REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Informe de la séptima misión IFEX-TMG a Túnez: "Detrás de la fachada: cómo un Poder Judicial politizado y sanciones administrativas minan los Derechos Humanos tunecinos"

Resumen Ejecutivo

El informe de la misión de investigación a Túnez, del 25 de abril al 6 de mayo 2010, es el primer hito de una nueva fase de actividades puesta en marcha este año por el Grupo de Vigilancia de Túnez (IFEX-TMG). El IFEX-TMG es una coalición de 20 miembros de la red de Intercambio Internacional por la Libertad de Expresión (IFEX). El informe completo se puede encontrar en inglés, francés y árabe en: http://ifex.org/tunisia/2010/06/07/tmg_report/

Este nuevo proyecto se basa en las actividades de IFEX-TMG, el de más larga duración en IFEX y la campaña más exitosa, que desde su creación en 2004 ha monitoreado los abusos a la libertad de expresión en Túnez antes, durante y después de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) en noviembre de 2005.

El proyecto en cuestión se centra en tres temas diferentes, pero igualmente urgentes, a través de una serie de actividades de monitoreo, de reporte y de campaña. Los tres temas dirigidos por miembros de IFEX-TMG son: la detención de los presos de opinión tunecinos, el uso de sanciones administrativas para castigar a las opiniones disidentes y la obstrucción de la emergencia de un poder judicial independiente; restricciones a la libertad de asociación con fines pacíficos y el derecho de todos los grupos de la sociedad civil a establecerse legalmente y a celebrar reuniones en Túnez; y la censura de Internet, las artes, los libros y revistas por medios legales, administrativos y extrajudiciales en Túnez.

Resumen de los resultados

Con los años, incluso durante la misión de investigación de este año a Túnez, que tuvo como objetivo explorar el primer tema del proyecto, el IFEX-TMG ha documentado una serie de preocupantes violaciones a los derechos de libre expresión y asociación, como se detalla a continuación.

Estas violaciones no han cesado a pesar de los continuos esfuerzos por parte del gobierno tunecino para alcanzar un "estatuto avanzado" con la UE. De hecho, los casos recurrentes de hostigamiento, la vigilancia, y el encarcelamiento de periodistas y activistas de derechos humanos, el popurrí de sanciones administrativas para limitar los callejones ya estrechos de la libertad y las tácticas utilizadas para impedir el surgimiento de un poder judicial independiente, son todos hechos que apuntan al triste historial de derechos humanos en Túnez.

El informe está dividido en tres capítulos que destacan casos y tendencias de cada uno de los tres patrones de violaciones. El primer capítulo se centra en un número selecto de casos sobre los presos de opinión que han sido secuestrados en condiciones muy duras, acosados físicamente, despedidos de sus puestos de trabajo y que han visto su privacidad, el acceso a la información y la libertad de movimiento seriamente obstaculizados. El segundo capítulo examina la serie de sanciones administrativas usadas para ejercer una presión indirecta sobre los periodistas y defensores de derechos humanos. Para lograr este fin, el gobierno aplica una serie de medidas que incluyen la aplicación de presión financiera sobre los periódicos de la oposición, la retención de licencias de radio y periódico para los solicitantes de la oposición, el cierre y confiscación de los periódicos y el acoso de los periodistas críticos y de los defensores de los derechos humanos, la confiscación de libros, entre otros. En el tercer capítulo se analizan las tácticas que las autoridades tunecinas han empleado en un esfuerzo por no permitir el surgimiento de un poder judicial independiente, a pesar de sus obligaciones nacionales e internacionales.

Los miembros de la IFEX-TMG instan al gobierno a tomar medidas serias para cumplir con las normas internacionales de derechos humanos fundamentales, garantizados por la Constitución de Túnez, así como por la Carta Africana sobre los Derechos Humanos y de los Pueblos, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Metodología

Los casos y las tendencias documentadas en el informe se basan en una serie de entrevistas llevadas a cabo durante esta reciente visita a Túnez, además de las anteriores seis visitas al país. Desafortunadamente, sin embargo, los miembros de la misión de IFEX-TMG, cuyo variado círculo de contactos ha ido ampliándose desde 2005, no fueron capaces de contactar a todos los periodistas, blogueros y activistas de los derechos que hubieran querido, ya que esas personas están bajo estrecha vigilancia. Dado que los miembros de la misión de IFEX-TMG también fueron fuertemente controlados durante su estadía durante la primavera en Túnez, hubieran puesto en peligro a dichas personas al pedirles de reunirse con ellos.

