REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodista detenido por críticas al Gobierno; libre expresión de kurdos atacada sistemáticamente

En una reciente ola de arrestos arbitrarios de disidentes, un periodista que escribía artículos sobre la corrupción gubernamental y defendía a otros periodistas acosados por las autoridades fue arrestado el 22 de noviembre, informa Reporteros sin Fronteras (RSF). La comunidad kurda también fue atacada con infracciones a la libre expresión por parte de las autoridades sirias, informa Human Rights Watch.

El periodista Ma'an Aqil fue arrestado en su oficina en el diario gubernamental "Al-Thawra" en Damasco y detenido, informa RSF. Dos días después fue despedido de su trabajo. Los agentes de seguridad nacional han acosado a Aqil durante el año pasado por sus críticas al Gobierno. En 1987 fue sentenciado a nueve años de cárcel por ser un miembro de la Liga de Acción Comunista, un partido proscrito.

"Acoso, citatorios, interrogatorios, arrestos, sentencias; las prácticas de los sistemas sirios judicial y de seguridad están erosionando continuamente la libertad de medios y libre expresión" dijo RSF. "El presidente Bashar Al-Assad se construyó la imagen de un negociador internacional pero los sirios que defienden la libre expresión están siendo hechos de lado y encarcelados uno a uno".

Según RSF, otros disidentes han sido encarcelados por cargos fabricados de debilitar la seguridad nacional. Muhannad Al-Hassani, el presidente de la Asociación Siria de Derechos humanos, se enfrenta a de tres a 15 años de cárcel. Anwar Al Bunni, un abogado de derechos humanos que defendió a prisioneros políticos, está cumpliendo una sentencia de cárcel de cinco años.

En un caso separado, Pir Rustem, un escritor kurdo políticamente comprometido y miembro del Consejo Nacional de la Declaración de Damasco, fue arrestado en noviembre, informan RSF y la Asociación Inernacional de Apoyo a los Kurdos en Siria (SKS), un grupo local de derechos.

Los kurdos han sido atacados especialmente desde que ocurrieron las manifestaciones kurdas masivas en 2004, dice un informe de Human Rights Watch publicado en noviembre. "Group Denial: Repression of Kurdish Political and Cultural Rights in Syria" (Negación de grupo: la represión de los derechos políticos y culturales kurdos en Siria) documenta la detención de activistas políticos y los esfuerzos para proscribir las asambleas que piden derechos de las minorías o celebran la cultura kurda. La policía ha disparado contra las multitudes con resultados fatales en dos ocasiones.

En 2004, la inteligencia militar emitió una advertencia a los dirigentes políticos kurdos, y les dijo que todos los partidos kurdos en Siria tenían que interrumpir sus actividades políticas y culturales; de otro modo, el Gobierno los trataría como miembros de otros partidos proscritos, dice el informe. Las fuerzas de seguridad se han enfocado en arrestar a dirigentes políticos, que se juzgan fácilmente en tribunales militares por ser miembros de las llamadas organizaciones proscritas.

El informe se basa en entrevistas con 30 activistas kurdos liberados recientemente de la cárcel, así como 15 parientes de activistas kurdos que están en la cárcel. Los activistas dijeron a Human Rights Watch que fueron mantenidos incomunicados en instalaciones de seguridad y que rara vez se les permitía hacer contacto con sus familias. Muchos fueron torturados por los servicios de seguridad.

Último tweet:

Maldives: Responding to allegations that his government had obstructed the probe into the abduction of blogger Ahme… https://t.co/kFVDzN8VW7