REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

PERFIL

Eren Keskin

Durante más de tres décadas, Eren Keskin, abogada y defensora de los derechos de las mujeres y de las minorías, ha sufrido numerosos juicios, pasado tiempo en prisión, vivido bajo amenaza y, en dos ocasiones, han atentado contra su vida.

Eren Keskin con el "Premio de la Paz de Aachen" en Aachen, Alemania, 1ro de septiembre 2004. AP Photo/Hermann J. Knippertz

En respuesta a la investigación disciplinaria del Colegio de Abogados de Estambul en su contra en 2008, Eren Keskin declaró:

Si, como institución profesional legal, usted cree que las personas deben ser castigadas por sus pensamientos, entonces puede darme el castigo que desee. Pero voy a seguir expresando mis opiniones libremente.

Durante más de tres décadas, Eren Keskin, abogada y defensora de los derechos de las mujeres y de las minorías, ha sufrido numerosos juicios, pasado tiempo en prisión, vivido bajo amenaza y, en dos ocasiones, han atentado contra su vida. Sin poder ser disuadida, sigue siendo una activista de alto perfil, haciendo abiertamente campaña por los derechos a pesar de la posible pena de prisión de 10 meses que pesa sobre ella.

Keskin es cofundadora del Proyecto de Asistencia Legal para mujeres que fueron violadas o sufren otros abusos sexuales bajo custodia, y durante muchos años ha sido un alto miembro de la Asociación de Derechos Humanos (HRA) en Turquía. Su exposición de los abusos contra los derechos humanos por las fuerzas armadas y la policía turca ha significado que ella misma ha estado bajo un gran riesgo. En 1994, cuando era directora ejecutiva de la oficina de Estambul de la Asociación de Derechos Humanos, le dispararon. Por suerte fueron balas perdidas. En 2001, un hombre entró en su oficina y le disparó. Fue arrestado, pero liberado sólo seis meses más tarde. Las amenazas contra ella continúan hasta el día de hoy.

Su apoyo constante y abierto a las mujeres y las minorías también ha llevado a Keskin a ser enjuiciada en los últimos años bajo una serie de cargos, desde insultos al Estado turco por sugerir que las fuerzas armadas habían sido autores de violencia sexual en el sureste kurdo, a "la incitación al odio" por haber hecho referencia al "Kurdistán" en discursos. En su mayoría, estos juicios han terminado con sentencia absolutoria, penas o multas suspendidas. Sin embargo, en 1995, pasó varios meses en la cárcel por "incitar al separatismo" en un artículo llamando a un cese el fuego entre el PKK y las fuerzas del gobierno. También se le prohibió ejercer la abogacía durante un año en 2002.

En una entrevista para IFEX en marzo 2014, Keskin dijo que había una decena de casos abiertos en su contra, incluyendo bajo el polémico artículo 301 del Código Penal que penaliza el insulto en contra del Estado y sus instituciones. Ella explicó: "Si se escribe de la violación de una mujer o de un niño por un policía, es considerado como insulto para el Estado, ya que se trata de un agente del Estado, y luego por implicación estás insultando el Estado en su conjunto." Keskin habló de cómo ella sigue recibiendo amenazas, aunque menos que en el pasado, pero que ella no las reporta "porque nos centramos en los problemas de los demás, no nos centramos en nuestros propios problemas personales. Nuestro trabajo es para otras personas más que para nosotros mismos".

En diciembre de 2014, Keskin fue condenada a diez meses de prisión en virtud del artículo 301 sobre el insulto al Estado por haber dicho en un discurso en 2005 que "Turquía tiene una historia sucia". Estaba vinculando la muerte de un niño de 12 años de edad que fue asesinado a tiros junto a su padre por la policía durante una operación anti-PKK en 2004 a lo que describió como una larga historia de opresión violenta por el Estado turco que se remonta al genocidio armenio de 1915. Los policías implicados en los asesinatos fueron finalmente absueltos, una decisión que provocó una protesta entre los activistas kurdos. Un tribunal de apelación está considerando la sentencia de Keskin. Sin embargo, existe la preocupación de que es poco probable que se cambie la decisión, ya que el veredicto se refirió a su "determinación por repetir el crimen", una referencia a los procesos judiciales previos en su contra por razones similares. Ella cree que su prominencia como defensora de los derechos humanos es otro factor.

En marzo de 2016, Keskin recibió una prohibición de viajar bajo los términos de una legislación contra el terrorismo, por una fotografía publicada en Özgür Gündem, periódico que trata sobre asuntos kurdos y que por muchos años ha sido objeto de cierres y procesos judiciales. Keskin es subeditora del periódico.

A Keskin le emitió la orden de prohibición una corte de Estambul el 23 de marzo de 2016, cuando le dijeron que "la mantendrían bajo control judicial a través de una prohibición de viajes internacionales", según el artículo 7/1 de la Ley Antiterrorista. Se le acusa de hacer "propaganda para el terrorismo". Hay varios procesos judiciales contra Özgür Gündem y es probable que la prohibición para viajar de Keskin esté vigente todo el tiempo que el periódico enfrente a los tribunales. En una declaración, la oficina de Estambul de la Asociación de Derechos Humanos, de la que Keskin es vicepresidenta, la describió como "una formidable defensora de las víctimas y la ejemplo de las demandas de discriminación", y agregó que "también ha representado la lucha por los derechos humanos en general, y contra el racismo y la discriminación en Turquía en particular, en instituciones internacionales en el extranjero".

Keskin fue galardonada con el Premio de la Paz de Aachen en 2004, seguido por el Premio Theodor Haecken en 2005. En noviembre de 2013, el perfil de Eren Keskin fue destacado en la campaña del Día Internacional de IFEX para acabar con la Impunidad.

Última actualización: 10 abril 2016

Las otras caras de la libertad de expresión

Último tweet:

Estudiante colombiano enfrenta cargos penales por compartir investigación académica en línea. https://t.co/x5rA9Pt2UZ #CompartirNoEsDelito