REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

AUMENTOS EN OFENSIVAS CONTRA DISIDENTES

Dos activistas de derechos humanos sentenciados a tres años de cárcel por firmar una petición fueron las víctimas más recientes de la ofensiva de Siria contra defensores de los derechos humanos y críticos, informan Reporteros sin Fronteras, RSF) y Human Rights Watch.

En el primer aniversario de su arresto en mayo pasado, el periodista Michel Kilo y el activista Mahmoud Issa fueron condenados esta semana por "debilitar el sentimiento nacional" por firmar la Declaración de Beirut-Damasco, que pedía mejores relaciones con Líbano.

"No somos criminales, somos patriotas", dijo Kilo tras la lectura del judicial, informa el sitio web de Al Yazira.

Otros dos activistas, Suleiman Shummar y Khalil Hussein, fueron sentenciados en ausencia a 10 años de cárcel por cargos semejantes, dice Al Yazira.

Los "prisioneros de conciencia" se unen al prominente abogado y activista de derechos humanos Anwar al-Bunni, quien fue sentenciado a cinco años de cárcel el 24 de abril por ser también un signatario de la declaración y "difundir información falsa dañina para el estado", informa Human Rights Watch. La declaración fue firmada por más de 300 ciudadanos sirios y libaneses.

"Hay algo muy mal en un sistema de justicia que impone largas penas de cárcel a una persona que se atreve a expresar puntos de vista que no están alineados con el pensamiento baathista", dice RSF. "Los periodistas y activistas de derechos humanos virtualmente no tienen espacio de maniobra".

Gamal Eid de la Arabic Network for Human Rights Information (Red Árabe por la Información de Derechos Humanos, HRInfo) y otros dos abogados de derechos humanos habían viajado a Damasco para asistir al juicio de Kilo el 18 de abril, que fue luego cancelado y aplazado varias veces. Por su parte, HRinfo y Eid están siendo presionados en Egipto, en un momento en que el Gobierno egipcio parece empeñado en una campaña contra el disenso. La maniobra contra la libre expresión Egipto en Egipto probablemente está influyendo en Siria y otros países de la región.

Hace menos de una semana otro activista de derechos humanos fue sentenciado a 12 años de cárcel - que incluyen trabajos forzados - por hacer un viaje a Estados Unidos y Europa, informa Human Rights Watch. El doctor Kamal al-Labwani fue condenado por "comunicarse con un país extranjero e incitar a una agresión contra Siria". Al-Labwani fue arrestado tras volver de un viaje de dos meses a Estados Unidos y Europa en verano de 2005, durante el cual se reunió con funcionarios gubernamentales, periodistas y organizaciones de derechos humanos y pidió reformas democráticas en Siria.

Siria ha estado bajo leyes de emergencia desde que el partido Baath asumió el poder en un golpe de estado en 1963 y proscribió la oposición política. Según Al Yazira, el Gobierno sirio, encabezado por Bashar al-Assad, sigue siendo susceptible a las críticas por su política hacia Líbano después de que retiró sus tropas del país tras el asesinato en 2005 de Rafiq al-Hariri, ex primer ministro libanés. Assad fue nominado por unanimidad el viernes por el Parlamento dominado por su partido para un segundo periodo de siete años.

A principios de mayo, tras la liberación de un amplio informe del Centro Sirio para Medios y Libertad de Expresión (SCM) sobre "Medios y libertad de expresión en Siria 2006", se impidió a Mazen Darwish, director de SCM y editor en jefe del proscrito sitio web Siria View, salir de siria para asistir a una conferencia sobre libre expresión en Marruecos. La conferencia fue organizada por el Grupo de Trabajo para la Libre Expresión en África del Norte (WFGENA).

"El Gobierno sirio aceleró su ofensiva contra la libertad de palabra y el activismo pacífico", dice Human Rights Watch. "Los activistas pacíficos están pagando un alto precio por expresar sus puntos de vista".

A la luz de las recientes sentencias estrictas, existe un mayor temor por la suerte de cientos de otros prisioneros de conciencia cuyos juicios se están acercando a su fin. Kilo e Issa, como al-Bunni y al-Labwani, fueron juzgados ante un tribunal penal, sin acceso adecuado a sus abogados, informa Amnistía Internacional. Según Human Rights Watch, tras la condena de al-Bunni, al-Labwani y otros prisioneros políticos pasaron de contrabando una carta conjunta que dice que los detenidos "´deben sentir que no están solos, y que hay esperanza de una resolución pacífica de la crisis de libertades y derechos humanos en Siria".

Amnistía Internacional inició una urgente acción de solidaridad. Tómese una foto en la que muestre un mensaje de solidaridad por los prisioneros de conciencia sirios y envíela por correo electrónico a: [email protected] Su fotografía se agregará a la galería de actividades de Amnistía Internacional en apoyo a los prisioneros. Además, escriba a las autoridades sirias para detener el procesamiento de prisioneros políticos sirios. Para obtener direcciones y detalles de la campaña, visite: http://web.amnesty.org/pages/syr-040507-action-eng

Visite estos vínculos:
- Labor de Human Rights Watch acerca de Siria: http://tinyurl.com/2ylkmq
- HRInfo: http://www.hrinfo.net/en/
- Cairo Institute for Human Rights Studies (Instituto Cairota de Estudios de Derechos Humanos, CIHRS): http://tinyurl.com/283vqm
- Al Jazeera: http://tinyurl.com/2n4drn
- El Comité Internacional para Apoyar a Michel Kilo:
http://www.michelkilo.com/index.eu.htm
- Organización Nacional para los Derechos Humanos en Siria: http://www.nohr-s.org
- Siria Libre: http://www.infos-syria.org/
- Organización Árabe para los Derechos Humanos - Siria (AOHRS): http://www.aohrs.org
(Fotografía, en sentido del reloj desde la esquina superior derecha: Michel Kilo, Kamal al-Labwani, Anwar al-Bunni y Mahmoud Issa. Foto cortesía de Amnistía Internacional)

(15 de mayo de 2007)

Último tweet:

"South African newsrooms are under pressure to move away from thoughtful and in-depth reporting towards responding… https://t.co/7DgcyJT7qw