REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Información de país

Atrapado entre el Estado y los extremistas: perfil de país de Pakistán

 
Periodistas paquistaníes gritan consignas para condenar el asesinato de periodistas, el miércoles 9 de septiembre de 2015 en Peshawar, Pakistán.
Periodistas paquistaníes gritan consignas para condenar el asesinato de periodistas, el miércoles 9 de septiembre de 2015 en Peshawar, Pakistán.

AP Photo/Mohammad Sajjad

Uno nunca sabe si son los Talibanes que se la tienen jurada o si son las agencias... y, a veces no se sabe por qué unos están operando a instancias de otros.
Najam Sethi, periodista paquistaní
CPJ Raíces de la impunidad


Visión de conjunto

Atacados por agentes del Estado y los militares, por un lado, y los grupos militantes y extremistas por el otro, la situación de los defensores de los derechos humanos en Pakistán es una de las más peligrosas en el mundo. Un gobierno civil débil le ha entregado mucho poder a los militares, que están absueltos de escrutinio. Las investigaciones sobre asesinatos y desapariciones no han llevado a ninguna parte. Bajo este clima, reina la impunidad.

Capital:

Islamabad

Población:

188.9 mi

PIB:

US$ 270.0 bi


Gobierno:

Presidente Mamnoon Hussain, quien asumió el cargo en 2013, tiene en gran medida un rol ceremonial. El primer ministro Nawaz Sharif está cumpliendo su tercer mandato como primer ministro luego de ser elegido nuevamente en las últimas elecciones de mayo 2013, cuando su partido la Liga Musulmana ganó las elecciones parlamentarias con un 32,7% del voto popular. La elección fue en gran medida justa, aunque con algunos incidentes violentos atribuidos a extremistas.


Miembro de:

La Commonwealth, la Organización de la Conferencia Islámica, la Asociación del Asia Meridional para la Cooperación Regional, las Naciones Unidas


Miembros de IFEX que trabajan en el país:

Pakistan Press Foundation | pakistanpressfoundation.org
Bytes for All | bytesforall.pk
Digital Rights Foundation | digitalrightsfoundation.pk


Índice Mundial de la Libertad de Prensa

Reporteros Sin Fronteras 2016 147 de 179 países


Una panoplia de abuso - homicidios, secuestros, vigilancia en línea y leyes de blasfemia

Pakistán se enfrenta a problemas de seguridad importantes, junto con los conflictos persistentes en sus zonas fronterizas, con frecuentes ataques violentos contra civiles por parte de grupos extremistas. El ataque de diciembre de 2014 sobre una escuela en Peshawar, donde 149 personas murieron, la mayoría de ellos niños, dio lugar a una cesión por parte del gobierno de importantes facultades constitucionales y de toma de decisiones a los militares bajo un plan de acción nacional para acabar con el terrorismo, específicamente en las áreas de seguridad nacional y derechos humanos. En 2015 solamente, más de 9.400 personas habían sido detenidas por delitos de terrorismo, entre ellos periodistas. Los atentados suicidas y otros ataques mortales por parte de miembros de los talibanes, Al Qaeda y grupos afiliados afectaron casi la totalidad de Pakistán.

La panoplia de abusos sufridos por los medios de comunicación en Pakistán es detallada por la Pakistan Press Foundation en su informe sobre la libertad de prensa en el año 2015. Durante el año, dos empleados de los medios fueron asesinados en dos casos separados. Los talibanes se adjudicaron una de las muertes. En noviembre y diciembre de ese mismo año, granadas de mano, explosivos y disparos hirieron a seis trabajadores de los medios en una serie de ataques contra oficinas de televisión y periódicos que fueron atribuidos a grupos extremistas. Los secuestros son un peligro particular que afecta a los periodistas en zonas de conflicto y tribales. Se cree que se reportan un número inferior al real ya que las familias temen que la publicidad podría empeorar la situación. Otras injusticias en contra de los medios de comunicación ese año incluyeron cargos dudosos en virtud de las leyes antiterroristas contra 11 periodistas, posiblemente en represalia por sus informes sobre una figura controvertida de la oposición, y el duro trato policial de reporteros que cubren protestas y reuniones políticas.

De acuerdo con Front Line Defenders, Pakistán es también un ambiente muy peligroso para los defensores y activistas de derechos humanos que trabajan en todas las áreas de protección de los derechos. Se informó que en nueve meses entre enero y septiembre de 2016, dos fueron asesinados: un defensor de los derechos de las personas transgénero y un periodista que hacía campaña para las minorías religiosas. Se reportaron ataques, desapariciones, amenazas y acoso contra otros activistas transgénero, personas que trabajan por los derechos laborales, religiosos y de las minorías, y defensores que se centran en el tema de la violencia contra las mujeres. Parecen haber pocas áreas, si es que hay alguna, en las que los defensores de derechos humanos pueden trabajar sin miedo.

Para añadir a la presión, en el mes de agosto de 2016 se aprobó la controvertida Ley de Prevención de Delitos Electrónicos que criminaliza un amplio espectro de expresión, instituyendo duras sentencias de prisión y profundizando la vigilancia. Una de las cláusulas que preocupa implica hasta tres años de cárcel por publicar información "que pueda dañar o intimidar la reputación o la vida privada" de una persona, limitando severamente la investigación sobre presuntos abusos de los agentes del gobierno. La organización de derechos digitales de Pakistán, Bytes For All, afirma que la Ley está abierta al mal uso por “motivos políticos / ideológicos”, dándole un control absoluto sobre el flujo de información a las autoridades. La aprobación de la legislación se llevó a cabo sin transparencia y poco o ningún escrutinio público o enlace con la sociedad civil o el sector privado.

