REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Legislación socava libre expresión

Los profesionales de los medios en Sudáfrica dicen que un posible proyecto de ley es en realidad una forma de censura, que impide a los periodistas hacer su trabajo, informa el Media Institute of Southern África (Instituto de los Medios de Comunicación del África Austral, MISA). Mientras tanto, el Freedom of Expression Institute (Instituto de la Libertad de Expresión, FXI) está preocupado por otro proyecto de ley que ya fue ratificado y convertido en ley que introdujo un sistema de censura previa a la publicación.

La definición del Proyecto de Ley de Protección de Acoso es suficientemente amplia para restringir la cobertura de los medios, dice el MISA, lo que impide a los periodistas practicar investigaciones a fondo. El proyecto de ley busca proteger a las víctimas de acecho que no están cubiertas por la Ley de Violencia Doméstica, informa el MISA. Pero el South African Editors' Forum (Foro de Editores de África del Sur, SANEF), informó a MISA que el proyecto de ley necesita citar "la libertad de los medios como un derecho que se debe respetar específicamente". De otro modo, debido a la falta de comprensión de cómo funcionan los medios, se podría imponer a los periodistas cargos penales y demandas por daños y perjuicios, informa el MISA.

Además, el FXI está alarmado por la firma de la Ley Enmendada de Películas y Publicaciones de 2009. Esta ley obliga a cualquier editor (bajo amenaza de una sentencia de cárcel de cinco años, una multa o ambos) que no sea un periódico legítimo "que desee distribuir, difundir o exhibir cualquier película o juego, a enviar esa publicación, película o juego a la Junta de Películas y Publicaciones (FPB) para su aprobación previa a la publicación, distribución, difusión o exhibición".

Esto restringe la libertad de expresión, dice el FXI. La Junta de Películas y Publicaciones puede prohibir cualquier material que piense que contiene "pornografía infantil, propaganda para la guerra, incitación a la violencia inminente, la promoción del odio basada en cualquier característica de grupo identificable y que constituya una incitación para causar daño; la conducta sexual explícita que muestre falta de respeto al derecho a la dignidad humana de cualquier persona", entre muchas otras estipulaciones.

El FXI comenta que una división del estado no tiene el derecho a dictar a la sociedad lo que tiene permitido leer, ver, oír o hacer. Este requisito legal está controlando el libre flujo de información.

Además, la Ley Enmendada exige que cualquiera que sepa, sospeche o tenga razón para sospechar que se ha cometido o se está cometiendo un delito según las disposiciones de la ley debe entregar los detalles a la policía; de otro modo esa persona será culpable de un delito, informa el FXI.

Esta cláusula socava la libertad de prensa pues los periodistas serán obligados por la ley a revelar sus fuentes de información relacionadas con la perpetración de un delito, lo que daña la capacidad de los medios de reunir noticias, dice el FXI.

Último tweet:

20M: que nadie sepa lo que pasó. El informe de @espaciopublico sobre las polémicas elecciones en #Venezuelahttps://t.co/0Cl3jjFQsy