REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Anna Politkovskaya: Un legado de doble filo

Una de las periodistas de investigación más famosas de Rusia, Anna Politkovskaya, desafió las palizas, las balas y el veneno en su búsqueda de la verdad.

En esta foto de archivo sin fecha, se muestra a la periodista rusa Anna Politkovskaya en el trabajo, Novaya Gazeta/Epsilon/Getty Images

"Si quieres seguir trabajando como periodista, es un servilismo total hacia Putin. De lo contrario, puede ser la muerte, la bala, el veneno o el juicio; lo que sea que nuestros servicios especiales o los perros guardianes de Putin crean conveniente".


Anna Politkovskaya en un artículo de Guardian en 2004

Valiente, independiente y ferozmente crítica del régimen de Vladimir Putin, Anna Politkovskaya fue una de las periodistas de investigación más conocidas de Rusia. Asesinada en 2006, su legado es de doble filo: los periodistas jóvenes la consideran un modelo de lo que pueden aspirar a ser; los criminales usan su nombre como una especie de abreviatura amenazante cuando quieren silenciar a los reporteros inquisitivos.

Hija de diplomáticos soviéticos, Politkovskaya comenzó su carrera en el periodismo poco después de graduarse de la universidad. De 1982 a 1993, fue reportera y editora de Izvestia; de 1994 a 1999, fue asistente del editor jefe de Obshchaya Gazeta; y de 1999 a 2006, escribió para Novaya Gazeta. Además del periodismo, Politkovskaya publicó varios libros, incluyendo La Rusia de Putin, una furiosa denuncia de la corrupción oficial y los abusos de los derechos que eran (y son) tan abundantes en su tierra natal. Fue elogiada internacionalmente y recibió numerosos premios, incluido el Premio Global de Amnistía Internacional para el Periodismo de Derechos Humanos en 2001, el Premio Índice sobre Censura para la Defensa de la Libertad de Expresión y el Premio Libertad para Escribir del Centro Americano de PEN en 2002, y (póstumamente) el Premio Mundial de Libertad de Prensa UNESCO/Guillermo Cano en 2007.

Politkovskaya se hizo conocida por su trabajo que expone los abusos contra los derechos humanos cometidos por rusos y separatistas chechenos durante la segunda guerra chechena (1999-2009). Esto le ganó la enemistad de los protagonistas en ambos lados del conflicto, incluidos Vladimir Putin y su matón aliado Checheno, Ramzan Kadyrov (entonces el primer ministro de Chechenia, ahora su presidente). A menudo hablaba con dureza sobre estos hombres y su corrupción personal, y una vez describió a Kadyrov como "un títere ... un cobarde armado hasta los dientes y rodeado de guardias de seguridad".

Politkovskaya también emitió advertencias frecuentes sobre la amenaza que representaba el creciente poder de Putin para la libertad de expresión. Una semana después del desastroso manejo por parte del régimen de la crisis de rehenes de Beslan en 2004 (que vio morir a más de 187 niños mientras las fuerzas de seguridad usaban armas del campo de batalla contra separatistas chechenos escondidos dentro de una escuela), escribió sobre apagones de información y periodistas repitiendo la línea del gobierno sobre el asedio:

"Estamos volviendo a precipitarnos a un abismo soviético, a un vacío de información que nos sentencia a muerte por nuestra propia ignorancia. Todo lo que nos queda es Internet, donde la información todavía está disponible gratuitamente. Por lo demás, si quieres continuar trabajando como periodista, es un servilismo total hacia Putin. De lo contrario, puede ser la muerte, la bala, el veneno o el juicio; lo que sea que nuestros servicios especiales o los perros guardianes de Putin crean conveniente".

Politkovskaya no era ajena a las amenazas, la violencia, las balas o el veneno. En 2001, mientras investigaba las denuncias de que las fuerzas pro-rusas habían secuestrado y torturado a civiles en la pequeña aldea chechena de Khattuni, fue detenida por tropas rusas, interrogada, golpeada y mantenida en un pozo durante tres días; también la obligaron a someterse a una ejecución simulada que describe en su libro, Un pequeño rincón del infierno: Despachos de Chechenia:

"Un teniente coronel de rostro moreno y ojos oscuros y saltones dijo en un tono formal: 'Vámonos. Voy a dispararte'. Me sacó de la carpa en completa oscuridad. Las noches aquí son impenetrables. Después de caminar un rato, dijo: "Lista o no, aquí voy". Algo estalló con un fuego pulsante a mi alrededor, chasqueando, rugiendo y gruñendo. El teniente coronel estaba muy feliz cuando me agaché asustada. Resulta que me había guiado justo debajo del lanzador de cohetes 'Grad' en el momento en que se disparó".

El 5 de octubre de 2006, Politkovskaya habló de manera melancólica a Radio Free Europe Radio Liberty (RFERL) sobre los continuos abusos contra los derechos humanos en Chechenia, y particularmente el aumento de torturas y desapariciones bajo Kadyrov (a quien llamó "el Stalin de nuestros tiempos"). Durante la entrevista, que casualmente tuvo lugar el día del 30º cumpleaños de Kadyrov, Politkovskaya le dijo a RFERL: "Solo tengo un sueño para el cumpleaños de Kadyrov: sueño de verlo algún día sentado en el banquillo de los acusados en un juicio que cumpla con los estándares legales más estrictos, dónde todos sus delitos sean enumerados e investigados".

Esa fue la última entrevista que dio. Dos días después, el 7 de octubre de 2006, encontraron a Politkovskaya muerta en el vestíbulo del bloque de apartamentos de Moscú donde vivía. Había recibido cuatro disparos a quemarropa en lo que claramente era un asesinato por encargo; tenía 48 años.

El asesinato de Politkovskaya fue condenado por organizaciones de libertad de prensa y gobiernos de todo el mundo; hubo manifestaciones en las calles de Moscú pidiendo justicia. Todo esto fue ignorado por las autoridades rusas, que no hicieron ningún comentario sobre el asesinato hasta que Putin viajó a Alemania el 10 de octubre, el día del funeral de Politkovskaya. Cuando se le preguntó en una conferencia de prensa sobre la muerte de la periodista, su respuesta fue desagradable y breve. Politkovskaya, dijo, era una "crítica aguda" cuya "influencia sobre la vida política en Rusia era extremadamente insignificante".

La justicia para Anna Politkovskaya tardó mucho tiempo en llegar; y cuando llegó, no fue del todo satisfactoria. Después de juicios, absoluciones y nuevos juicios, seis hombres fueron finalmente condenados por el asesinato de la periodista: uno fue sentenciado a 11 años en una colonia penal en 2012; a los cinco restantes se les impusieron sentencias de cadena perpetua en 2014. Los que ordenaron el homicidio aún no han sido identificados.

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

Con la ley también se puede cercenar la libertad. En #México presentaron en el Senado iniciativa que criminaliza la… https://t.co/jZOXCb4Mvj