Pakistán también tiene duras leyes contra la blasfemia que puedan llevar a la pena de muerte. En 2013, se registraron 34 nuevos cargos de blasfemia, 17 personas se encuentran en espera de ejecución y otras 20 están cumpliendo cadena perpetua. Al mes de diciembre de 2015, el informe de la Red Digital de Derechos de Pakistán señala que la ley aplica tanto al medio escrito como a "representaciones visibles, imputaciones o insinuaciones” y se extiende a la actividad en línea, "dándole mucho poder a los oyentes o terceras partes no relacionadas para que aleguen blasfemia". El informe también indica que la legislación más dura sobre blasfemia introducida en 1987 condujo a un aumento de la violencia de vigilantes en particular contra las minorías religiosas, y que el gobierno mostró poco interés en tratarla.

Se muestra un afiche de una película en lengua pashto mientras los policías cuidan la entrada de un cine en el sitio de un ataque con granadas en Peshawar, 11 de febrero de 2014.
Se muestra un afiche de una película en lengua pashto mientras los policías cuidan la entrada de un cine en el sitio de un ataque con granadas en Peshawar, 11 de febrero de 2014.

REUTERS / Khuram Parvez.


Impunidad - un catálogo de ofuscación e inacción

En 2013, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) publicó su informe, Raíces de la impunidad, e indicó que Pakistán era la cuarta nación más mortal en el mundo para la prensa, con al menos 23 homicidios selectivos de periodistas desde el año 2003. Muchos más fueron víctimas de atentados suicidas y otros conflictos violentos relacionados. Desde la publicación del informe, el CPJ ha registrado siete muertes más, cinco de ellas fueron objetivos precisos.

Las condenas por el asesinato de trabajadores de los medios y defensores de derechos humanos son raras. Las familias y las personas solidarias con los que fueron asesinados y desaparecidos viven bajo un manto de impunidad en su intento de que se haga justicia. Esta es una pequeña muestra de casos que languidecen en impunidad:

• El abogado y coordinador regional de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán, Rashid Rehman fue asesinado a tiros en su oficina en mayo de 2014. Había estado defendiendo un profesor universitario acusado de blasfemia.

Shan Dahar, jefe de la oficina de Televisión Abb Takk, murió tras recibir un disparo en enero de 2014. Sus presuntos asesinos están siendo juzgados en ausencia luego de haber abandonado el país. Se les acusa de disparo accidental a pesar de la evidencia de que estaba dirigido.

• En agosto de 2015, la periodista Zeenat Shahzadi fue secuestrada en Lahore. Había estado investigando otro secuestro. Es la primera mujer periodista en ser víctima de desaparición forzada y se encuentra entre 86 desapariciones registradas por la Comisión no-gubernamental de Derechos Humanos de Pakistán (que no debe confundirse con la Comisión Nacional de Derechos Humanos). Un año después de su secuestro, ninguna investigación oficial había sido iniciada.


Mecanismos de derechos humanos ‘no tienen dientes’

El establecimiento de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Pakistán en 2015 fue bien recibido por los grupos de derechos locales, pero su competencia es muy limitada, lo que lleva a la Comisión Internacional de Juristas a describirla como "sin dientes al nacer". La Comisión no puede investigar “el acto o la práctica de los organismos de inteligencia”, y cuando se trata de abusos de las fuerzas armadas, sólo puede solicitar un informe por parte del gobierno y hacer recomendaciones. La creación de este mecanismo ha sido acompañada por una reducción del espacio para la investigación de la sociedad civil. En octubre de 2015, se pusieron en marcha nuevas reglas para las ONGs internacionales que operan en Pakistán. Las mismas requieren que las ONGs se registren y obtengan autorización previa para realizar cualquier actividad en el país. El registro puede ser cancelado por "participación en cualquier actividad incompatible con los intereses nacionales de Pakistán, o contrario a la política del Gobierno”.

Pakistán es uno de los países seleccionados para el Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad. Mientras que el plan ha ayudado a crear un diálogo entre las partes interesadas de los medios y el gobierno y a avanzar en una nueva legislación para la protección de los periodistas, la debilidad institucional y los problemas de capacidad han frenado la aplicación y han impedido una mejora significativa en los niveles de seguridad y procesamientos.

Pakistán ha firmado o ratificado la mayor parte de las convenciones de las Naciones Unidas para la protección de los derechos humanos, aunque predeciblemente, no así la Convención sobre la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas. Aunque es signatario de la Convención contra la tortura, no ha firmado su protocolo facultativo que permitiría que la ONU realizara visitas a centros de detención. Frontline Defenders también informa que no han sido respondidas las solicitudes del Relator Especial de la ONU sobre los defensores de derechos humanos para visitar el país en 2003, 2007, 2008 y 2010.

Existe una necesidad urgente de mecanismos eficaces para hacer posible la investigación completa y abierta de los abusos de derechos humanos por parte de las agencias gubernamentales y militares, y de procedimientos judiciales sólidos para asegurar la aprehensión y condena de los que matan a sus oponentes. Sin estas medidas, los agentes del Estado, las milicias y los extremistas continuarán amenazando, atacando e incluso asesinando con impunidad.

Más recursos e información

Shan Dahar: La lucha de una familia por justicia

Asia y el Pacífico Pakistan Press Foundation 17 June 2016

El 1 de enero de 2014, unos hombres armados le dispararon al periodista paquistaní Shan Dahar. Luego, fue llevado a un hospital local donde permaneció sin vigilancia hasta que sucumbió por sus heridas. Más de dos años después, ninguno de los autores ha sido llevado ante la justicia.



 
Involúcrese ahora

Último tweet:

UN experts on enforced disappearance urge #Gambia to address past abuses to avoid repeat https://t.co/25slfRmuOK #NoImpunity #EbrimaManneh