REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Periodistas, manifestantes y políticos atacados en medio de protestas de oposición

Al menos 10 periodistas fueron atacados por soldados la semana pasada en Uganda mientras cubrían el retorno a Uganda del dirigente de la oposición Kizza Besigye. Besigye había llegado de Kenia, donde fue tratado por las lesiones que sufrió cuando fuerzas de seguridad dispersaron violentamente una manifestación de oposición en Kampala el mes pasado, informan Reporteros sin Fronteras (RSF) y el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ). Éste es apenas el ejemplo más reciente de la hostilidad gubernamental a la prensa mientras continúan las protestas "de camino al trabajo" debido a la espiral de precios de combustible y alimentos, informan la Red de Derechos Humanos para Periodistas - Uganda (HRJ-Uganda), CPJ y RSF.

En abril, soldados y policías ugandeses dispararon gas lacrimógeno para dispersar a miles de personas que protestaban por el arresto del líder del partido opositor Foro por el Cambio Democrático Kizza Besigye. Después viajó a Kenia para recibir tratamiento en un hospital de Nairobi, tras ser atacado por fuerzas de seguridad el 28 de abril. Los rumores de su retorno provocaron un despliegue masivo de la fuerzas armadas, fuerzas de seguridad y policía, afirmaron periodistas locales.

Mientras los simpatizantes alían para la llegada de Besigye a Uganda la semana pasada, sincronizada para protestar contra la ceremonia de toma de juramento al presidente Yoweri Museveni, la policía militar golpeó a periodistas con bastones y las culatas de sus armas por tomar fotos de simpatizantes atacados. Las fuerzas de seguridad confiscaron equipo de reporteros y borraron fotos tomadas por periodistas extranjeros. Algunos periodistas fueron sacados de camiones y golpeados con fuerza. Otros periodistas se escondieron tras haber sido advertidos por fuentes gubernamentales de que estaban siendo acusados de tener conexiones con el partido de oposición de Besigye.

El presidente Museveni ha mantenido un control absoluto sobe la prensa tras su victoria en las elecciones en febrero y especialmente después de que comenzaron manifestaciones por el alza en los precios de alimentos y combustible. "El retorno del dirigente de la oposición a Kampala fue un importante suceso político que tenía que cubrirse para el público de Uganda. Las fuerzas de seguridad no deberían confundir a los participantes en el evento con los periodistas que sólo estaban observándolo", sostuvo RSF.

Los periodistas han sido maltratados por los servicios de seguridad y acusados de apoyar las manifestaciones contra los aumentos de precios e incitar a la violencia. La policía antimotines arrestó al periodista de TV Williams Ntege el 2 de mayo por filmar el arresto de la diputada de Kampala Nabirah Ssempala mientras se dirigía a pie a su trabajo.

El mismo día, la periodista de Radio Simba Christine Nabatanzi recibió en una pierna un disparo de una bala de goma mientras cubría a los simpatizantes del opositor Partido Democrático que celebraban la liberación de su líder, Norbert Mao, de una prisión en Kampala. La policía volvió a usar gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a los partidarios y luego atacó a los periodistas que cubrían los ataques contra los simpatizantes.

En la ciudad fronteriza de Kabale, en el sureste del país, los atacantes prendieron fuego a la casa del periodista Goodluck Musinguzi el 10 de mayo, mientras Musinguzi, su esposa y su bebé recién nacido estaban en el interior. Él y su esposa y sus tres hijas sobrevivieron. Musinguzi es un colaborar del diario de propiedad estatal "New Vision" y recientemente escribió una noticia sobre dos supuestos rebeldes congoleses que fueron muertos cerca de la frontera entre Uganda y Rwanda. Además informó sobre dos ugandeses que fueron arrestados en Rwanda bajo sospecha de que estaban reclutando rebeldes para derrocar al Gobierno del presidente de Rwanda, Paul Kagame.

Último tweet:

18 years after the abduction and sexual assault of @jbedoyalima, we're still waiting for @IACHumanRights to decide… https://t.co/6uXGtixQjA