REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Desapariciones y detenciones de periodistas alcanzan niveles "catastróficos"

Razan Zaitouneh, quien está oculta después de que las autoridades comenzaron a buscarla debido a que estaba documentando infracciones a los derechos humanos
Razan Zaitouneh, quien está oculta después de que las autoridades comenzaron a buscarla debido a que estaba documentando infracciones a los derechos humanos

Mientras el régimen militar sirio asesinaba a cientos de ciudadanos que protestaban contra la dictadura en los últimos meses, el patrón de desapariciones y detenciones también prosiguió, informan la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI), el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ) y Reporteros sin Fronteras (RSF).

Según la ANHRI, muchos de los arrestados están pidiendo un fin al régimen ilegítimo, que no ha cejado en su violenta ofensiva tras las sanciones de la Liga Árabe el 12 de noviembre. Los miembros de la Liga Árabe están retirando a sus embajadores de Siria y expulsando a Siria del organismo. Durante las manifestaciones la semana pasada en Siria a favor de las sanciones, el ejército mató a 22 manifestantes, según ANHRI.

"La situación en Siria se ha vuelto catastrófica. Continúan los asesinatos de los manifestantes que exigen el derrocamiento del régimen. Las detenciones aumentan cada día. Los formadores de opinión son secuestrados y enviados a destinos desconocidos", dijo la ANHRI.

Entre los que desaparecieron tan solo en octubre están Lina Ibrahim, una periodista del periódico "Tishreen", Wael Youssef Abaza, un corresponsal independiente y los blogueros Jehad Jamal y Hussein Hanoun Garir, informan las organizaciones de IFEX.

Inmediatamente antes de su desaparición, Garir publicó una nota que decía "El silencio ya no nos ayudará. No queremos un país en el que nos encarcelan por nuestra palabra. Queremos un país que abrace y reciba la palabra", según la ANHRI.

No se sabe si los desaparecidos están ocultos, muertos o detenidos, pues las autoridades se niegan a revelar los nombres de los prisioneros políticos, según el Centro Sirio por los medios y la Libertad de Expresión (SCM).

Entre los detenidos en octubre están el escritor Ehsan Taleb y Nizar Madani, un miembro del Consejo Central de la Coordinación Nacional. Están detenidos en un lugar desconocido, según la ANHRI.

La defensora de los derechos humanos de larga data y abogada Razan Zaitouneh, de 34 años, ha estado oculta desde abril después de que las autoridades comenzaron a buscarla a ella y a su marido debido a que estaba documentando las infracciones a los derechos humanos que se han multiplicado desde que comenzaron los disturbios en Siria en marzo. El mes pasado, Amnistía Internacional le entregó el premio Anna Politkovskaya 2011, nombrado en honor de la periodista rusa que fue asesinada en 2006 y cuyos asesinos aún no han sido llevados ante la justicia.

Los arrestos y secuestros de octubre son apenas los más recientes de docenas o tal vez cientos de de casos de defensores de la libre expresión que han sido perseguidos por fuerzas del Estado, según un informe publicado el mes pasado por el SCM. El informe documentó 114 infracciones a los derechos humanos contra trabajadores de los medios, blogueros e intelectuales desde marzo de 2011, pero señaló que debido a las numerosas limitaciones a su investigación, entre ellas las restricciones masivas a la entrada de medios a áreas inestables, probablemente las cifras son mucho más elevadas.

Los sistemáticos e indignantes abusos contra los derechos en la ciudad y provincia de Homs (donde comenzó el levantamiento popular) llevaron a Human Rights Watch a pedir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que imponga un embargo de armas y remita a los responsables de las muertes de civiles desarmados a la Corte Penal Internacional.

Según la investigación de Human Rights Watch, las fuerzas de seguridad asesinaron a 587 civiles en la provincia de Homs sólo entre mediados de abril y finales de agosto. Las fuerzas de seguridad han disparado contra vecindarios con armas antiaéreas montadas en vehículos blindados e instalaron retenes que cortan los suministros de alimentos y medicinas.

La ANHRI también informa que las fuerzas de seguridad sirias quemaron libros en la biblioteca Al-Mazraa y obras de arte en el Salón Alpha, que son propiedad respectivamente de un activista y un artista que abiertamente apoya al movimiento opositor.

Dadas las restricciones masivas a los medios en Siria, los periodistas extranjeros están operando en la clandestinidad y confiando en asistentes, periodistas e intérpretes locales para obtener ayuda, informa RSF. A la luz de los informes de los sirios sobre la tortura, las largas penas de cárcel e incluso la muerte que enfrentan los que ayudan a los medios internacionales, RSF pide a los periodistas extranjeros que tengan más cuidado para proteger a las fuentes y ayudantes sirios.

Último tweet:

Jafar Eshtaieh, a member of the Palestinian Journalists Syndicate’s (PJS) board and an AFP photojournalist, was att… https://t.co/dBGltR2cQa