REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Miembros de IFEX evalúan secuelas de escándalo por intervenciones telefónicas

La portada de la última edición de
La portada de la última edición de "News of the World", el tabloide británico que se dejó de publicar el 10 de julio debido al escándalo de intervenciones telefónicas

La semana pasada, el premier británico David Cameron anunció no una sino dos investigaciones sobre el escándalo de las intervenciones telefónicas. Aunque los miembros de IFEX Índice de la Censura, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y el International Press Institute (Instituto Internacional de Prensa, IPI) saludaron las investigaciones, advierten que las secuelas plantean preguntas más amplias sobre ética de medios, reglamentos de prensa y la relaciones entre políticos y periodistas.

El 10 de julio, el tabloide británico propiedad de Rupert Murdoch "News of the World" dejó de publicarse después de que se encontró que intervino ilegalmente los mensajes de correo de voz de personas prominentes para obtener noticias exclusivas. Los informes calculan que cerca de 4,000 teléfonos celulares pueden haber sido intervenidos, entre ellos los de las víctimas de delitos y terrorismo así como las familias de soldados muertos en Irak y Afganistán.

Cameron anunció dos investigaciones: Una que se concentrará en las normas y la ética de prensa, y otra que investigará el escándalo de las intervenciones telefónicas una vez que concluya la investigación policiaca. La segunda investigación será encabezada por un juez y examinará la relación entre la prensa y los políticos.

Eso es algo bueno, dice Índice de la Censura. Según comentaristas de medios, ningún político con perspectivas de poder se había atrevido a atacar el imperio de Murdoch. "Durante décadas se ha puesto en juego una forma mucho más sutil de corrupción", afirmó John Kampfner, ejecutivo en jefe de ÍNDICE.

"Saludamos estas investigaciones, que deberán exponer la red de prácticas ilegales que implican la corrupción y la violación de la privacidad de la gente", declaró Jim Boumelha, presidente de la FIP. "La marea creciente de indignación pública por estas revelaciones es comprensible y la confianza en el periodismo no puede sobrevivir si no se erradican definitivamente".

La FIP sostiene que el grado del escándalo es una "terrible acusación a los altos ejecutivos de los periódicos que han sido los instigadores de una cultura de medios basada en la codicia, con total desdén por la ética profesional". La organización afiliada a la FIP Sindicato Nacional de Periodistas (NUJ) condenó la decisión de cerrar "News of the World", y acusó a los gerentes de "oportunismo cínico" por despedir al personal para evitar asumir la responsabilidad por sus decisiones.

Según el IPI, no sólo todos los periódicos y el personal sufren cuando se acusa a los periodistas de falsificar noticias o fuentes; la lucha por la libertad de prensa también sufre. "Con demasiada frecuencia, los Gobierno y otros actores que se esfuerzan por suprimir a los medios señalan el periodismo de baja calidad y la necesidad de proteger al público como razones para limitar los derechos de los medios", dijo el IPI.

Pero, advirtió Kampfner, si "se imponen más impedimentos al periodismo de investigación […] las únicas personas que se beneficiarán serán las que tengan el poder y que tengan algo que ocultar". Agregó "evoquen las imaginarias armas de destrucción masiva de Tony Blair o las drásticas prácticas de los banqueros y pregúntense: Como sociedad, ¿sabemos demasiado o demasiado poco sobre lo que ocurre?"

La intervención telefónica es sólo uno de diversos métodos censurables que usan los periodistas de investigación para desenterrar los actos indebidos. Lo que se necesita, dice ÍNDICE, es rendición de cuentas y una definición adecuada de periodismo por el interés público.

Rohan Jayasekera de ÍNDICE cita al experto en ética de medios Bob Steele y sugiere que las organizaciones noticiosas deben aplicar una prueba de seis puntos para decidir si el "deber ético del periodista de revelar verdades importantes" justifica romper una ley. Entre estos puntos están: cuando la información se de interés público vital, cuando todas las demás alternativas para obtener la información se han examinado y agotado, y cuando los periodistas implicados están dispuestos a revelar sus métodos y razones para esas acciones.

Aunque la autorregulación se considera uno de los mejores medios para asegurar la independencia, el escrutinio y las normas, el organismo de autorregulación de medios del R. U., la Comisión de Quejas de Prensa (PCC), ha sido criticada por ser "deplorablemente incompetente" para manejar el escándalo.

El informe de la FIP "Case for Reform is Unanswerable" (El caso para la reforma es incontestables) encontró que la PCC carecía del poder, la capacidad y el mandato para llevar a cabo investigaciones adecuadas y no era lo suficientemente independiente de la industria de medios.

Hablar de un sucesor de la PCC que tome en cuenta los intereses en conflicto y defina qué está en el interés público tampoco es la solución, dice ÍNDICE. Los tribunales con frecuencia han distinguido entre lo que está en el interés público y lo que meramente interesa al público, y "se les debería permitir continuar exclusivamente hacerlo así… caso por caso", insistió Jayasekera.

Lo que se necesita es un nuevo enfoque en normas, transparencia y rendición de cuentas, afirma ÍNDICE. "La tarea que enfrenta la investigación es ayudar a fomentar un nuevo periodismo como un reto intrépido y doloroso para la autoridad, que cometa errores, que se salga de la raya, irrite y ofenda, pero al que se pueda llamar a cuentas totalmente por sus acciones", afirmó Kampfner.

Último tweet:

Organizaciones y académicos de EE.UU presentaron los “Principios de Santa Clara”, un conjunto de estándares mínimos… https://t.co/S9OqqDSYql