REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Liga Árabe rompe su silencio y condena masacre de manifestantes por Assad; periodistas desaparecen

La ciudad portuaria de Latakia está sitiada esta semana mientras el régimen presidencial está en guerra contra los sirios disidentes
La ciudad portuaria de Latakia está sitiada esta semana mientras el régimen presidencial está en guerra contra los sirios disidentes

Reuters

Mientras el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Liga Árabe exigen que el régimen de Siria ponga fin a su sangrienta represión a los manifestantes, las fuerzas de seguridad siguen su ataque brutal, informan Human Rights Watch y la Red Árabe para la Información de Derechos Humanos (ANHRI). En desafío a exigencias internacionales, el agresivo impuso militar del presidente Bashar al-Assad para aniquilar a los manifestantes durante el mes santo del ramadán mató a 40 personas en la ciudad portuaria siria de Latakia durante la última semana. Además, el régimen está secuestrando a periodistas disidentes y blogueros mientras continúa su guerra contra la información, informa Reporteros sin Fronteras (RSF).

La Liga Árabe, formada por los 22 países árabes, finalmente habló sobre Siria y pidió al régimen que dejara de reprimir a los manifestantes, en una declaración emitida por su Secretario General el 7 de agosto. La posición de la liga comenzó a cambiar la semana pasada cuando Kuwait y Catar, miembros del Consejo de Cooperación del Golfo criticaron la actual brutalidad de las fuerzas de seguridad sirias. Arabia Saudita retiró a su embajador de Damasco pero no criticó las acciones del Gobierno sirio. Bahrein también retiró su embajador.

Pero la Liga Árabe no sugirió acciones específicas. En una carta, Human Rights Watch insta al Secretario General de la Liga Árabe a convocar a una asamblea de emergencia de los ministros de Relaciones Exteriores de los estados miembro de la liga. La carta pide a la liga que presione al régimen de Assad para permitir el acceso sin restricciones al país a organismos y trabajadores humanitarios internacionales , una comisión de investigación con un mandato de la ONU, y observadores y periodistas independientes.

"El pueblo de Siria, en este momento de grave opresión, merecen que su voz se escuche", afirmó Human Rights Watch. El Secretario General Nabil Al-Arabiya y la Liga Árabe "no deberán limitarse a palabras de inquietud cuando los tanque sirios están disparando contra manifestantes en las calles".

La declaración del 3 de agosto del Consejo de Seguridad de la ONU pidió a Siria cooperación plena con la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), que ha estado investigando los abusos en Siria.

Pero después de la declaración de la ONU, las fuerzas sirias han atacado las ciudades de Deir al-Zor, Daraa, Saraqeb, Hoola, y Maaret al-Nu`man, y han intensificado su ofensiva en Hama. Al menos 100 personas fueron muertas en el sitio de Hama, que comenzó el 31 de julio con cortes en las líneas de agua, electricidad y comunicaciones mientras los tanques llegaban al centro de la ciudad el 3 de agosto.

Las fuerzas han matado a al menos 231 manifestantes contra el Gobierno desde el 1 de agosto, lo que lleva el total de civiles muertos por el Gobierno desde mediados de marzo a aproximadamente 2,000, afirma Human Rights Watch.

La semana pasada en Latakia, los tanques dispararon contra barrios musulmanes suníes pobres, dicen los informes noticiosos. Las fuerzas de seguridad llevaron a cabo después arrestos a gran escala en los vecindarios de la ciudad. Además, el ataque obligó a miles de refugiados palestinos a huir de la ciudad.

La ANHRI instó a la comunidad internacional a presionar a las autoridades sirias y a salvar a los civiles de un régimen que ha perdido su legitimidad al responder con balas a la expresión pacífica del disenso.

Los grupos locales de derechos humanos informan que las fuerzas de seguridad han detenido hasta el momento a más de 10,000 activistas, manifestantes, e incluso transeúntes. La evidencia de ejecuciones sistemáticas y extrajudiciales, desapariciones forzadas y tortura por las fuerzas de seguridad sirias son indicios de crímenes contra la humanidad, dice Human Rights Watch.

"Tememos que el régimen de Bashar Al-Assad esté atrapado en un frenesí represivo que llegó a un punto sin retorno", externó RSF. "Aisladas en el plano internacional, especialmente después del retiro de muchos embajadores árabes y el aumento en la presión de la comunidad internacional, las autoridades persisten en censurar cualquier discurso diferente del propio, encarcelando a ciudadanos de la red y periodistas que han sido testigos de la violencia en contra de los manifestantes".

Según RSF, Myriam Haddad, una reportera de la revista "Mouqarabat", fue secuestrada en el café La Habana, en el centro de Damasco, el 11 de agosto. El mismo día, el periodista Sami Al-Halabi fue golpeado fuertemente y arrestado por agentes de inteligencia. El bloguero Jehad Jamal fue encarcelado el 4 de agosto, después de ser encarcelado en numerosas ocasiones. Otros cuatro periodistas fueron secuestrados por agentes de seguridad la mañana del 4 de agosto de en un café en el suburbio de Jaramana, en el sur de Damasco.

Varios miembros de IFEX han estado informando sobre el número creciente de periodistas y blogueros detenido, torturados o desaparecidos. Las personas han sido secuestradas mientras se dirigían a su trabajo, arrestadas en controles de seguridad, sacadas de cafés o arrestadas por cubrir manifestaciones.

En una estrategia separada para presionar al régimen de Assad, tanto Freedom House (Casa de la Libertad) como Human Rights Watch están pidiendo sanciones contra los sectores de petróleo y gas de Siria, y que la Unión Europea (UE) congele los activos de las empresas de petróleo y gas sirias, para vincular el levantamiento de las sanciones con el fin del uso de la fuerza excesiva y letal contra manifestantes pacíficos. La UE ya congeló los activos de 35 funcionarios y cuatro entidades de Siria en respuesta a los abusos del país contra los derechos humanos. Los activistas sirios también pidieron a Canadá y otros países que comercian con Siria que impongan sanciones.

Pie de foto: La ciudad portuaria de Latakia está sitiada esta semana mientras el régimen presidencial está en guerra contra los sirios disidentes

Último tweet:

#Cuba: Arrestan y multan a dos periodistas que reportaban sobre accidente de Cubana de Aviación… https://t.co/4W6qEe76NN