REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodista británico condenado por criticar pena de muerte

El escritor británico Alan Shadrake frente a la Suprema Corte de Singapur en esta imagen sin fechar
El escritor británico Alan Shadrake frente a la Suprema Corte de Singapur en esta imagen sin fechar

La pena de muerte sigue siendo legítima en Singapur, pero aparentemente hablar sobre ella no lo es. El periodista británico Alan Shadrake, quien criticó el uso que hace Singapur de la pena capital en su nuevo libro, fue condenado por desacato a la autoridad, informan Reporteros sin Fronteras (RSF) y reportes noticiosos. Será sentenciado el 9 de noviembre y es probable que se le imponga tiempo de cárcel. Firme una petición para pedir al Gobierno que retire los cargos y permita a Shadrake salir del país.

En su juicio, que se abrió el 18 de octubre, Shadrake fue acusado de hacer comentarios "en contra de la independencia e integridad del poder judicial de Singapur" en su libro "Once a Jolly Hangman: Singapore Justice in the Dock".

El libro cuestiona el uso de la pena capital por parte de Singapur y afirma que acusados con buenas conexiones, especialmente en casos relacionados con drogas, con frecuencia son tratados de forma relativamente leve mientras los pobres y la gente con menos conexiones son sentenciados a muerte. Así un acaudalado traficante de drogas tunecino sale libre mientras los jóvenes portadores de droga de diversos países se enfrentan a la pena de muerte.

Además examina la independencia del sistema judicial, y destaca las críticas al sistema de justicia de Singapur por parte de Amnistía Internacional y la International Bar Association.

El desacato a un tribunal en Singapur se puede castigar con multa, encarcelamiento, o ambos. Shadrake podría además enfrentarse a cargos separados de difamación penal, que podrían comportar una sentencia de dos años de cárcel.

Según la "Press Gazette" del Reino Unido, el juez dijo en su decisión que Shadrake había usado un "contexto selectivo de verdades y medias verdades, y a veces simple y llanas falsedades" en el libro.

El tribunal no tenía interés en silenciar el debate sobre la pena de muerte y estaba obligado constitucionalmente a proteger el derecho de cada ciudadano a participar en ese debate, dijo el juez. Pero la ley intervendría cuando "ese debate se sale de los límites de la crítica justa", continuó.

Hema Subramanian, un abogado de la Fiscalía General, dijo la semana pasada que el libro de Shadrake contenía "ataques sin base y no provocados [...] que atacaban directamente el poder judicial de Singapur".

El abogado de Shadrake, el reconocido abogado de derechos humanos M Ravi, argumentó que el libro era un "examen serio y compasivo de la pena de muerte en Singapur".

RSF está instando al poder judicial de Singapur a aceptar la inocencia de Shadrake y permitirle salir del país. "El libro no contiene comentarios difamatorios, ni ataques personales ni ataques verbales dirigidos a socavar la operación del sistema de justicia.

"Dado que es simplemente un análisis crítico de la situación y sus métodos a consecuencia de una investigación rigurosa y bien documentado, esta obra no puede constituir un desacato a tribunal", dijo RSF.

Singapur dio una opción a Shadrake: ofrecer una disculpa y el cargo se retirará. Pero Shadrake se niega a ser silenciado. En una carta abierta distribuida ampliamente en línea, escribió: "Estoy siendo perseguido y enfrentándome a la cárcel por denunciar los escándalos de los procesos en Singapur; escándalos de los que la dictadura de este PAP [importante partido político] no desea que se enteren los ciudadanos decentes de Singapur".

Además de las inquietudes jurídicas, Shadrake, de 75 años, ha tenido graves problemas de salud junto con la tensión financiera de su prolongada permanencia en Singapur, dice RSF.

RSF inició una petición internacional al primer ministro Lee Hsien Loong, que pide que se retiren los cargos contra Shadrake.

Fírme la petición aquí
ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

In #Bahrain, you can face upto 15 yrs for condemning war in #Yemen on #Twitter. This is what human rights defender… https://t.co/krMG0uZtPy