REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

El fallo contra "Blurred Lines" redefine los límites del derecho de autor en EE. UU.

Pharrell Williams, izquierdo, y Robin Thicke se presentan a los Premios BET en 2013
Pharrell Williams, izquierdo, y Robin Thicke se presentan a los Premios BET en 2013

Frank Micelotta/Invision/AP, File

Este artículo fue publicado originalmente en derechosdigitales.org el 19 de marzo de 2015.

Un ju­ra­do de­cla­ró que la can­ción in­frin­gía los de­re­chos de Mar­vin Gaye, autor de "Got to give it up", a pesar de que las obras con­tie­nen dis­tin­ta letra, acor­des y están en una clave y tempo di­fe­ren­tes, ha­cien­do ilí­ci­ta la ma­ne­ra en que la hu­ma­ni­dad ha crea­do desde sus inicios.

"Hay solo tres cosas seguras: los impuestos, la muerte y los problemas" canta Marvin Gaye en Trouble Man. En 1983 el "Príncipe del soul" volvía a Estados Unidos tras un exilio fiscal en Bélgica y se embarcaba en una gira nacional promocionando el que sería su último gran éxito: "Sexual healing". Volvió también el uso de cocaína y el comportamiento errático, paranoico y suicida. El 1 de abril de 1984 Gaye caía muerto, herido por dos balas disparadas por su padre. Tenía 44 años.

La prematura muerte de una de las voces más icónicas del soul (y la música en general) ciertamente es una tragedia. Pero el hecho de que Gaye jamás pueda componer ni cantar una nueva canción no le ha impedido ser rentable; o al menos no tanto como uno esperaría. La semana pasada, un jurado estadounidense concedió más de US$ 7 millones a sus herederos, en compensación por los derechos de autor de su canción "Got to give it up", infringidos por Pharrell y Robin Thicke en su éxito "Blurred lines".

Nona Gaye, hija del cantante y compositor, catalogó el veredicto como "un milagro", sorpresa que comparten especialistas en derecho de autor en todo el mundo: aunque las canciones son parecidas, poseen progresiones de acordes diferentes, están en distintas claves y la letra es otra. "Estaba tratando de canalizar esa sensación de fines de los 70" explicó Pharrell, sensación que, evidentemente, debe mucho a la vida y obra de Marvin Gaye. Pero las sensaciones no están sujetas a protección de derecho de autor.

¿Cómo es posible que los herederos de Gaye ganaran la demanda? Algunos plantean que el jurado fue inducido a error con malas instrucciones, otros que Thicke fue incapaz de mostrarse empático. Richard Busch, el abogado que representó a los herederos de Gaye (más o menos) confirmó ambas tesis. Lo que sí está claro es que esta es una demostración fehaciente de lo fuera de control que está el régimen de derecho de autor estadounidense.

Los defensores del modelo de derechos de autor sostienen que se trata de una herramienta esencial para incentivar la creatividad y la producción de nuevas obras. El fallo contra "Blurred lines" prueba exactamente lo contrario. "Lo hicimos porque (Marvin) no puede hacerlo", explicó Nona y tiene razón: Marvin Gaye lleva 30 años muerto y en su estado actual es incapaz de presentar una demanda o cantar, mucho menos componer, y ni todo el dinero del mundo puede cambiar este hecho.

Pero es muy posible que tras este juicio muchas canciones jamás sean publicadas, por miedo a que el mínimo parecido desencadene una demanda de millones de dólares. Así, el número de obras disponibles se encoge y no a la inversa.

Pero todavía más grave es el hecho de que este fallo atenta contra el modo en que la humanidad ha producido cultura desde el principio. Las creaciones – ya sean musicales, pictóricas, literarias, científicas o de cualquier índole – no son realizadas por entidades mágicas que encuentran inspiración en el vacío, sino por hombres y mujeres capaces de generar algo nuevo utilizando aquellos elementos que les rodean y les preceden.

Citando a Pierre Bourdieu, "esos recursos colectivos, colectivamente acumulados, constituyen a la vez limitaciones y posibilidades": se crea aquello que es posible crear en un momento dado del tiempo, a partir del cúmulo de conocimiento ya aprehendido en un campo de saberes determinado. "Blurred lines" es posible gracias a "Got to give it up", de la misma forma en que la obra de Gaye es posible gracias al trabajo de Ray Charles, Stevie Wonder, Otis Redding, Smokey Robinson, Sam Cooke, Little Richards, Bo Diddley, todos los grandes músicos de jazz, blues, ragtime y así, hasta la primera comunidad que usó las palmas para marcar un ritmo.

Es cierto, "Blurred lines" le debe mucho a "Got to give it up", puedes decirlo como insulto si quieres; cosas peores se han dicho de la canción, pero ¿infracción de derecho de autor? Bajo ninguna circunstancia. No solo porque el "groove", el sentimiento ni las ideas pueden licenciarse, sino precisamente porque hacerlo no tiene sentido. ¿Cuál es el bien que se intenta proteger con este fallo? ¿Cómo ayuda a incentivar la producción cultural?

Los derechos de autor son monopolios de explotación y difícilmente podría alguien argumentar que Marvin Gaye posee derechos exclusivos por las sensaciones que pueda producir una referencia, vaga o explícita, a cierta masculinidad afroamericana de fines de los 70.

Desde Latinoamérica debemos ver este fallo con recelo, pues Estados Unidos es el principal promotor de estándares cada vez más prohibitivos de derecho de autor, los que exporta a otras latitudes a través de políticas agresivas y tratados internacionales como el TPP, pero sin hacer mención alguna a su sistema de excepciones, mucho mejor que el de nuestros países, pero no infalible a la hora de solucionar problemas como el presentado en este caso judicial.

El fallo contra "Blurred lines" lo demuestra: el derecho de autor en Estados Unidos ha perdido todo foco y se ha salido de control, ¿es demasiado tarde para enmendar el rumbo?

Último tweet:

LGBT lawyer Siti Kasim filed police case in Malaysia aftr Facebook comments were posted urging Muslims to behead he… https://t.co/8RbdLtxa2E