REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Gobernador baleado por oponerse a ley sobre blasfemia

Salman Taseer, el gobernador de Punjab, fue muerto a tiros en la capital pakistaní de Islamabad el 4 de enero por uno de sus propios guardaespaldas que se oponía a la reforma de la ley de blasfemia de Pakistán, informan Freedom House (Casa de la Libertad) y la Federación Internacional de Periodistas (FIP).

Según el "Guardian", Malik Mumtaz Hussain Qadri gritó "Allahu Akbar" (Alá es grande) mientras vaciaba dos cargadores de balas en Taseer. Las fotos tomadas después de los disparos mostraban un hombre de aspecto tranquilo y de barba rizada que era llevado a otro lugar. En algunas imágenes sonreía.

Qadri, quién se rindió inmediatamente, dijo que mató a Taseer debido a su ardiente apoyo a las reformas a la draconiana ley de blasfemia de Pakistán. Taseer había pedido recientemente al presidente Zardari que indultara a Asia Bibi, una cristiana sentenciada a muerte hace poco tras ser acusada de injuriar al profeta Mahoma, dicen Freedom House (Casa de la Libertad) y la FIP.

"Las leyes de blasfemia y discurso del odio son descritas con frecuencia por sus partidarios como una solución al conflicto religioso. El asesinato de hoy es otro ejemplo de cómo esas leyes se usan más bien para justificar la violencia, hasta el asesinato", dijo Freedom House (Casa de la Libertad), que está pidiendo que Pakistán derogue inmediatamente la ley de blasfemia.

La ley se usa con frecuencia para legitimizar las ofensivas contra grupos minoritarios, disidentes y otros puntos de vista divergentes con el pretexto de mantener la "armonía social", dice Freedom House.

Según el "Guardian", un grupo prominente de supuestos académicos islámicos moderados, el grupo Jammat-e-Ahl-e-Sunnat, dijo que no se deberían pronunciar oraciones fúnebres y que cualquiera que expresara dolor por Taseer podría sufrir el mismo destino.

Un proyecto de ley para eliminar la pena de muerte de la ley de blasfemia actual en la cámara baja de Pakistán hizo que miles de personas salieran a protestar a finales de diciembre, declara Freedom House. Pakistán es uno de los pocos países del mundo en los que la ley de blasfemia especifica la pena de muerte.

El "Guardian" dice que el asesinato de Taseer deja en riesgo a Bibi, quién espera en prisión el resultado de una apelación ante el tribunal. Los organizadores de la campaña de derechos humanos dijeron que temían que pudiera ser asesinada por los fanáticos en la cárcel o de camino al tribunal, como ha ocurrido en otros casos de blasfemia.

Según el "Guardian", Taseer usó Twitter para expresar puntos de vista que otros políticos de tendencia de izquierda estaban renuentes a expresar en público. El 31 de diciembre escribió "Estaba bajo enorme presión para retroceder ante la presión de la derecha en la blasfemia. Me negué. Aunque sea el último hombre que se resista".

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

Secuestran y golpean a periodistas en #Perú. Una situación que empieza irse de las manos en el país andino.… https://t.co/W9cucvHG6M