REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Ley marcial podría llevar a abusos contra libre expresión, dice NUSOJ

El parlamento de Somalia votó a favor de declarar tres meses de ley marcial, lo que podría llevar a más restricciones a la libre expresión, advierte el Sindicato Nacional de Periodistas Somalíes (NUSOJ).

El 19 de agosto, el Parlamento Federal de Transición de Somalia votó abrumadoramente a favor de imponer la ley marcial para restaurar el orden en el país asolado por el conflicto, dicen la NUSOJ y la Red de Medios Shabelle en Mogadishu.

La declaración permitirá al presidente Sheikh Sharif Sheikh Ahmed emitir decretos sobre asuntos de seguridad nacional.

Pero a la NUSOJ le preocupa que los abusos contra la libre expresión a manos del Gobierno federal de transición (TFG) pudieran aumentar, como lo hicieron cuando se impuso la ley marcial en el año 2007. Entonces, las reglas incluían una prohibición a la "difusión de propaganda", entrevistar a oponentes del Gobierno o informar sobre temas de seguridad nacional, y celebrar manifestaciones no autorizadas.

"Fuimos testigos de varios abusos, como detención de periodistas, tortura de reporteros, arrestos arbitrarios, cierre y censura de empresas de medios, cometidos por fuerzas y funcionarios del TFG cuando se impuso la ley marcial en 2007," dijo el Secretario General del NUSOJ Omar Faruk Osman.

El conflicto en marcha ha hecho de Somalia el país más peligroso para los periodistas en África, y uno de los más peligrosos del mundo. La periodista independiente canadiense Amanda Lindhout y el fotógrafo australiano Nigel Brennan han estado en cautiverio durante un año en un lugar no revelado en Somalia desde que un grupo armado los secuestró en agosto pasado.

Según un informe de la ONU dado a conocer esta semana, la violencia persistente y una sequía prolongada han hundido a Somalia en su peor crisis humanitaria desde que estalló la guerra civil hace casi dos décadas, con un estimado de 3.76 millones de personas que necesitan asistencia humanitaria.

Una arremetida antigubernamental por parte de militantes islamistas este año agravó la crisis humanitaria; cientos de civiles fueron muertos y decenas de miles fueron desplazados. El aumento en los combates, muchos de ellos en el sur y el oriente de Somalia (zonas inaccesibles para los trabajadores de asistencia) está también registrando los más grandes problemas de acceso a alimentación y malnutrición, dice el informe de la ONU.

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

The @PeriodistasPy asks @Twitter to collaborate in finding the resposible of the threats to their secretary General… https://t.co/iFAkNzW2GO