Además, como con las misiones anteriores, IFEX-TMG solicitó reuniones con funcionarios tunecinos de los distintos niveles administrativos y políticos. A diferencia de los últimos seis viajes, las solicitudes de reuniones enviadas a las embajadas de Túnez en Viena y Londres no se cumplieron. Las embajadas respondieron alegando que no fueron capaces de organizar dichas reuniones y preguntando si IFEX-TMG podría aplazar la misión. A raíz de esto, el Presidente de IFEX-TMG respondió que estaría de acuerdo en discutir nuevas fechas para una próxima reunión en la que los representantes estuvieran disponibles, pero a la fecha no se ha obtenido ninguna respuesta. IFEX-TMG sigue sin embargo dispuesto a enviar un/os representante (s) a Túnez para dicha reunión en un tiempo razonable.

Aunque ninguna reunión oficial con funcionarios del gobierno pudo llevarse a cabo, la misión se reunió con un individuo que afirmaba trabajar como asesor del Ministerio de Comunicaciones y que "quería discutir" ciertos temas con la misión. Esta persona, que se identificó como Borhan Bsaies y llegó acompañado por un traductor, admitió con franqueza diversas cuestiones: "No es una situación perfecta... nadie niega que hayan problemas y que el gobierno sea responsable de estos problemas." Si bien estos comentarios directos eran nuevos, la reunión no fue oficial.

Los cinco miembros de la reciente misión de IFEX-TMG fueron ARTÍCULO 19, Índice de la Censura, el Instituto de Prensa Internacional (IPI), el PEN Noruego, y el Comité de Escritores en Prisión (WiPC) de PEN Internacional.

Conclusiones y recomendaciones

La reciente misión de investigación de IFEX-TMG ha demostrado una vez más que la situación de la libertad de expresión y de asociación en Túnez, sigue siendo grave. Los miembros de IFEX-TMG están particularmente afectados por las continuas detenciones, arrestos e intimidaciones a los profesionales de los medios de comunicación, defensores de derechos humanos y profesionales de la justicia en Túnez.

Las solicitudes por parte de periodistas de licencias para periódicos independientes o frecuencias de radios siguen siendo ignoradas, los sitios web y blogs siguen bloqueados y los periódicos de la oposición siguen enfrentándose a obstáculos jurídicos, administrativos y extrajudiciales.

La detención de periodistas, abogados y defensores de los derechos humanos no ha disminuido. En cambio, las autoridades han recurrido a la aplicación de sanciones administrativas, tácticas sofisticadas y cargos inventados para castigar a las opiniones disidentes y obstaculizar el surgimiento de un poder judicial independiente.

De hecho, la independencia del poder judicial se ha visto seriamente debilitada en los últimos años y los jueces que han cuestionado esta preocupante situación han sido retirados de sus cargos, acosados, puestos bajo vigilancia policial constante, y enviados a cientos de kilómetros de sus familias.

Los miembros de la misión han también observado con preocupación, el contraste entre la arquitectura institucional y legislativa altamente visible del país y el fracaso notable de dichas instituciones y leyes para apoyar el periodismo independiente y creíble, proteger el activismo por los derechos humanos y consolidar un sistema judicial objetivo.

Las siguientes 18 recomendaciones se basan en las declaraciones realizadas por la gran variedad de representantes de la sociedad civil que los miembros de la misión IFEX-TMG tuvieron la oportunidad de encontrar, así como en la valoración rigurosa de la situación en Túnez por parte del IFEX-TMG.

