REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Propuesta de ley de espionaje: Lo que necesita saber

Según las nuevas propuestas del Gobierno del R. U., las autoridades podrían tener el derecho a vigilar los sitios web que usted visita, en tiempo real y a petición
Según las nuevas propuestas del Gobierno del R. U., las autoridades podrían tener el derecho a vigilar los sitios web que usted visita, en tiempo real y a petición

Michael Dalder/REUTERS

La guía de IFEX al plan del Gobierno para introducir más vigilancia en los correos electrónicos, llamadas telefónicas y uso de páginas web por parte de la gente en el Reino Unido. - y lo que significa para la libre expresión.

¿Qué es el plan?

Según las nuevas propuestas del Gobierno, la policía y los servicios de seguridad pronto podrían tener el derecho de vigilar llamadas, correos electrónicos, textos y visitas a sitios web de todas las personas en el R. U. en tiempo real y a pedido, y sin restricciones por parte de los tribunales.

Aunque no permitiría al organismo de inteligencia del R. U., el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ), tener acceso al contenido real de los correos electrónicos, llamadas o mensajes sin una orden judicial, permitiría a los oficiales de inteligencia identificar con quien está en contacto una persona o grupo, incluyendo todos los amigos que tenga en Facebook, con qué frecuencia y durante cuánto tiempo. También podrían ver qué sitios web ha visitado alguna persona.

Y toda esta información la podría autorizar y obtener un sinnúmero de organismos gubernamentales, que van de concejos locales a reguladores ambientales.

Privacy International básicamente resume esto al decir "[los datos de comunicaciones] representan una lista de todas sus interacciones en un mundo moderno… Pueden revelar todos sus intereses, relaciones y hábitos. Google y otras empresas de Internet que confían en la publicidad enfocada sólo pueden soñar en tener acceso a esta cantidad de datos".

¿Por qué están haciendo esto?

El ministerio del Interior dice que el proyecto de ley permitiría a las autoridades combatir "delitos graves y terrorismo" y "proteger al público".

Además, en la era de Google, Facebook y Twitter, es más difícil vigilar quién está hablando con quién. En una declaración, el ministerio del Interior dijo que se necesitaba la acción para "mantener la disponibilidad constante de datos de comunicación a medida que cambia la tecnología".

¿Cuándo nos enteraremos de los detalles?

Inicialmente, la legislación propuesta se iba a presentar en el discurso de la Reina el 9 de mayo. Pero un contragolpe de los grupos de derechos civiles y, especialmente los parlamentarios liberales que son parte del Gobierno de coalición, ha llevado a una pausa muy bienvenida para un examen meticuloso de las propuestas de vigilancia de datos.

El viceprimer ministro Nick Clegg está ahora prometiendo audiencias parlamentarias abiertas sobre las medidas. Las cláusulas del nuevo proyecto se publicarán a principios de mayo, dice, y las escrutará en público el Comité Selecto de Asuntos del Interior de la Cámara de los Comunes.

¿Cómo funcionaría?

Los proveedores de servicios de Internet, operadoras telefónicas, empresas de alojamiento de sitios Web e incluso empresas como Google y Facebook tendrían que instalar equipo de captación de datos que permitiría al GCHQ acceso en tiempo real sobre demanda a los registros de comunicación e historia de navegación de cualquier persona, afirma Reporteros sin Fronteras (RSF).

La maniobra plantea importantes preguntas legales, técnicas y financieras, dice RSF, como: ¿Quién será responsable de manejar la recopilación de datos por parte del sistema de espionaje? ¿Cuánto tiempo se conservarán los datos? ¿Quién pagaría? ¿Cómo se almacenarían los datos con seguridad? No se han revelado los detalles del plan.

¿Qué dicen los críticos?

La propuesta se ha encontrado con críticas extendidas de grupos de libertades civiles en el R. U. que dicen que es una tosca invasión de la privacidad. Los miembros de IFEX también se han unido a la indignación.

Privacy International dice que el sistema que se está proponiendo es de la clase "favorita de al-Assad, Mubarak y Gaddafi" y "no tiene cabida en un país que se califica de libre y democrático".

La organización agrega que si el plan sigue adelante, "Básicamente no hay límite para acciones futuras[…] El Gobierno tendrá un enorme alcance para vigilar y controlar Internet", desde rastrear la actividad de compartir archivos hasta restringir el acceso a los servicios.

Además, una vez que se recoge la información, "nunca puede estar 100 por ciento segura y siempre es vulnerable a la exposición por error humano o corrupción", dice Privacidad.

