REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Investigación no puede encontrar culpables de asesinato de periodista

Saleem Shahzad
Saleem Shahzad

Una investigación oficial del asesinato del periodista Saleem Shahzad, quien informó que los militantes islamistas habían infiltrado al ejército, no pudo encontrar a sus asesinos, informa el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ).

Shahzad desapareció en mayo pasado después de salir de su casa en Islamabad para participar en un programa de entrevistas de televisión, dos días después de escribir un artículo sobre los vínculos entre la armada y Al-Qaeda.

Una comisión gubernamental establecida para investigar el asesinato, que estaba integrada por jueces de alto nivel, jefes de policía provincial y un representante de los periodistas, "no pudo identificar a los culpables del incidente", dijo su informe final publicado la semana pasada. El informe dijo que la comisión se había reunido 23 veces, entrevistado a 41 testigos, y examinado un enorme volumen de documentos pertinentes.

El informe recomendó que el directorado de Inteligencia Interservicios (el principal órgano de espionaje de Pakistán) fuera llamado a cuentas y que sus interacciones con los medios fueran racionalizadas institucionalmente con cuidado y documentadas en forma periódica". El informe también aconsejó al Gobierno ofrecer una compensación sustancial a la familia de Shahzad.

Shahzad, quien trabajaba para una agencia de noticias italiana y el sitio web en línea "Asia Times" dijo a Human Rights Watch que había sido amenazado por agentes de inteligencia. El directorado de Inteligencia Interservicios negó que estuviera implicado en el asesinato como acusaciones "sin bases" .

"Este último ejercicio de justicia que recibió mucha promoción parece ser un reciclado de la impunidad casi perfecta que rodea el asesinato de periodistas en Pakistán", dijo el CPJ.

Como el CPJ ha señalado antes, incluso con investigaciones de alto perfil, el patrón ha sido que no surten efecto para llevar a los asesinos de periodistas ante la justicia, sin importar si el ejército y los organismos de seguridad del país están implicados o no.

El CPJ señala la investigación en 2006 de la muerte del reportero independiente Hayatullah Khan, quien contrarió al ejército al dar a conocer pruebas fotográficas de que EE. UU. había llevado a cabo un ataque con misiles en territorio pakistaní, a pesar de las afirmaciones de Pakistán en sentido opuesto. Seis años después, los llamados de la familia de Hayatullah para dar a conocer los resultados de la investigación especial no han obtenido respuesta.

La única vez que ha habido una investigación, arrestos, un proceso y sentencia de una persona acusada de matar a un periodista en Pakistán fue en el caso de la decapitación en 2002 del reportero estadounidense del "Wall Street Journal" Daniel Pearl.

La matanza de periodistas en Pakistán continúa. Apenas esta semana, Mukarram Khan Atif, un corresponsal para la estación Deewa Radio con sede en Washington y reportero para la estación de TV Dunya News, fue muerto a tiros en una mezquita cerca de Peshawar el 17 de enero, informan el CPJ, la Pakistan Press Foundation (Fundación Paquistana de Prensa, PPF), la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y Reporteros sin Fronteras (RSF).

La proscrita organización militante Tehreek-e-Taliban asumió la responsabilidad, y dijo que Atif se había negado a dar cobertura de radio a los talibanes. La organización también afirmó que otros periodistas estaban en su lista de blancos, informa RSF.

Último tweet:

Joint statement from 10 international NGOs calling for judicial harassment of Singaporean activist Jolovan Wham to… https://t.co/O1G6tdxoDw