REGIONES:

SUBSCRIBE:

Sign up for weekly updates

La corrupción, un tema tabú en la red venezolana

Actualización: el 3 de abril, cinco días después de que se publicó este texto (abajo), Derwick Associates –firma a la que el bloguero Alek Boyd denunció en sus artículos– envió una respuesta oficial a Reporteros sin Fronteras. La publicamos aquí. Derwick Associates asegura que no tiene nada qué ver con el bloqueo del blog de Boyd y que ninguno de sus accionistas tiene nexos con Inter (empresa proveedora del servicio de Internet que bloqueó el acceso al sitio web). Reporteros sin Fronteras se puso en contacto con Alek Boyd, quien sostiene la veracidad de su información, según la cual los accionistas de Derwick Associates tienen importantes lazos capitalistas con la empresa Inter. El blog de Boyd sigue bloqueado en Venezuela.

__________________________

El bloguero venezolano Alek Boyd denuncia en infodio.com numerosos casos de corrupción en Venezuela. El 14 de enero difundió en línea la denuncia presentada por un ex embajador de Estados en Venezuela contra la firma venezolana Derwick Associates, a la que acusa de haber sobornado a funcionarios venezolanos para obtener contratos públicos en el sector energético. Desde entonces su blog está bloqueado en Venezuela.

“La censura en línea es un hecho demostrado. Prueba de ello son los 500 sitios y páginas web a los que no puede acceder la mayoría de los internautas venezolanos hoy en día”. Fue así como Carlos Correa, director de Espacio Público, organización no gubernamental que defiende el derecho a la información, respondió el 17 de marzo en radio Éxitos a la pregunta: “el gobierno, ¿puede realmente censurar el contenido de Internet?”

En Venezuela el servicio de acceso a Internet depende de unos cuantos proveedores: Cantv, Inter, Venezolana de Telecomunicación y Movilnet (filial del grupo de telecomunicaciones Cantv, especializada en telefonía móvil). Cantv, empresa nacionalizada en 2007, es el principal proveedor del servicio de Internet en el país; concentra 80% de las subscripciones. Además, tiene acceso directo a los datos proporcionados por el satélite nacional Simón Bolívar –puesto en órbita en 2008 bajo la dirección del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación–, lo que constituye una herramienta privilegiada de control de la información en línea al servicio de las autoridades venezolanas.

Ironía de las fechas, el 12 de marzo de 2014, Día Mundial contra la Cibercensura, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) informó a todos los proveedores del servicio de Internet del país que en adelante deberían cumplir la orden de bloquear las páginas web cuyo contenido se considerara contrario a los intereses del gobierno. La Conatel no hizo sino formalizar una práctica que ya llevaba a cabo. Las autoridades venezolanas no dudan en censurar la información que les molesta. El 13 de noviembre pasado éstas ordenaron censurar unos cincuenta sitios web que abordaban el tema de la cotización de divisas con montos distintos a los establecidos oficialmente o el de la inflación galopante.

Alek Boyd, bloguero venezolano que vive en Londres, se hizo un especialista en casos de corrupción en Venezuela. El 14 de enero de 2014 publicó un artículo en infodio.com sobre la denuncia que presentó Otto Reich, ex embajador de Estados Unidos en Venezuela, contra la empresa Derwick Associates, a la que acusa de haber sobornado a funcionarios venezolanos para obtener contratos públicos en el sector energético. La información, abordada en los sitios web de algunos medios de comunicación reconocidos internacionalmente como The Wall Street Journal y Huffington Post, provocó que el blog de Alek Boyd desapareciera de la Red venezolana. Poco después de la publicación de este artículo, uno de los proveedores del servicio de Internet, Inter, bloqueó el acceso a infodio.com en nombre de los accionistas, entre los que se encuentra Derwick Associates. Las otras compañías de telecomunicaciones del país (Movistar, Digitel, Supercable, así como la empresa estatal Cantv) no tardaron en hacer lo mismo.

Boyd publica sus artículos, opiniones –así como documentos comprometedores–, desde 2002 y radicando en el Reino Unido. Aunque la distancia que lo separa de su país lo protege, padece amenazas, cuya frecuencia y violencia se han incrementado en los últimos tres meses, desde que iniciaron las protestas sociales que agitan Venezuela, en febrero de 2014. Boyd publica en línea información que le proporcionan blogueros locales, demasiado preocupados como para correr el riesgo de publicarla ellos mismos habitando en el país. Desde que comenzaron a revelar las presuntas prácticas de Derwick Associates muchos de estos netciudadanos y periodistas recibieron cartas de abogados (enlace en inglés: http://infodio.com/content/censorship-derwick-associates-style) de la empresa del sector energético que los conminaban a suprimir de sus sitios web los textos que abordaban el caso, acusándolos de difamar a sus clientes, propietarios y accionistas de la firma. Boyd, quien continúa esclareciendo este caso, no recibió ningún correo oficial de Derwick Associates o de sus abogados.

Reporteros sin Fronteras muestra el artículo completo de Alek Boyd, así como la denuncia que presentó el ex embajador Otto Reich contra Derwick Associates.

Último tweet:

Regional journalists call for job safety for #PapuaNewGuinea media - IFEX https://t.co/qRdDxh5bSZ @globalfreemedia @INSInews @ifjasiapacific