y las ejecuciones extrajudiciales se vio obstaculizada por “serios desafíos en materia de acceso sin restricciones y una atmósfera en la que dominaba la aprehensión y hasta el temor de muchos de los que se involucraron con nosotros”.

El clima de la libertad de expresión en Gambia es tóxico, y las perspectivas del fin de la impunidad para aquellos que llevan a cabo los abusos es sombrío. Sin embargo, hay defensores de los derechos humanos en Gambia y afuera que se niegan a ser intimidados al silencio y que, con el apoyo internacional, están trabajando para cambiar esta situación.

Más recursos e información

Musa Saidykhan y Ebrima Manneh: Justicia subvertida por el Estado

África IFEX 17 October 2016

En 2006, los periodistas de Gambia Musa Saidykhan y Ebrima Manneh fueron detenidos por separado por agentes del Estado en Banjul, Gambia. Saidykhan fue sometido a una tortura brutal, mientras que Manneh desapareció sin casi dejar rastro. El Tribunal de Justicia de la Comunidad CEDEAO ha emitido sentencias contra Gambia en ambos casos, identificando al Estado como culpable de violar criminalmente sus derechos y dictaminando el pago de una indemnización. Hasta la fecha, Gambia aún no ha cumplido con ninguno de los dos fallos.

Estado de miedo: detenciones arbitrarias, torturas y homicidios

África Human Rights Watch 15 September 2015

Este informe proporciona una visión general de la situación de los derechos humanos en el país desde que el presidente Jammeh llegó al poder en 1994. En el mismo, se documentan violaciones de los derechos humanos por las fuerzas de seguridad del Estado y paramilitares progubernamentales, incluyendo los arrestos y detenciones arbitrarios, la tortura y otros malos tratos, la desaparición forzada, el homicidio ilegal, y el papel de presidente Jammeh en la facilitación de estos abusos.



 
Involúcrese ahora

Último tweet:

1 yr into reinvestigation of killing of #Pakistan journalist #ShanDahar, case still cold #NoImpunityhttps://t.co/YuUFkW4Kow