REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Juicio de cinco activistas es una completa farsa, dice coalición de grupos de derechos

Al acercarse un veredicto por cinco activistas acusados de "injuriar públicamente" a funcionarios de los Emiratos Árabes Unidos (E.A.U.) en un foro de Internet, los miembros y socios de IFEX unieron fuerzas para expresar indagación sobre el juicio injusto y una vez más pidieron la liberación de los activistas. La coalición de siete grupos, entre ellos los miembros de IFEX Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI), Human Rights Watch e Índice de la Censura, está además gravemente preocupada por informes de amenazas contra los activistas, sus familias y abogados.

Los argumentos finales se presentaron el 23 octubre y se espera una decisión el 27 de noviembre, afirma la coalición, y señala que los acusados podrían enfrentar hasta cinco años de cárcel. Los acusados son Nasser bin Ghaith, un economista y profesor universitario; Ahmed Mansoor, un bloguero y asesor del consejo de Human Rights Watch que también trabaja para ANHRI; y los defensores de la reforma política Fahad Salim Dalk, Ahmed Abdul-Khaleq y Hassan Ali al-Khamis. Han estado detenidos desde abril y prometieron entrar en una huelga de hambre la próxima semana.

Los cargos surgieron de publicaciones en el foro en línea EAU Hewar que criticaban las políticas gubernamentales, informan los grupos. Sin embargo, el foro estaba proscrito en ese momento así que uno de los argumentos clave de los abogados de la defensa es que pocas personas habrían visto las publicaciones. Mansoor se enfrenta al cargo adicional de incitar a manifestaciones y delitos porque apoyó públicamente una petición que exigía elecciones democráticas para el Consejo Nacional Federal, que tiene facultades legislativas.

Para vigilar los juicios y defender la equidad, los tres miembros de IFEX formaron una coalición con Amnistía Internacional, Al Karama (dignidad), del Centro del Golfo para los Derechos Humanos y Front Line Defenders. Además de representantes de varios de los grupos, la abogado de libertades civiles Jennie Pasquarella observó el juicio en la Suprema Corte de Abu Dhabi en representación de la coalición y escribió un informe que detalla sus "vicios flagrantes al debido proceso". Pudo tener acceso al tribunal después de que las las primeras cuatro sesiones se celebraron en secreto.

A los acusados tienen se les negó el acceso a muchos otros derechos legales, entre ellos el derecho a examinar las pruebas y cargos en su cargo, el derecho a volver a interrogar a testigos, y el derecho de celebrar reuniones confidenciales con sus abogados, informa la coalición. El 2 de octubre, la fiscalía presentó sus argumentos finales antes de que a los abogados de la defensa se les diera una oportunidad de presentar su caso.

En reconocimiento de que están sometidos a un juicio político, los cinco acusados se retiraron en protesta del juicio el 25 de septiembre. Según Pasquarella, los cargos fabricados no tienen base en el derecho internacional ni en el de los Emiratos Árabes Unidos.

"Este caso ha estado plagado desde el principio con vicios legales y de procedimiento, que lo hacen muy injusto a favor de la parte acusadora", sostuvo Pasquarella. "Este caso nada tiene que ver con justicia o seguridad; tiene que ver todo con aplastar el disenso político y los pedidos de más democracia".

Los cinco activistas han estado detenidos en prisión desde abril "por su propia seguridad", según palabras de una fiscal, lo que los grupos de derechos humanos sostienen que no es una razón válida para encarcelar a personas. Las familias de los activistas dijeron a Human Rights Watch que los acusados habían estado detenidos en confinamiento solitario y se les había negado la atención médica.

La ANHRI informa que la declaración sobre seguridad es especialmente espuria dado que la policía y el sistema judicial todavía tiene que investigar amenazas de muerte contra los activistas hechas por miembros de las elites gobernantes de los E. A. U. Tampoco se ha hecho nada para detener la campaña pública del Gobierno para difamar a los activistas, especialmente a Mansoor, como traidores a la nación.

Debido a que los supuestos delitos de los activistas se consideran un asunto de "seguridad del Estado", la Suprema Corte es el primer y único tribunal que ve el caso y los activistas no tienen derecho de apelación.

Aunque juicio estaba en marcha la International Bar Association (IBA) celebró su conferencia anual en Dubai del 30 de octubre al 4 de noviembre. Según la IBA, el órgano de seguridad de los E. A. U. amenazó cancelar la conferencia de la IBA debido a que "su contenido podría precipitar la inestabilidad en la región". Además del juicio de los cinco activistas, la Primavera Árabe no ha tenido mucho impacto en los E. A. U.

Los simpatizantes de los activistas encarcelados presentaron una petición en la cual se invita a todas las personas preocupadas por las infracciones a la libre expresión a firmar en: http://www.ipetitions.com/petition/uae2011/ .

Último tweet:

Exigimos que se cumplan los compromisos con las familias del equipo periodístico ecuatoriano asesinado en la fronte… https://t.co/cigwrLXWHt