REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Después de la división, el Gobierno está silenciando voces

Una joven presentadora radiofónica transmite en vivo en una estación de radio local en Turalei, Sudán del Sur. Algunos periodistas dicen que el paisaje de medios tiene un aspecto
Una joven presentadora radiofónica transmite en vivo en una estación de radio local en Turalei, Sudán del Sur. Algunos periodistas dicen que el paisaje de medios tiene un aspecto "perturbadoramente familiar"

Siegfried Modola/IRIN

Apenas unas cuantas horas después de la independencia de Sudán del Sur, el popular diario en árabe "Ajras Al-Hurriya" y cinco periódicos en inglés fueron suspendidos; un inquietante inicio para la relación entre el norte y el sur, informan la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI) e Índice de la Censura.

El Consejo Nacional de Prensa y Publicación de Sudán dijo que los periódicos fueron cerrados debido a que los propietarios y redactores eran de Sudán del Sur y, según la Ley de Prensa del país, deben tener nacionalidad sudanesa, informa la ANHRI.

Los otros periódicos suspendidos son "Khartoum Monitor", "Juba Post", "Sudan Tribune", "The Advocate" y "The Democrat".

Según el corresponsal de Índice Abdelgadir Mohammed Abdelgadir, casi todos los periódicos en Sudán del Sur son propiedad de extranjeros y operados por extranjeros, algunos en asociación con personas del sur. Pero, señaló, a pesar de la propiedad, "todos los periódicos proscritos criticaron al Gobierno e informaron de corrupción e infracciones a los derechos humanos".

"Arjas Al-Hurriya" informó en particular de infracciones y crímenes de guerra cometidos por las Fuerzas del Ejército Sudanés (SAF) y Los Servicios Nacionales de Inteligencia y Seguridad (NISS) en Kordufan del sur y las montañas Nuba el mes pasado, dijo. El periódico fue sacado de circulación cinco veces en junio, de un total de nueve veces desde el comienzo de este año.

"Con esta nueva estrategia de represión, el Gobierno de Sudán está trabajando para silenciar voces críticas y establecer una sola línea progubernamental en los medios", dijo Abdelgadir.

En el periódo previo a la división, Reporteros sin Fronteras (RSF) acusó a Jartum de acosar y proteger a periodistas en un intento de impedirles informar de infracciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad.

"Mientras la comunidad internacional y los medios han volcado su atención a la futura independencia de Sudán del Sur y los combates en Abyei y Kordofan del Sur, la situación de derechos humanos y libertad de medios sigue siendo muy inquietante en el norte", dijo RSF en esa ocasión.

Algunos periodistas temen restricciones mucho más estrechas a la libertad de prensa bajo una nueva constitución en el norte, donde el Gobierno amenazó además con reforzar la sharia, o ley islámica, dice RSF.

La semana pasada, una periodista sudanesa fue encarcelada durante un mes y su redactor multado por publicar informes sobre la supuesta violación de una activista de oposición por personal de fuerzas de seguridad, informan RSF, ÍNDICE y la ANHRI.

Fatima Ghazali es la primera de varias periodistas en ser juzgadas por artículos que escribió sobre Safiya Ishaq, un joven activista que afirmó en videos publicados en línea que fue violada repetidamente por tres oficiales de seguridad después de su arresto en Jartum en febrero.

Ghazali fue condenada por publicar mentiras y se le ordenó pagar una multa de 2,000 libras sudanesas (US$620) o pasar un mes en la cárcel, informó su abogado a los reporteros. Eligió la cárcel.

A Saad al-Din Ibrahim, su redactor en jefe en el diario sudanés "Al-Jarida", se le ordenó pagar una multa de 5,000 libras sudanesas.

Otros seis periodistas y redactores que han sido acusados del mismo delito están esperando que se vean sus casos.

Mientras tanto, lo que está pasando en el paisaje de medios en Sudán del Sur se ve "perturbadoramente familiar", informaron periodistas a "Al Yazira". Seis meses después de que la población votó abrumadoramente a favor de la independencia, los periodistas locales están enfrentando los mismos desafíos que enfrentaron bajo el control de Jartum: batidas en casas de medios, arrestos, intimidación y otras restricciones a la libertad de medios.

Los periodistas de Sudán del Sur dicen que siguen asegurando que se forje el espacio para los medios independientes bajo la nueva Constitución y las leyes de medios de comunicación del país más nuevo del mundo.

Último tweet:

IFEX is hiring! We’re looking for a talented individual for the position of Projects Specialist to join our Secreta… https://t.co/ApSFuRfaT3