El IFEX-TMG insta firmemente al gobierno de Túnez a:
• Retirar todos los cargos contra el periodista Fahem Boukadous, condenado en enero de 2010 a cuatro años de prisión por su presunta participación en protestas sociales que se limitaba a cubrir, y cuya audiencia de apelación debe realizarse el 22 de junio de 2010.
• Liberar a todos los presos de opinión detenidos por expresar públicamente sus opiniones políticas, religiosas o de otro tipo y que no han recurrido a la violencia o a la apología de la violencia u odio.
• Poner fin a la persecución de los ex presos políticos y sus familias y levantar las restricciones sobre su derecho a ganarse la vida y otros derechos básicos.
• Terminar con la práctica de persecución y encarcelamiento de periodistas, abogados, activistas y otras personas cuyas voces disienten en delitos de derecho común o en virtud de la legislación contra el terrorismo; cesar otras formas de acoso incluyendo la vigilancia de llamadas telefónicas y correos electrónicos y el bloqueo del acceso a Internet.
• Derogar todas las disposiciones en el Código Penal, Código de la Prensa y otras leyes que penalizan el ejercicio pacífico de los derechos a la libertad de expresión, asociación y reunión; esto debería incluir la despenalización de la difamación
• Revisar la legislación antiterrorista de 2003 en línea con las recomendaciones de enero 2010 del Relator Especial de la ONU sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo.
• Asegurarse de que las condiciones carcelarias y el tratamiento de los reclusos cumplan con las normas establecidas por el derecho internacional, tales como las Normas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos y la Convención contra la Tortura, de las que Túnez es parte, y que las denuncias de malos tratos o de tortura se investiguen adecuadamente y los responsables de los abusos sean llevados ante la justicia. Las organizaciones independientes de derechos humanos tunecinas e internacionales deben poder visitar las cárceles y hacer públicos sus hallazgos.
• Conceder el registro legal de organizaciones no gubernamentales tunecinas que trabajan con presos actuales y ex presos políticos y otras ONGs de derechos humanos para que puedan llevar a cabo su legítimo trabajo sin trabas.
• Detener el bloqueo de los blogs, sitios webs y grupos en Facebook que contienen noticias y opiniones alternativas, o son operados por grupos de derechos humanos y partidos políticos.
• Asegurarse de que las subvenciones públicas y la publicidad estatal gestionadas por la Agencia de Comunicación Externa se distribuyan equitativamente entre los medios de comunicación, independientemente de su línea editorial.
• Abstenerse de influir en las decisiones sobre el nombramiento de los editores en jefe de periódicos y de presionar los empleadores, incluidos los medios de comunicación, para que echen, no contraten, u hostiguen a los periodistas críticos y a los activistas.
• Permitir a todos los periodistas y activistas – independientemente de sus puntos de vista- el acceso a la información, incluidas las conferencias de prensa organizadas por políticos de la oposición y dignatarios extranjeros.
• Dejar de usar tácticas oblicuas como la imposición de prohibiciones para estrangular a los periódicos críticos, presionando a los dueños de quioscos para que no vendan, y a los ciudadanos para que no compren tales periódicos, y levantar todos los obstáculos para la puesta en marcha de periódicos, emisoras y asociaciones verdaderamente independientes.
• Entregar recibos de las solicitudes presentadas para licencias de radio.
• Dejar de acosar a los periodistas críticos y a los activistas cuando viajan al extranjero o regresan, abstenerse de realizar búsquedas innecesarias, parar con la confiscación de los pasaportes y cartas de identidad con el fin de impedir eficazmente todo viaje al extranjero.
• Abstenerse de interferir indebidamente en la elección del Consejo Superior de la Magistratura y poner en marcha un modelo de elección efectiva, transparente y justo de la mayoría de los magistrados por los propios magistrados.
• Otorgar al Consejo los medios y garantías para gestionar eficazmente la carrera de los jueces (contratación, promoción, traslado y medidas disciplinarias) y, en particular, modificar la ley 67-29 del 14 de julio de 1967 de incluir una norma que prohíbe el traslado de jueces sin sus consentimientos y la debida consideración de sus situaciones familiares.

El IFEX-TMG recomienda a los profesionales de los medios, los medios de comunicación de propiedad estatal, así como los medios de comunicación privados cercanos al gobierno a:
• Asegurarse de que cualquier crítica –especialmente hacia otros periodistas independientes y defensores – caiga dentro de los parámetros de un código voluntario de ética editorial y no cruce la línea de la difamación.


Último tweet:

Philippines: Speak truth to power, keep power in check https://t.co/3JnxMnJ4WY "... the paramount duty of a free pr… https://t.co/hXI00qT2Bs