REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Autoridades intensifican campaña contra críticos antes de elecciones

Mientras el Gobierno tunecino se prepara para las elecciones presidenciales en octubre, las autoridades están empleando tácticas nuevas y viejas en una campaña de intimidación total contra periodistas y defensores de derechos, dicen los miembros del Grupo de Vigilancia de Túnez (TMG) y otros miembros de IFEX.

La más reciente oleada represión incluye demandas, vigilancia policiaca, la retención de pasaportes, allanamientos con motivación política, y un intento de tomar el poder en el Sindicato Nacional de Periodistas Tunecinos (SNJT).

El TMG, una coalición que ha crecido a 20 miembros de IFEX, publicó una acción conjunta antes del aniversario de a fundación de Túnez, que se convirtió en una república el 25 de julio de 1957.

Una reciente víctima de la ofensiva es Khadija Arfaoui, una académica y bloguera de 69 años. El Observatoire pour la liberté de presse, d'édition et de creation, (Observatorio para la Defensa de la Libertad de Prensa, Publicación y Creación, OLPEC) informó que el 4 de julio, Arfaoui fue sentenciada en ausencia a ocho meses de cárcel por “publicar con dolo noticias falsas que probablemente alteraran el orden público”. Publicó noticias en su página privada de Facebook acerca de los rumores difundidos en Túnez acerca de que se está secuestrando a niños para trasplante de órganos.
Al repudiar la severa sentencia para Arfaoui, el ex juez Mokhtar Yahyaoui dijo al TMG que “Incluso los casos judiciales ordinarios se manejan hoy en día de una manera que hace que los tribunales tunecinos bajo el régimen colonial francés se vea mejor”. Túnez obtuvo su independencia de francia en 1956.

“Condenamos enérgicamente los ataques continuos y vergonzosos contra la libertad de expresión e instamos al presidente (Zine El Abidine) Ben Ali para poner fin inmediatamente al uso del poder judicial para ajustar cuentas con sus críticos, dijo el presidente del TMG Rohan Jayasekera de Índice de la Censura.

Fahem Boukaddous, un periodista de la estación de televisión vía satélite italiana Al-Hiwar Ettounsi, cumplió este mes un año de ocultamiento. Fue sentenciado en ausencia en diciembre de 2008 a seis años de cárcel después de informar sobre manifestaciones en la ciudad sureña de Gafsa en contra del desempleo, la corrupción y el amiguismo.

Las familias de los periodistas y defensores de los derechos también están amenazadas, dicen los miembros del TMG. El 2 de julio, la tienda propiedad de Afaf Bennacer, la esposa de Boukaddous, fue robada. Su abogada, Radhia Nasraoui, cuya oficina en Túnez ha sido saqueada repetidamente, dijo que la policía política estaba detrás del atraco. Además, el 30 de junio, las oficinas de los tres abogados de derechos humanos fueron saqueadas por personas que se cree pertenecen a la policía política.

Los medios progubernamentales también son parte de la campaña para silenciar las voces disidentes. El 14 de julio, los diarios tunecinos publicaron una declaración atribuida a periodistas progubernamentales que anuncian la destitución de la mesa directiva elegida democráticamente del SNJT. El TMG agrega que en mayo, los periodistas informaron que se les estaba obligando a firmar una petición que expresaba que no tenían confianza en el liderazgo actual si querían mantener sus trabajos. El presidente electo del SNJT, Neji Bghouri, ha sido atacado por informar de la cada vez peor situación de la libertad de prensa del país y ha declarado públicamente que el SNJT no se debería alinear con ningún candidato presidencial.

Los periódicos y sitios web progubernamentales también siguen difamando a los periodistas críticos, trabajadores de ONG y partidarios de la oposición y sus familias, al referirse a ellos como “pervertidos sexuales”, “prostitutas” y “traidores que están en la nómina de gobiernos extranjeros”. Este mes, la secretaria general de OLPEC, Sihem Bensedrine, periodista y la vicepresidenta OLPEC Neziha Rejiba y los abogados Radhia Nasraoui, Mohamed Abbou y Abderraouf Ayadi, emitieron una declaración publica que acusaba al ministerio del interior de propagar las demandas que se estaban difundiendo en su contra.

Mientras tanto, informa el TMG, algunos periodistas críticos y miembros de la familia siguen esperando meses y, en el caso del periodista Slim Boukhdhir, años para recibir pasaportes o renovarlos. La distribución de los periódicos de oposición”Al Mawkif”, “Mouatinoun” y “Attarik El Jedid”, sigue afectada. Según OLPEC, las oficinas de Radio Kalima siguen selladas y sus reporteros, incluyendo Mouldi Zwabi, siguen acosados por agentes de seguridad que lo siguen, espían sus entrevistas y someten a sus amigos a frecuentes interrogatorios acerca de sus interacciones con él.

También este mes, el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ) escribió al presidente Ben Ali para condenar las agresiones contra periodistas y críticos del Gobierno. “Es inconcebible que ocurran elecciones libres y justas en un ambiente en el cual los medios independientes son acosados y silenciados”, afirmó la carta.

Desde su formación en 2005, los miembros del TMG han visitado Túnez en cinco misiones para documentar infracciones a los derechos. El Centro de Bahrein por los Derechos Humanos (BCHR) y el Cairo Institute for Human Rights Studies (Instituto Cairota de Estudios de Derechos Humanos, CIHRS) se incorporaron al TMG el mes pasado.

Visite el sitio web del TMG

Último tweet:

Media worker killed, telecom connections destroyed in Afghanistan https://t.co/H6zkmQLmIh Mohammad Dawood, a media… https://t.co/t4ajGP0iVZ