REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Segundo periodista asesinado en 2010; censura y encarcelamiento en Puntlandia

Las autoridades en Puntlandia, una zona semiautónoma de Somalia, prohibieron a los periodistas entrevistar a rebeldes que están luchando por tener un Gobierno regional. Un periodista que difundió una entrevista con un jefe rebelde islamista fue castigado con una sentencia de cárcel de seis años, informan el Sindicato Nacional de Periodistas Somalíes (NUSOJ), Reporteros sin Fronteras (RSF) y el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI). En la capital, Mogadishu, continúan los enfrentamientos entre el Gobierno Federal de Transición y el grupo islamista Al-Shabaab, que segaron la vida de otro periodista, informan el NUSOJ y el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ).

Los combates entre insurgentes y tropas de la Unión Africana se han vuelto más intensos en Mogadishu en los últimos días. El prominente periodista radiofónico Barkhad Awale Adan, de 60 años, estaba de turno en la estación de radio Hurma en Mogadishu, el 24 de agosto, cuando fue muerto durante un intercambio de disparos entre Al-Shabaab y fuerzas gubernamentales.

Adan, que había sido periodista durante 30 años, pasó los últimos cuatro años como director de esta estación de radio comunitaria, ubicada en una zona controlada por el Gobierno. Es el segundo periodista muerto en su trabajo en Somalia este año.

El mismo día, al menos 33 personas murieron cuando dos bombarderos suicidas detonaron explosivos en un hotel cerca del palacio presidencial.

El 23 de agosto, Al-Shabaab tomó el control de Radio Sagrado Corán (IQK), de propiedad privada, en el norte de Mogadishu, informa el NUSOJ, que teme que la estación se use ahora para difundir mensajes de odio. "Al-Shabaab está privando permanentemente al pueblo somalí de información independiente e imparcial al tomar por la fuerza el control de empresas de medios de propiedad privada".

En Puntlandia, el ministro de Información celebró una conferencia de prensa el 15 de agosto y ordenó que los medios no entrevistaran a rebeldes en las aldeas de las montañas a lo largo de la costa noreste. Los rebeldes han estado combatiendo a las fuerzas de Puntlandia en el distrito de Galgala.

El ministro afirmó que los rebeldes tienen vínculos con terroristas internacionales y amenazó con un "severo castigo" a cualquier periodista o empresa de medios que no obedeciera su orden.

Antes de anunciar este nuevo decreto, Abdifatah Jama Mire, director de radio Medios Horseed FM, fue arrestado el 13 de agosto tras entrevistar a un líder militante, el jeque Mohamed Said Atom. Otros siete periodistas fueron arrestados y liberados.

Mire fue acusado de "difundir puntos de vista de gente que está combatiendo al Gobierno" y encontrado culpable de violar la ley antiterrorismo de Puntlandia el 14 de agosto. Se impidió a los medios la entrada al juicio, que duró unos cuantos minutos y no se permitió a Mire tener un abogado.

"Sin duda es un juicio politizado y reprobable que busca enviar un mensaje contundente de los prejuicios que las autoridades de Puntlandia tienen hacia el periodismo independiente y la diversidad de opinión", dijo el NUSOJ.

La represión de medios funciona también de otras maneras. El 10 de agosto, el periodista Nuh Muse Birjeb fue suspendido de su trabajo por el ministerio de Información de Puntlandia. Birjeb trabaja con el servicio somalí de la Voz de las Américas (VOA) y además es corresponsal para Universal TV en las regiones de Puntlandia. Otro corresponsal del servicio somalí de la VOA, Mohamed Yasin Isak, también estaba bajo amenaza de Puntlandia; huyó hacia Kenia tras escapar de varios ataques.

ADDITIONAL INFORMATION


Último tweet:

Pakistani journo Muhammad Yasir fled his homeland after a grenade attack on his office. He travelled across Europe… https://t.co/V3GgySIao8