REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

Un policía se hace pasar por periodista para determinar el origen de unas filtraciones informativas relativas a una investigación criminal

(RSF/IFEX) - Reporteros sin Fronteras está escandalizada con los procedimientos usados por la policía del condado de Onslow (Carolina del Norte), donde reciéntemente un agente official se hizo pasar por reportero del semanario "Newsweek", con el fin de investigar unas filtraciones procedentes de la oficina del fiscal del distrito, relativas a una investigación criminal en curso.

"Que un oficial se haga pasar por periodista puede poner en peligro a los profesionales de los medios de comunicación y minar su credibilidad. ¿Como unos informants, obligados a la confidencialidad, van a tener confianza con la prensa después de episodios como este que difuminan las fronteras entre el papel de la prensa, que es el de recibir y transmitir información, y el de la policía, que consiste en hacer respetar la ley? La imagen de 'Newsweek', y la de toda la profesión, se ha visto mancillada por esa manera de proceder", ha declarado Reporteros sin Fronteras.

"El secreto de las fuentes es una piedra angular del periodismo, y del derecho de los ciudadanos a estar informados. Nos escandaliza que la policía local se haya permitido eludir la "ley escudo" del Estado de Carolina del Norte, que garantiza a los periodistas el secreto de sus fuentes, engañar a un reportero local para conocer el nombre de su contacto y utilizar el nombre de 'Newsweek' sin el permiso de la publicación. Pedimos a la institución policial, en causa, que efectúe una investigación interna, sancione a los responsables incriminados e impida que una situación así pueda volver a repetirse", ha añadido la organización.

Lindell Key, reportero y blogger del "Jacksonville Daily News", había seguido el caso del asesinato de Maria Lauterbach en su blog "Off the Cuff". Algunos comentarios describiendo los avances de la investigación, colgados por Key en su blog, despetaron las sospechas del oficial de policía Rick Southerland.

En el transcurso de una entrevista telefónica con Reporteros sin Fronteras, el capitán Southerland, que hablaba en nombre de la institución, ha explicado que la policía dispone habitualmente de una amplia gama de medios para encontrar al autor de una filtración, pero que en el presente caso hacer que un oficial pasara por reportero de "Newsweek" era la mejor estrategia possible. "Todos nosotros estamos dispuestos a trabajar con nuestros amigos de los medios de comunicación", ha manifestado, "'Newsweek' no está en abosluto implicado en este asunto". Según el policía, ninguno de sus colegas consultó a "Newsweek" respecto a esa operación.

Elliot Potter, director de la publicación y redactor jefe del "Jacksonville Daily News", ha indicado que cuando el falso periodista de "Newsweek" se acercó a Key por primera vez, él le dio un número de teléfono pero no el nombre de su fuente. Previamente, Key había conseguido el acuerdo de su informador Robert Sharpe, empleado de la oficina del fiscal, para que diera su número de teléfono a otro periodista. Interesado, Sharpe aceptó confiarse al pretendido periodista de "Newsweek". En un editorial fechado el 15 de agosto de 2008, explicando la postura del periódico, Potter lamenta que la persona no se tomara el trabajo de verificar si el supuesto reportero de "Newsweek" trabajaba realmente para la revista.

Último tweet:

"No salir del país, no brindar declaraciones y no participar en ninguna protesta", fueron las condiciones que un ju… https://t.co/GNYeZ5wHGF