REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Amenazas de muerte y montaje contra periodista seguían su investigación de narcotraficante Fernando Zevallos

(RSF/IFEX) - RSF hace un llamamiento a las autoridades gubernamentales, y en particular al Ministro del Interior, para que extremen la vigilancia tras las recientes amenazas de muerte dirigidas a Miguel Ramírez, del diario "El Comercio", de Lima. Aparte de las advertencias telefónicas, el 22 de febrero de 2008 el periodista fue acusado de "extorsión" por Luís Dávila, denunciado y encarcelado por tráfico de droga y acusado de estar a sueldo del jefe de cartel Fernando Zevallos.

"Miguel Ramírez lleva más de diez años investigando las actividades de Fernando Zevallos. El hecho de que ahora se encuentre en la cárcel no impide que sus redes sigan funcionando. Atreverse a atacar el tema del narcotráfico resulta peligroso para los periodistas. La situación de Miguel Ramírez, y con él la de la redacción de 'El Comercio', exige la mayor vigilancia de parte de las autoridades gubernamentales competentes. Esperamos que la justicia aclare rápidamente esas acusaciones de 'extorsión', claramente esgrimidas para desacreditar al periodista", ha declarado RSF.

"Después de tiempo he vuelto a sentir que me están vigilando otra vez", dijo Ramírez a RSF el 27 de febrero, refiriéndose a los narcotraficantes. Cinco días antes, el periodista recibió dos llamadas telefónicas en la sede del periódico, advirtiéndole que "el próximo descuartizado será el perro Ramírez". El periodista estableció inmediatamente una relación entre las amenazas de muerte y el descubrimiento, dos semanas antes, de dos cadáveres desmembrados. Una de las víctimas era primo de un testigo de cargo - por otra parte encarcelado - contra Zevallos, ex propietario de la compañía de aviación Aerocontinente y sospechoso de ser el más poderoso de los jefes de carteles de droga en el país.

En la mañana del 22 de febrero Ramírez se encontraba en Huamanga, en la región de Ayacucho (Sudoeste), donde tenía que entrevistar en la cárcel a Dávila, un hombre acusado de trabajar por cuenta de Zevallos. Dávila, que había prometido a Ramírez declarar en contra del jefe del cartel, se retractó finalmente cuando llegó el periodista y, delante de dos agentes penitenciarios, le acusó de intentar extorsionarle dinero. Llamado al lugar, el fiscal Oscar Núñez manifestó que no había nada que apoyara esa acusación. "Era una celada tendida por el narcotráfico, no tengo ninguna duda que se trata de una celada", ha confiado Ramírez a RSF.

Desde 1995 el periodista investiga el caso Zevallos. En 2004 ya recibió amenazas de muerte, y denuncias por "extorsión". En 2007, la Corte Suprema de Perú confirmó la condena de Zevallos a 20 años de cárcel, por "tráfico de drogas" y "lavado de dinero".

Último tweet:

IFEX is hiring! We’re looking for a talented individual for the position of Projects Specialist to join our Secreta… https://t.co/ApSFuRfaT3