REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Censura de programas de Radio Nacional en Paraguay

(RSF/IFEX) - el 19 de septiembre de 2012 - El 17 de septiembre de 2012 a Carlos Goncalves, director del programa “Redpública” de Radio Nacional, le confirmaron que su contrato finalizaría el próximo 30 de septiembre. Según información recibida por Reporteros sin Fronteras, otros dos programas de la estación podrían sufrir las consecuencias de la purga general que se vive en los medios de comunicación públicos. La situación se ha agravado aún más debido a amenazas y agresiones de allegados del presidente, Federico Franco, contra dos periodistas.

“No se cumplió la palabra que se había dado. Así lo demostraron los despidos de periodistas y empleados de TV Pública y lo confirma ahora lo sucedido en Radio Nacional. Seis días después del golpe parlamentario que derrocó al presidente Fernando Lugo, Judith María Vera fue nombrada a la cabeza de la estación pública para, en principio, garantizar la independencia y continuidad de actividades de la redacción. El despido de Carlos Goncalves contradice esa intención. La toma de control total de los medios de comunicación públicos se encuentra en marcha y la hostilidad del gobierno de Franco se extiende ahora a los periodistas del sector privado. Dado el caso, apoyaremos junto con el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), las acciones legales que se emprendan como respuesta a estas agresiones. Estos incidentes, sumados a la censura, hacen presagiar una grave degradación del pluralismo conforme se aproximan las elecciones generales del 21 de abril de 2013”, declaró Reporteros sin Fronteras.

Antes de que a Carlos Goncalves le anunciaran que estaba despedido, la Secretaría de Información y Comunicación para el Desarrollo (Sicom) le había informado que haría una “evaluación especial” a “Redpública”, programa que se transmite a las 12:00 horas de lunes a viernes. El periodista, conocido por su oposición al golpe parlamentario del 22 de junio, rápidamente se dio cuenta de que ningún otro programa estaba en ese momento sometido a tal evaluación.

No obstante, según algunas fuentes, otros dos programas son objeto de una medida que podría significar su próximo fin: “Ape ha Pepe” (“aquí y allá” en guaraní), en el que participan paraguayos que viven en el extranjero y que ha sufrido cortes regulares desde el 22 de junio, y “Sununu Guyryry”, dedicado al análisis político y a la crítica de los medios de comunicación, que dio la palabra a los allegados de las víctimas de la masacre de Curuguaty, el 15 de junio pasado.

Pérdida de nervios

La degradación del clima político y sus consecuencias en la libertad de informar también se han hecho presentes con las recientes amenazas y agresiones padecidas por Nilza Ferreira y Ana Antúnez, periodistas del diario La Nación. El senador liberal Julio César Franco, hermano del jefe de Estado, amenazó a la primera con “hacerle una querella” si publicaba algo sobre el caso de un supuesto empleo ficticio. La periodista preguntaba al senador por qué una empleada doméstica a su servicio y el de su familia aparecía en la nómina del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), donde no ocupa ningún puesto.

Finalmente, el artículo de Nilza Ferreira fue publicado el 16 de septiembre. Al día siguiente, durante una conferencia de prensa, cuando Ana Antúnez le preguntó a Federico Franco por la actitud que había tenido su hermano con su colega, la periodista fue agredida por guardias de la escolta presidencial.