REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Maria Kozlovskaya

María Kozlovskaya es una abogada rusa que lidera la defensa de los activistas LGBT que se encuentran en juicio en virtud de las leyes que prohíben la "propaganda homosexual", y que lucha contra la discriminación diaria, el acoso y la violencia contra ellos.

Maria Kozlovskaya/Twitter/@fattali

En un comunicado publicado por la Red Rusa LGBT en relación con el impacto de la legislación que prohíbe la "propaganda homosexual", María Kozlovskaya afirmó:

Esas leyes que prohíben la propaganda homosexual, aprobadas en 10 Estados federados de Rusia, y el proyecto de ley federal similar, son todos parte de la... criminalización del trabajo de los activistas de derechos humanos.

María Kozlovskaya es una abogada rusa que lidera la defensa de los activistas LGBT que se encuentran en juicio en virtud de las leyes que prohíben la "propaganda homosexual", y que lucha contra la discriminación diaria, el acoso y la violencia contra ellos.

El prejuicio contra las personas LGBT en Rusia es un fenómeno generalizado: la homofobia es amparada por el Estado en los medios de comunicación, y la violencia recorre las calles. Esta situación se agrava cuando, en 2013, se aprueba una ley que penaliza las publicaciones dirigidas a los jóvenes que puedan interpretarse como "propaganda de relaciones no tradicionales" - lo que se puede interpretar de manera amplia para referirse a las relaciones lesbianas, gays y bisexuales. Algunas organizaciones como Human Rights Watch señalan que no sólo se trata de una ley discriminatoria, sino que también "... legitima la violencia contra la comunidad LGBT y trata de borrar las personas LGBT de la vida pública del país." Human Rights Watch añadió que en los 12 meses luego de ser promulgada, la ley se había aplicado sólo en cuatro casos. A pesar de que "cuatro ya son demasiados", Human Rights Watch interpretó esto como una indicación de que no existía el "problema" generalizado de la propaganda LGBT amenazando a los jóvenes, hecho al que la ley debía hacer frente, sino más bien que la ley se preocupa poco por los niños, y es una herramienta para la discriminación.

Uno de estos cuatro casos fue en contra de uno de los clientes de Kozlovskaya, Yelena Klimova de la red social Deti-404 (Niños 404), un proyecto que se creó en marzo de 2013 cuando la "ley anti propaganda homosexual" se estaba debatiendo en un clima peligroso y hostil para las personas LGBT. Deti-404 proporciona un espacio seguro vital donde los adolescentes pueden discutir sus problemas y encontrar apoyo. Por ello, Deti-404 ha sido llevado a juicio en varias ocasiones bajo la nueva ley por promover "relaciones sexuales no tradicionales". En 2014, un caso judicial dio lugar a una absolución, pero otro en enero de 2015 terminó con una multa de 50.000 rublos (US$ 880) como resultado de una denuncia presentada por un miembro de la Joven Guardia - el ala juvenil del partido gobernante Rusia Unida, una multa que posteriormente fue anulada en apelación. En abril de 2015, tras otra denuncia, de nuevo de la Joven Guardia, un tribunal de San Petersburgo falló en contra de Deti-404 y sugirió que el Estado considerara bloquear la página web, una amenaza que no parece haber sido llevado a cabo, pero que sigue pesando sobre el grupo. Klimova fue multada una vez más en julio de 2015. Y así, el acoso continúa.

Además de actuar como defensora de Deti-404, Kozlovskaya ha dedicado su carrera a la defensa de las víctimas LGBT de crímenes de odio. Es gerente de proyecto y abogada senior de la Red Rusa LGBT, un grupo paraguas que documenta la violencia homofóbica y la discriminación, ofrece apoyo psicológico y legal, lleva a cabo campañas de sensibilización, y ha presionado a nivel internacional incluyendo en las Naciones Unidas.

En enero de 2016, las cosas amenazaban con empeorar cuando otra propuesta de ley anti-homosexual, esta vez dirigida a las "relaciones sexuales no tradicionales, que se manifiestan en una demonstración de pervertidas preferencias sexuales personales en lugares públicos" fue puesta a consideración del Parlamento ruso. El proyecto de ley habría establecido multas y detención de hasta 15 días por la exhibición pública de la identidad LGBT. Los activistas se sintieron aliviados cuando se rechazó la propuesta de ley. Sin embargo, con la ley de 2013 contra la "propaganda" homosexual aún en vigor, y la constante llegada de comentarios homofóbicos por parte de funcionarios del gobierno además de un clima que fomenta la violencia y el acoso contra las personas LGBT, es claro que no les faltará trabajo a Kozlovskaya, Klimova y otros defensores de derechos LGBT en un futuro previsible.

Última actualización: 28 enero 2016

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

Ugandan editors charged over presidential age limit stories https://t.co/yHM9DRXeGm @ug_lawsociety @OxfaminUganda… https://t.co/xfQlgn7You