REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Lasantha Wickrematunge

Lasantha Wickrematunge, un importante periodista que hizo frente a la corrupción en los más altos niveles del liderazgo de Sri Lanka, sabía que su vida estaba en peligro. Poco antes de su asesinato en enero de 2009, escribió un extraordinario editorial en el que predijo su muerte.

Amigos encienden velas al lado del retrato de Lasantha Wickrematunge, en Colombo, el 8 de enero de 2013. AP Photo/Gemunu Amarasinghe

En un artículo extraordinario publicado tres días después de que fuera asesinado a tiros en Colombo, Lasantha Wickrematunge escribió:

Los medios de comunicación libres sirven como un espejo en el que el público puede verse sin rímel y gel para peinar. ... A veces la imagen que se ve en ese espejo no es agradable. Sin embargo, aunque quizás usted se queje en la intimidad de su sillón, los periodistas que sujetan el espejo por usted lo hacen públicamente y corriendo un gran riesgo. Ese es nuestro llamado, y nosotros no lo eludimos.

Lasantha Wickrematunge, un importante periodista que hizo frente a la corrupción en los más altos niveles del liderazgo de Sri Lanka, sabía que su vida estaba en peligro. Poco antes de su asesinato en enero de 2009, escribió un extraordinario editorial en el que predijo su muerte. El previó cómo habría impunidad para sus asesinos y que, al conocer su asesinato, el gobierno haría "todo el ruido santurrón habitual", pero "no tendrá más remedio que proteger a mis asesinos".

El 8 de enero de 2009, Wickrematunge fue asesinado a tiros en su coche cuando iba a trabajar. Sus asesinos, hombres en motocicletas, se escaparon.

Wickrematunge fue el fundador y editor del Sunday Leader. Era abiertamente crítico del gobierno de Sri Lanka, al que acusaba de corrupción y de haber utilizado la guerra de larga data contra los Tigres Tamiles (LTTE) para mantenerse en el poder. Era igualmente crítico con el LTTE. Como dijo el mismo Wickrematunge: "El Sunday Leader ha sido un periódico controvertido porque decimos lo que vemos, sea un ladrón o un asesino, lo llamamos por su nombre. No nos ocultamos detrás de eufemismos".

La libertad de prensa en Sri Lanka está gravemente restringida: los periodistas se enfrentan a demandas por difamación, intimidación, prohibiciones y campañas de difamación. Desde 1999, 19 periodistas han sido asesinados, y nadie ha sido llevado ante la justicia por sus crímenes. Wickrematunge estaba a la vanguardia de la campaña para defender la libertad de expresión, siempre pronto para hablar a pesar del peligro.

Las amenazas de muerte se convirtieron en la norma para Wickrematunge. Hubo amenazas telefónicas, ejemplares del periódico salpicado con pintura roja, incluso dejaron una corona funeraria en la entrada de su oficina. En 1994, poco después de la fundación del Sunday Leader, él y su esposa Raine fueron agredidos por atacantes con palos atravesados con clavos. En otra ocasión, la casa de la familia fue rociada con disparos de armas de fuego. Temiendo por su familia, Raine finalmente exilió con sus hijos en Australia.

Wickrematunge fue un abogado dedicado a la política antes de dedicarse al periodismo. Se había presentado a las elecciones como Miembro del Parlamento y sirvió durante un tiempo como secretario privado de la ex primera ministra Sirimavo Bandaranaike. Fue amigo del ahora ex presidente Mahinda Rajapaksa, describiendo en su último editorial cómo hablaba de política e intercambiaba bromas con él. Sin embargo, esto no impidió su crítica al presidente por no estar dispuesto o no hacer frente a los graves problemas en su país. Rajapaksa se refería a Wickrematunge como un "periodista terrorista" en las entrevistas en los meses antes del asesinato. En el momento de su muerte, Wickrematunge se vio envuelto en una disputa legal con el hermano del presidente, el entonces ministro de Defensa Gotabaya Rajapaksa, a quien el periodista había acusado de corrupción en relación a la compra de equipamiento militar de segunda mano.

Seis años después del asesinato, no había resultado evidente para la investigación prometida, por lo que hubo acusaciones de impunidad para los asesinos, e incluso de complicidad por parte del gobierno en su muerte. Luego, en enero de 2015, Mahinda Rajapaksa fue derrotado en las elecciones presidenciales. En cuestión de días, el nuevo gobierno anunció que iba a reabrirse la investigación sobre el asesinato de Wickrematunge, tras una denuncia pública por un ex ministro del gabinete de que Gotabaya Rajapaksa había ordenado el asesinato, junto con otros tres – dos parlamentarios Tamil y un ministro del gobierno. El anuncio oficial del gobierno afirmó que las investigaciones sobre los homicidios de Wickrematunge y otras tres personas, todos políticos, han estado "estancadas o abandonadas sin conclusión creíble", aumentando las esperanzas de que finalmente habrá un fin a la impunidad de los asesinos.

A Wickrematunge se le concedió póstumamente varios honores, entre ellos el Premio Mundial de Libertad de Prensa UNESCO de 2009 y, en 2010, el Premio Héroe Mundial de la Prensa del Instituto Internacional de la Prensa.

Última actualización: 6 febrero 2016

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

Hoy en #Colombia se reconocen a los periodistas como @jbedoyalima que le dicen no a la #impunidad @ipysvenezuelahttps://t.co/sWUSOfK4De