RSF también se preocupa porque el sistema esté abierto al uso indebido. "Al poner a todos sus ciudadanos bajo vigilancia, tendría el efecto de alentar a sus blancos a usar métodos de conversión al anonimato de fácil acceso", predice RSF. "Y su aplicación sin referencia a los tribunales podría abrir la puerta a toda clase de abusos".

El experto en defensa en Internet Danny O'Brien del Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ) observa que "el espionaje por el estado tiene una larga historia de uso indebido en contra de reporteros", como lo demuestra el escándalo de intervenciones telefónicas en Colombia y el caso del año pasado de un reportero de "Le Monde" cuyos registros telefónicos fueron obtenidos por los servicios de inteligencia franceses en violación a las leyes de libertad de prensa".

O'Brien también advierte que los datos de comunicaciones hoy en día "pueden revelar mucho más sobre usted que simplemente una dirección en un sobre". Por ejemplo, la dirección de una página web podría incluir algo del contenido en la página, al igual que las búsquedas en Google se reflejan en las direcciones que devuelve, señala.

Padraig Reidy de Índice de la Censura dice que la maniobra "socava gravemente el poder [del R. U.] para criticar a los estados que usarían las mismas leyes para observar a activistas y disidentes […] No tengo duda de que es una mala idea y de que Index hará campaña contra ella en caso de que siga adelante".

Incluso la ONU expresó reservas sobre esta clase de espionaje. En un informe de junio de 2011, el relator especial para libertad de expresión de la ONU Frank La Rue manifestó alarma por la tendencia de algunos gobiernos de vigilar las actividades de los usuarios de Internet sin proporcionar suficientes garantías contra los abusos y sin leyes de protección de datos. También subrayó que el derecho a la privacidad sólo debería estar restringido en "circunstancias excepcionales" y nunca sistemáticamente.

¿No es esto déjà-vu?

El Gobierno laborista anterior trató de introducir en 2009 un sistema semejante que usaba una base de datos central que rastreaba todo el uso de teléfono, texto, correo electrónico e Internet. Pero fue retirado debido a la indignación de la sociedad civil, incluyendo los partidos de oposición, que están ahora en el poder.

Isabella Sankey, directora de política en el grupo de campaña Libertad, dice que "El acuerdo de coalición prometió explícitamente 'poner fin a la retención de datos innecesaria' y restaurar nuestras libertades civiles. Como mínimo necesitamos menos informes secretos y más consulta pública si se ha de abandonar esta promesa".

No soy del R. U. ¿Por qué me debería importar?

Cualquier cambio propuesto a la forma en que se regula el espionaje "se debe examinar de cerca en cuanto a cómo podría afectar la libertad de prensa en todo el mundo", advierte O'Brien.

Si se permite al Gobierno británico obtener acceso a empresas internacionales como Facebook y Skype, "¿Qué impediría a otros gobiernos exigir y obtener el mismo acceso?", pregunta O'Brien.

Por desgracia, no es la única democracia que está preparando planes de espionaje de comunicación. "Estamos escandalizados de saber que más y más países supuestamente democráticos como India, Francia, Australia y ahora el Reino Unido expresan un deseo de adoptar la clase de monitoreo sistemático de comunicaciones que usan los regímenes más represivos del planeta", lamentó RSF.

RSF argumenta que la ofensiva de Australia contra sitios de pornografía infantil llevaría a que sitios web inocentes sean injustamente bloqueados. Mientras tanto, Francia está aspirando a hacer un crimen de visitar sitios web que defiendan el terrorismo o la violencia.

Y la revista de noticias "India Today" acaba de anunciar que el fabricante de BlackBerry Research in Motion cedió ante el Gobierno de India, al otorgar a las fuerzas de seguridad en ese país acceso a los mensajes instantáneos privados.

Además está EE. UU. Internet se convirtió en un hervidero por un nuevo proyecto de ley en el Congreso llamado CISPA, o la Ley de Compartición y Protección de Ciberinteligencia de 2011. Según RSF, permitiría al Gobierno y empresas privadas desplegar medidas draconianas para monitorear e incluso censurar la web en el nombre de la guerra contra los delitos cibernéticos. Incluso se puede usar para cerrar sitios que publiquen archivos o información clasificada, como WikiLeaks o el "The New York Times".

A pesar de todo, en último término, dice Privacy International, hasta la fecha ningún país democrático ha emprendido una política tan amplia como el Reino Unido. "El R. U. se encontrará alineado con China e Irán su esta propuesta sigue adelante". advierte.

Último tweet:

It's 10 mnths since the murder of journalist #DaphneCaruanaGalizia. She exposed corruption in the Maltese establish… https://t.co/wSmLLyRsTX