REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodistas bajo amenazas de bombas suicidas, secuestros y censura

Los periodistas pakistaníes siguen siendo presionados hasta el límite, por ataques suicidas, secuestros y asesinatos, así como funcionarios gubernamentales que hacen ataques directos contra periodistas críticos, informa la Pakistan Press Foundation (Fundación Paquistana de Prensa, PPF). El acceso a la información además fue socavado con órdenes estatales para detener informes de la BBC en idioma urdu.

En una acción conjunta encabezada por Reporteros sin Fronteras (RSF), 26 miembros de IFEX y el Sindicato Federal de Periodistas de Pakistán (PFUJ) pidieron a los líderes de los talibán, movimientos jihadistas y Al-Qaeda detener los bombardeos suicidas que atacan a reuniones públicas, que causan muertes de civiles y trabajadores de los medios inocentes.

Los periodistas pakistaníes cubren los eventos de primera mano, pero eso no significa que "apoyen a cualquier político o figura pública en particular", dice la acción conjunta. Los bombardeos hicieron de Pakistán uno de los países más peligrosos del mundo para la prensa.

Además, los periodistas y sus familias no están del todo seguros en sus propias casas. Azaz Syed estaba en su trabajo cuando unos pistoleros acribillaron a balazos la puerta de su casa el 7 de mayo, dice la PPF. Syed, un reportero de investigación para el canal de televisión privada en idioma inglés Dawn News, ha estado trabajando en noticias que implican a las fuerzas armadas, organismos de inteligencia y organizaciones militantes, así como partidos políticos y personalidades influyentes en Pakistán. Éste es el segundo ataque en su casa.

Mientras tanto, el 27 de abril, la Autoridad Reguladora de Medios Electrónicos de Pakistán (PEMRA) ordenó a 24 estaciones de radio de FM que dejaran de difundir los boletines de noticias de la BBC en urdu porque supuestamente las estaciones infringían las condiciones de sus licencias, informa la PPF. La BBC dice que cree que las estaciones terminaron todo el papeleo requerido para que la PEMRA levante la prohibición.

En un episodio mortal independiente que ocurrió en Waziristán del Norte, los militantes ejecutaron a un ex funcionario de inteligencia pakistaní que fue secuestrado junto con el documentalista Asad Qureshi, informan el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ) y el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI). El cuerpo del funcionario fue encontrado el 30 de abril, tras desaparecer con el cineasta y otro funcionario el 26 de marzo. Qureshi, un ciudadano británico de origen pakistaní, se dirigía a entrevistar a líderes talibán.

Más recientemente, el 9 de mayo se reportó la desaparición del periodista de 30 años Ghulam Rasool Birhamani; su cuerpo fue encontrado el día siguiente con señales de tortura y lesiones fatales en la cabeza, informa la PPF. Birhamani era reportero del diario "Sindhu Hyderabad" y recientemente había recibido amenazas de la tribu lashari por informar del matrimonio de una menor de edad de la tribu.

Último tweet:

This Pakistani newspaper reporter dared to violate the code of silence surrounding drug trafficking and he was kill… https://t.co/MusMF9XwLq